Lunes 05.12.2022 | Whatsapp: (221) 5710138
6 de mayo de 2022 | Cultura

Se estrenó la quinta temporada

Amor, locura y muerte: El Marginal llegó a su fin

Con algunos desenlaces previsibles y otros sorpresivos, seis vibrantes capítulos cierran entre violencia y surrealismo la saga iniciada en 2016.

HORACIO DELGUY

por:
Juan Provéndola

Los Borges, la Sub21, Antín y Pastor llegan a la última temporada de El Marginal para cerrar sus historias dentro de una saga que comenzó en 2016 y alcanzó, en lo sucesivo, un éxito tal vibrante como inesperado. Desde el miércoles pasado, la quinta sesión ya está disponible en Netflix

El estreno ofrece seis capítulos intensos (la temporada más corta de las cinco, considerando que la inicial tiene trece y las siguientes apenas ocho), donde la violencia y el surrealismo completan el arco narrativo iniciado en el penal de San Onofre y continuado en el de Puente Viejo. 

La temporada final comienza en el mismo escenario que dejó la anterior: el clan Borges menguado por la fuga de Diosito (Nicolás Furtado) más la arremetida de la Sub21, grupo que disputa el poder en los patios y pabellones de Puente Viejo bajo el liderazgo de César (Abel Ayala). 

Entre ambas fuerzas intermedia Pastor, el ex policía Miguel Palacios (Juan Minujín), quien se había ganado el respeto de la Sub21, aunque a la vez mantiene con Diosito Borges una relación al borde de la tensión sexual. Ambos concluyen la cuarta temporada compartiendo una fuga, aunque Pastor es recapturado y se encuentra en la quinta ante la necesidad de recuperar la tutela de Lucas, su hijo. 

Nada de esto es ajeno a Manuel Antín (Gerardo Romano), el director de Puente Viejo. Antín sigue de cerca todos los movimientos, los internos y los extramuros, y trata de influir en cada situación, porque siente que en eso se dirime su propia autoridad. Como siempre, la figura de Mario Borges (Claudio Rissi) emerge en oposición a aquella. Dos veteranos que acompañaron toda la narrativa de El Marginal pulseando y negociando entre sí las cotas de poder en las distintas esferas de la cárcel. El guión, en gran parte, se resolvió siempre a través de uno, el otro, o los dos.  

Pero el protagonismo de ambos personajes a lo largo de toda la serie derivó en un desenlace inevitable: Antín y Borges llegan a la temporada final en el ocaso de sus vidas. El primero, auditado por una jueza (María Leal). El segundo acuciado por problemas de salud. En simultáneo, la cárcel se vuelve un escenario mucho más violento que de costumbre.

Tercian en los distintos conflictos representaciones actorales muy valiosas. Como las esposas de ambos, quienes por primera vez aparecen juntas: a la conocida Gladys Borges (Ana Garibaldi) se le suma ahora Alicia Antín, en carne de Katja Alemann. Y dos aciertos: la inclusión del demente pai Medina (Jorge Prado) y la continuidad del ambicioso y reprimido Bardo (Ariel Staltari), un ambicioso con represiones internas y delirios místicos. Además, César se consolida como referencia de una Sub21 que padece sangrías en cada temporada pero perdura en la siguiente.     

Aunque la atención se concentra en el intramuros, toda temporada tiene historias y personajes a través de los cuales se narra el "más allá" de la cárcel. La novedad de la quinta es que el anclaje contextual esta vez lo ofrece uno de sus principales protagonistas carcelarios. Cierto surrealismo permite enhebrar el derrotero de Diosito en su fuga con dramatismo y picaresca a la vez. 

Sin la más mínima intención de spoliear, está claro que estos seis capítulos finales vinieron a cerrar muchas de las historias que las anteriores temporadas dejaron abiertas, a la espera de una resolución que ahora, en efecto, llegó. Algunos desenlaces son previsibles, otros de ningún modo, y todo ello vuelve interesante el abismo hacia la última experiencia de El Marginal y sus cuentos de amor, de locura y de muerte. (www.REALPOLITIK.com.ar)


ETIQUETAS DE ESTA NOTA

El Marginal, Gerardo Romano, Netflix, Series, Ariel Staltari, Juan Minujín, Nicolás Furtado

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!