Domingo 02.10.2022 | Whatsapp: (221) 5710138
30 de mayo de 2022 | Nacionales

Relevamiento

Para los empresarios, la situación de su pyme es “positiva” en un contexto económico “negativo”

Se trata de un cuestionario elaborado por la consultora Analogías que relevó las percepciones de las micro, pequeñas y medianas empresas, basado la actualidad del sector: el nivel de ventas, el crecimiento del empleo y el financiamiento bancario. Si bien perciben signos de recuperación en sus compañías, les preocupa el horizonte económico.

Durante mayo, la consultora Analogías realizó un relevamiento de micro, pequeñas y medianas empresas de la provincia de Buenos Aires, con el objetivo principal de comprender la situación de este sector. “En primer término, los índices desestacionalizados ubican el nivel de actividad creciendo y en niveles similares a los del segundo trimestre de 2018, momento en el cual ya se estaba cayendo la actividad por efecto del despliegue de la crisis cambiaria”, indicaron.

Con este panorama, la encuestadora se refirió a una “dualidad” en las pymes entrevistadas, que se condice con “todos nuestros estudios del sector”: una magra valoración y perspectivas de la situación económica, por un lado, y una claramente positiva valoración sobre la situación de la propia empresa y del sector en el que se desenvuelve. De este modo, el 89,1 por ciento considera que la situación económica del país es “negativa”, y en cuanto a las expectativas el 80,9 sostiene que va a ser “peor” en los próximos dos años.

En cambio, sobre la evaluación de la situación actual de su empresa, el 72,3 la calificó “positiva” y el 26,1 “negativa”. Consultados por la realidad del sector o de la actividad de su empresa, el 62,2 la evaluó “positiva” y el 36,9 “negativa”. Además, dieron su impresión sobre el nivel actual de ventas respecto al año pasado, donde las opiniones resultaron repartidas: “mayor” 33,1, “igual” 32,9 y “menor” 30,8”; en relación a la proyección para este año, el 41,6 indicó que el volumen de ventas será “igual”, el 26,1 “mayor” y el 24,3 “menor”.

PERFIL DE LAS EMPRESAS

Las MIPyMES son las principales impulsoras del desarrollo económico, tanto en términos de generación de riqueza como de empleo, ya que son el 98 por ciento de las empresas argentinas y generan más del 65 por ciento del empleo total registrado. Aunque son también el segmento más expuesto a los ciclos económicos y que más desafíos deben enfrentar para poder sostenerse, crecer y consolidarse. Entre sus principales problemas actuales mencionaron a la inflación, el alto nivel de impuestos y el difícil acceso al financiamiento.

En cuanto a la dinámica empresarial en los últimos 20 años, Analogías las segmentó en cuatro fases: “Contundente caída 2000-2003; recuperación e importante crecimiento desde el 2003 hasta el 2008; crecimiento desacelerado entre el 2009 al 2017; y caída sostenida a partir del 2017”. Y continuaron: “Esta última fase coincide con el despliegue de la crisis de balanza de pagos y endeudamiento incubada durante la gestión de Macri. Su impacto negativo en el crecimiento de las empresas fue nítido, y determinado por la caída de la demanda y el consumo privado, el deterioro del acceso al crédito y los altos costos de producción principalmente explicados por un aumento sostenido de las tarifas de servicios públicos, el costo financiero y el aumento acelerado del tipo de cambio”.

EVOLUCIÓN DEL EMPLEO SEGÚN EL TAMAÑO DE LA EMPRESA

La encuesta de Indicadores laborales desarrollada por el ministerio de Trabajo arrojó que el crecimiento del empleo tuvo un comportamiento desigual según tamaño de la empresa. Esta observación la refleja en que las empresas de entre 10 y 49 personas ocupadas no presentan variación en el empleo. En tanto, en las empresas de entre 50 y 199 personas ocupadas el crecimiento del empleo fue de 0,5 por ciento; y para las empresas de 200 y más empleados el crecimiento resultó en 0,4 por ciento. Por otro lado, en términos interanuales, todos los tamaños presentan variaciones positivas.

FINANCIAMIENTO BANCARIO

En torno a los créditos en pesos al sector privado, en abril registraron una caída intermensual del 2,2 por ciento en términos reales. “Si ponderamos para las empresas la suma de colocaciones en cuenta corriente y adelanto de documentos, y para los hogares los créditos personales y el financiamiento con tarjetas de crédito vemos que se ubican en niveles bajos respecto del periodo 2015 – 2017”, analizaron desde la encuestadora.

Respecto al otorgamiento de créditos a las PyMES, desde octubre del 2020 la Línea de Financiamiento para la Inversión Productiva (LFIP) lleva otorgados desembolsos por más de1.897 miles de millones de pesos, alcanzando a un total de 230.630 empresas. Y si especificamos la composición de estos, el 85 por ciento están orientados a capital de trabajo y solo un 15 por ciento a financiar proyectos de inversión. No obstante, Analogías destacó que si bien la línea LFIP se constituyó como el principal instrumento de financiamiento pyme en pandemia y para la recuperación de la actividad económica, aún no ha cambiado la proporción de financiamiento para la inversión productiva, “que sigue estando en niveles muy bajos”.

Por otra parte, hay una tendencia “declinante” en la tasa de crecimiento mensual de los desembolsos de créditos productivos a las pymes. Según la anterior encuesta de Analogías en el sector, sobre un total de 600 empresas, solo un 25 por ciento manifestó haber accedido a una línea bancaria, y entre el 75 por ciento restante el 39 respondió “no cumplir con los requisitos solicitados” por el banco, un 24 que “no poder hacer frente al repago” y solo el 11 manifestó “no necesitar financiamiento”.

Asimismo, replicaron los resultados de la encuesta trimestral de condiciones crediticias, realizada por el BCRA a una muestra de entidades a las cuales se les consulta sobre la evolución de su oferta de crédito y sobre la demanda que enfrentan. Al responder sobre las previsiones para este segundo trimestre del año, respondieron que esperan un “moderado incremento” de la demanda crediticia a nivel general de empresas (12,7 por ciento), en “forma homogénea” para todos los tamaños de firmas.

El financiamiento pyme en el mercado de capitales también fue medido, según los datos provistos por la Comisión Nacional de Valores. De esta manera, en febrero último alcanzaron los 21.542 millones de pesos que, comparado con el mismo mes del 2021, representa un 37 por ciento más. El 70 por ciento de este financiamiento está explicado por la negociación de cheques de pago diferido, tanto avalados como directos: 52 y 19, respectivamente. A su vez el financiamiento PyME acumulado durante enero y febrero de este año alcanzó los 44.194 millones de pesos, equivalente a un 53 por ciento más alto al del mismo período del año pasado. (www.REALPOLITIK.com.ar)


ETIQUETAS DE ESTA NOTA

Pymes, Analogías

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!