Viernes 07.10.2022 | Whatsapp: (221) 5710138
30 de mayo de 2022 | Nacionales

Tras la convención radical

La UCR mete presión a sus socios de Juntos

Finalmente la UCR dio un paso significativo y firme en La Plata con la realización de una convención nacional con todos los condimentos del marketing visual y tecnológico para un relanzamiento de cara a las negociaciones electorales con los socios del Pro, de la Coalición Cívica y del Peronismo Republicano.

La UCR logró un consenso –tras intensas negociaciones entre distintos sectores- con la aclamación de Gastón Manes como titular del cuerpo delIberativo partidario, un equivalente al gongreso del PJ o de otra estructura política.  La mesa directiva mostró, tal vez, el duro recorrido para llegar a ese consenso, con la designación de Hernán Rossi en otro puesto clave como es la secretaría General, cargo que tiene un rol muy ejecutivo en el organismo. Rossi se vincula con la corriente Evolución de Martín Lousteau, quien, con más de sesenta convencionales de todo el país, hizo valer su capital para negociar un espacio importante.

El consenso estuvo a punto de la unanimidad para algunas cuestiones claves como fue el apoyo a la continuidad de la UCR en la coalición Juntos. Allí la excepción la constituyó el voto disidente de un puñado de convencionales enrolados en el alfonsinismo más ortodoxo y que tienen como referente al dirigente Carlos Lahiteau.

Más allá de anécdotas, la mayoría se impuso para ofrecer al conjunto de la opinión pública la imagen de un radicalismo unido, al menos en estas circunstancias relacionadas con la organización, que prevé alguna etapa más de incubación y desarrollo programático. Esto derivará hacia una presentación para finales de año, cuando las fundaciones radicales (muchos hablan de la Alem) genere propuestas ejecutivas para un eventual gobierno en 2023. Esa propuesta hará convergencia con las que hagan todos los socios de Juntos y así definir un programa de la coalición, algo que nunca antes se había visto desde que se creó la alianza opositora.

En este contexto, muchos dirigentes balbuceaban en los pasillos del Coliseo Podestá si la convención debería reunirse nuevamente, sobre todo si aparecen definiciones muy contrastivas con las que tradicionalmente se identifica el radicalismo. Cabe aclarar que con sólo un 25 por ciento de los 257 convencionales se puede pedir una convocatoria extraordinaria del cuerpo.

DISCURSO Y FALTA DE REFLEJOS

Un párrafo aparte mereció la atención hacia los primeros instantes de Gastón Manes en ejercicio de su flamante función. En su discurso fue muy aplaudido por toda la convención cuando criticó y condenó tanto a los populismos de izquierda, en los que involucró al kirchnerismo, como a los de derecha, a los que relacionó con Javier Milei.

Sin embargo, tuvo su momento de debilidad ante un reclamo de un convencional para que se trate una moción especial para instar a la unificación del bloque radical que, en Diputados, tiene a la fracción tradicional y a los seguidores de la corriente Evolución. Cuando del presidente se esperaban reflejos y alguna retórica especial para responder a esa demanda, hubo tan sólo una escueta respuesta de tono más administrativo que político.

SIN CAMINO DESPEJADO

Con Gastón Manes se impone también la iniciativa discursiva basada en el “centro popular” algo que viene pregonando Facundo Manes y que muchos de los correligionarios plantean que debe someterse a debate. Al menos eso deslizan en off en algunos ateneos radicales, más identificados con una socialdemocracia cercana a un centro izquierda o también denominado “progresismo sin populismo”. Otros dirigentes más negociadores y contemplativos le perdonan esa categoría del centro popular, pero muestran enorme preocupación cuando Manes juega a convertirse en un Milei radical sin darse cuenta que va detrás de la agenda que impone el economista liberal.

Lo cierto es que ambos hermanos tuvieron su momento de gloria con la convención, aunque eso no significa que haya camino despejado para la candidatura del neurocientífico como única opción en el partido centenario. Al parecer el jujeño y titular del partido, Gerardo Morales no se baja de sus pretensiones por la Casa Rosada en 2023 y lo viene señalando a los cuatro vientos. Por lo bajo tiene un apoyo federal importante con distintos dirigentes del interior.

Aquí serán claves dos protagonistas para inclinar la balanza. Uno de ellos será el intendente de San Isidro, Gustavo Posse, quien accedería a apoyarlo a cambio de ser su candidato a gobernador. Pero, hoy por hoy, quien más tiene peso es Martín Lousteau, quien se alejó de la carrera presidencial para pelear por la jefatura de Gobierno porteño.

No obstante, Lousteau y Evolución tienen número suficiente de dirigentes y militantes en todo el país como para escuchar tanto a Manes como a Morales y entablar acuerdos y coincidencias que, sobre todo, contengan a los seguidores del economista y senador nacional. Esto, en buen romance, significa una buena proporción de cargos en la grilla de distintas precandidaturas en todo el país. (www.REALPOLITIK.com.ar)


ETIQUETAS DE ESTA NOTA

Radicalismo, UCR, Gerardo Morales, Hernán Rossi, Gustavo Posse, Facundo Manes, Javier Milei, Convención radical, Martín Losteau, Gastón Manes, Evolución

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!