Jueves 11.08.2022 | Whatsapp: (221) 5710138
25 de junio de 2022 | Provincia

Todos los caminos conducen a la privatización

Kicillof vuelve a prescindir del ARS y compra una lancha de 70 millones de pesos

El bote nuevo adquirido por el gobierno de la provincia de Buenos Aires, que podrá llevar hasta veinte personas por viaje, le costará a las arcas públicas casi 315 mil dólares, en medio de una de las crisis económicas más graves de las últimas décadas y un Astillero en proceso de privatización.

En los primeros días de octubre de 2021, el gobernador Axel Kicillof dio inicio a una controvertida operación de desalojo de viviendas en la Isla Martín García. Para ello, se apoyó en el director provincial de Islas, Eugenio Liggesmeyer, quien pasó de ser un casi desconocido funcionario provincial al brazo ejecutor de una desmedida maniobra.

En efecto, la medida dejaba en la calle a un puñado de familias que, durante décadas, habían sostenido la actividad económica de la isla sin ayuda de ninguna autoridad política. Con esfuerzo e inversiones propias, fueron montando una panadería, una tienda de ramos generales, un kiosco y otros tantos microemprendimientos que mantenían con vida a una ubicación de otro modo olvidada.

Casi como una maniobra traicionera, el propio Liggesmeyer había asistido en el mes de marzo a un acto por el aniversario de la isla Martín García, ocasión que aprovechó para jugar al dirigente político y asegurar que “la actividad turística de la isla es un orgullo”.

Poco duró, lamentablemente, el orgullo. Con el objetivo de transformar la isla en un lugar de descanso para funcionarios kirchneristas, el gobernador Kicillof comenzó a desalojar emprendimientos de la zona para que la gestión bonaerense pueda quedarse con sus propiedades. A pesar de las medidas cautelares y los amparos, el gobierno provincial continuó impertérrito con su apetito.

En las próximas horas, la provincia avanzará en un nuevo paso en la estrategia de ocupar oficialmente la isla Martín García. Para ello, el gobernador Kicillof ordenó la compra de una embarcación, un motor fuera de borda y un grupo electrógeno, que será utilizado para el traslado de veinte pasajeros por viaje.

En efecto, se trata de una lancha de fibra de vidrio de 200 caballos de fuerza de potencia, con dos motores de propulsión, un motor fuera de borda con elevación a control remoto y encendido electrónico y un grupo electrógeno monofásico tipo naval.

A pesar de los aprietes económicos en los que el gobernador se encuentra envuelto y de los desbarajustes de inflación y desempleo que hackean a la provincia, Axel Kicillof presupuestó 315 mil dólares para la compulsa. La suma, al tipo de cambio informal al día de la fecha, compone unos 70 millones de pesos por un bote nuevo para el gobernador.

Como contracara, desde el inicio de la gestión kirchnerista en provincia, el cuestionado Astillero Río Santiago pasó de botar un barco sin motor ni hélice a un intento de privatizar el organismo para avanzar en una profunda reforma laboral que le permita disminuir su plantel de trabajadores. De hecho, el ARS viene siendo marginado de los principales contratos del ministerio de Defensa de la Nación en beneficio de Tandanor SA, donde la asociación del estado con los privados está más que avanzada. Sin dudas, los tibios intentos del gobierno de Mauricio Macri de “dinamitar” el Astillero Río Santiago se potenciaron con la llegada de Alberto Fernández a la presidencia y de Axel Kicillof a la gobernación bonaerense. (www.REALPOLITIK.com.ar)


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!