Domingo 07.08.2022 | Whatsapp: (221) 5710138
29 de junio de 2022 | Nacionales

Pragmatismo K

¿Melconian presidente?

Carlos Melconian no es como José Luis Espert ni como Javier Milei. Nació en Lanús, tiene calle, sabe comunicar con un lenguaje campechano y desdramatizador, aunque esté pronosticando un apocalipsis.

Su reunión con Cristina Fernández de Kirchner, la semana pasada, sorprendió pero no demasiado. Quien la conoce, sabe que la vicepresidenta siempre fue admiradora de Domingo Cavallo, cuyo cargo en la fundación Mediterránea hoy ocupa Melconian. También queda claro que nunca fue una política de “izquierda”, ya que su modelo preferido es un capitalismo consumista, con rostro “humanitario”.

Cristina se encargó personalmente de hacer difundir la reunión entre ambos. Melconian, de restringir la información, limitándose a comentar que le había transmitido los mismos contenidos que expresa habitualmente en los medios.

¿Y qué pasó durante las otras dos horas y media de las tres que duró el encuentro? “No puedo revelarlo, tengo códigos”, reiteró el economista.

Pero este martes, fuentes próximas a ambos comenzaron a soltar en off sus lenguas. Sabido es que Cristina está convencida de la derrota electoral en 2023 y también de que Alberto Fernández no hará nada para cambiar drásticamente sus políticas para tratar de revertir ese resultado.

Melconian, por su parte, ha insistido en la necesidad de reformas estructurales, que por ser muy gravosas para la mayoría demandan una decisión política de implementación que las haga posibles.

Es decir, que el futuro presidente debería concentrar la capacidad política y la experticia económica para tratar de torcer el destino de decadencia argentina.

Quienes lo rodean destacan que salió muy entusiasmado del encuentro con CFK, a punto tal que, en algunas de las entrevistas que concedió en el fin de semana, afirmó: “Nunca he sido presidente, al menos hasta ahora”.

En el entorno de Cristina dejan trascender que, ante la alternativa de una próxima elección presidencial, ya no intentaría postular a un ajeno del PJ o con sólidos lazos en el PJ, tal como lo hizo en 2015 y 2019. Y que un candidato propio -o ella misma- estarían condenados a la derrota.

¿Por qué no probar entonces convirtiendo a Unidad Ciudadana en un partido bonaerense, con óptima llegada a un presidente que no habría podido soñar su postulación sin su aval, pero sobre cuyas decisiones ella no tendría responsabilidad alguna? A cambio podría obtener caja  para gestionar sin complicaciones la provincia, y garantías de impunidad judicial.

De alguna manera, Cristina estaría pensando -según algunos allegados- en reeditar la relación entre Néstor Kirchner y Carlos Menem y Domingo Cavallo.

Y, a la postre, un candidato como Melconian, casi peronista en sus formas y ultraliberal -sin olvidar el pragmatismo cuando así corresponda- sería más que atractivo para el establishment, y sacaría de carrera a Macri y a muchos otros.

Para Cristina, entonces, Melconian es la garantía de salida ordenada y sin mayores costos personales. Para el economista, el apoyo de la vicepresidenta significaría la disposición de condiciones para imponer un duro ajuste y reformas impopulares, sin tener que soportar una seria resistencia del pan peronismo.

No por casualidad Mauricio Macri lo llamó inmediatamente que se enteró de la reunión. Pero, pese a la amistad que reconoce entre ambos, el economista no tuvo empacho en pegar el portazo durante el gobierno de Cambiemos ni bien avizoró hacia dónde se encaminaba.

¿Se siente? ¿Se siente?. (www.REALPOLITIK.com.ar)


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!