Miércoles 07.12.2022 | Whatsapp: (221) 5710138
13 de julio de 2022 | Nacionales

Para financiar el déficit

Scioli viaja a Brasil a pasar la gorra

El ministro de Desarrollo Productivo de la Nación, Daniel Scioli, viajará este jueves a San Pablo para proponer un esquema de compensación de las operaciones comerciales bilaterales para disminuir la salida de dólares.

El ministro de Desarrollo Productivo de la Nación viene manteniendo reuniones con empresarios en los últimos días para tratar de apagar el incendio financiero que dejó Martín Guzmán, en colaboración con la ministra de Economía, Silvina Batakis. La agenda de Scioli incluye reuniones de negocios y la propuesta de crear un mecanismo de compensación de importaciones y exportaciones que permita disminuir la salida de dólares. Este año la balanza comercial con el principal socio bilateral de la Argentina será deficitaria, por lo que se pretende afianzar los pagos en moneda nacional.

Scioli ya venía trabajando en el tema durante su desempeño como embajador en Brasil, pero ahora los tiempos se aceleran en el plano cambiario, por lo que intentará acelerar los avances alcanzados para incrementar los pagos de importaciones y exportaciones en pesos y en reales, para aliviar de este modo la presión sobre las reservas del Banco Central de la República Argentina. Acompañarán al ministro de Desarrollo Productivo el presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Daniel Funes de Rioja, y el gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet, junto con representantes de pequeñas y medianas empresas de esa provincia.

“En los últimos quince años, Argentina tuvo un déficit de 52.000 millones de dólares con respecto a Brasil, y para revertirlo no hay que comprar menos, sino vender más, y en ese sentido, el rol de las economías regionales es fundamental”, afirmaron desde el ministerio.

La agenda de trabajo incluye una serie de rondas de negocios con firmas brasileñas para lograr la instalación de productos locales en el mercado. También está prevista una reunión con el presidente de la Federación de Industrias del Estado de San Pablo (FIESP), Josué Gomes da Silva, una de las entidades empresariales más importantes de Brasil.

De este modo, el eje de la misión estará puesto en la búsqueda de un mecanismo para minimizar el impacto de la balanza bilateral sobre las reservas. Si bien en 2021 se logró revertir la tendencia negativa de la balanza comercial con Brasil, alcanzándose un superávit de 66 millones de dólares, sólo en los primeros cuatro meses de 2022 se acumuló un saldo negativo de 1.095 millones de dólares. Sin embargo, en el segundo semestre podría revertirse la tendencia y así evitar que este año la cuenta final cierre en números rojos para Argentina. 

La idea del gabinete económico del gobierno nacional consiste en compensar parte de ese déficit en transacciones que no impliquen el uso de dólares. Para ello, analiza todas las alternativas y herramientas disponibles para transitar los próximos dos meses con fuertes restricciones, ya que al problema histórico de falta de divisas se le sumará hasta septiembre una mayor salida de dólares, unos 2.000 millones de dólares mensuales, por la vía de la importación de energía y una marcada demora en la liquidación sojera.

Por estas razones la atención está puesta ahora en construir mecanismos que permitan aliviar el acceso al Mercado Único y Libre de Cambios (MULC) a las empresas que necesitan importar insumos para producir en el país. Con su optimismo habitual, Scioli asegura: “Queremos generar certidumbre para seguir fomentando el incremento del empleo y las inversiones”. Para muchos incrédulos sólo se trata de un exceso de voluntarismo.

En el inicio de esta semana, Daniel Scioli les pidió a empresas de consumo masivo en Argentina garantizar estabilidad en los precios y normalizar el abastecimiento de productos. También mantuvo un encuentro con autoridades bancarias para promover el acceso al crédito productivo, solicitándoles que mantengan la financiación al consumo y a la producción.

Este martes, el ministro se reunió con representantes de supermercados para conocer las necesidades de importaciones, para que las empresas continúen la producción. Dicho encuentro se desarrolló en la sede de la cartera productiva con la participación de los secretarios de Industria, Ariel Schale, y de Comercio Interior, Martín Pollera.

“Abordamos estrategias para garantizar el abastecimiento de productos en góndola y establecer un sendero de estabilidad en los precios”, comunicó el ministro a través de su cuenta de Twitter. Sin embargo, si bien los supermercadistas se comprometieron a mantener llenas las góndolas, quedó pendiente alcanzar un acuerdo sobre las remarcaciones de precios. Estas conversaciones se suman a la reglamentación por parte del Banco Central de la flexibilización del acceso al MULC para importación de autopartes, fertilizantes y fitosanitarios. Otros rubros podrían sumarse en los próximos días.

También Scioli se reunió el pasado lunes con el embajador de Estados Unidos, Marc Stanley, quienes abordaron la agenda de desarrollo productivo entre ambos países. La agenda bilateral tuvo como eje la integración comercial, la apertura de nuevos mercados y las oportunidades de desarrollo productivo. Desde su asunción en la cartera productiva, Daniel Scioli viene desarrollando una tarea hiperactiva, que se potenció aún más con la designación de su principal referente económico, Silvina Batakis, en el ministerio de Econonomía. 

Pese a esto, el complicadísimo contexto en el que le tocó asumir pone en dudas el éxito que pueda alcanzar. La renuncia de Martín Gumzmán  profundizó la disparada de todos las cotizaciones de los dólares alternativos, la agenda de vencimientos de obligaciones del estado es monstruosa, y el programa económico que presentó la ministra es un golpe de muerte para el electorado del Frente de Todos. Por si esto fuera poco, los principales socios de la coalición, Cristina Fernández de Kirchner y Sergio Massa, guardan un silencio ensordecedor, mientras que Alberto Fernández consumió lo poco que le quedaba de credibilidad en la sociedad.

La pregunta que ronda los pasillos de Casa Rosada es si Daniel Scioli conseguirá pilotear los dos decisivos meses siguientes, o terminará siendo un fusible en la generosa trama de improvisaciones que ha caracterizado al gobierno de Alberto Fernández. (www.REALPOLITIK.com.ar) 


ETIQUETAS DE ESTA NOTA

Martín Pollera, Daniel Scioli, Cristina Fernández de Kirchner, Alberto Fernández, Silvina Batakis, Daniel Funes de Rioja, Sergio Massa, Marc Stanley

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!