Sábado 24.09.2022 | Whatsapp: (221) 5710138
24 de agosto de 2022 | Cultura

Oxidarse o resistir

El Tano Romano festejó su cumpleaños con show memorable

El escenario del Teatro Flores se llenó de próceres del metal argentino al servicio del guitarrista, quien reconoció haber pasado "una de las mejores noches de mi vida".

HORACIO DELGUY

por:
Juan Provéndola

El 6 de agosto pasado no fue un día más para el Tano Romano: el guitarrista cumplía sesenta años y en un gran momento de su carrera. A la continuidad de Malón y el proyecto de La H No Murió, Romano le agrega también un formato solista muy bien soldado y digno de mostrarse (su testimonio es "Librarse y existir", nominado a los Gardel 2021). Acaso por todo eso es que el Tano decidió entonces festejarlo con un concierto muy personal el sábado pasado en el Teatro Flores.  

El aforo de Rivadavia (que en verdad está en Floresta) recuperó el viejo Fénix para transformarse con los años en una sala clave de la cultura rock en Buenos Aires. Por ahí pasaron y pasan todos. Entre ellos, el propio Romano, quien en 2010 vivió dos noches consagratorias: despojado de cualquier etiqueta, por primera vez se animó a tocar las canciones que él quería y sin más que su propio nombre. Su gente respondió llenando el lugar y él entendió que también podía ser por ahí. Recién después vendría la vuelta de Malón y el éxito del formato La H No Murió en una gira que lleva el repertorio de Hermética por lugares del país donde la banda nunca había tocado.    

Fue acaso el Tano Romano quien más "militó" esas canciones mientras no hubo grupos capaces de hacerlas. Lejos de todo prejuicio sobre el pasado, el guitarrista insistió una y otra vez para rearmar alguno de esos grupos, pero como eso no sucedía entonces empezó a hacerlos por su cuenta. 

Con esa misma idea Romano salió a escena el sábado pasado en un Teatro Flores colmado de gente que no imaginaba todo lo que iba a suceder. El Tano Romano por el Tano Romano y una pila de amigos que todos quisieran tener.

Después de un inicio hermetiquero con la intro tribal de "Masa anestesiada", "Ayer deseo, hoy realidad" y "Hospitalarias realidades", llegó el turno del primer invitado: Christian Bertoncelli, cantante de Renacer. Fue al momento de la escala en Malón, que comenzó con "Gatillo fácil" y continuó con "Espíritu combativo".

Claudio Cabral, cantante de Tren Loco, se hizo cargo de "Memoria de siglos", himno de Hermética, en lo que terminó siendo un interesante crossover de las dos bandas que encarnaron los discursos proletarios del metal de los 90's, y a la vez un homenaje al recientemente fallecido Gustavo Zavala

Durante esa primera mitad del show prevaleció en escena la formación solista del Tano RomanoJavier Novic en voz, Emanuel Wysocki en bajo y el baterista Pablo Hentsch, este último compañero de Romano en todos sus proyectos personales. Una argamasa poderosa que defiende canciones de "Librarse y existir" (como "El rugir del león", "Tus misterios", "Desangrando" o el que le da nombre al disco), pero también se acomoda con mucha eficacia a todo el repertorio del guitarrista, desde los sprints thrasheros de "Vientos de poder" hasta el remanso épico de "30 mil plegarias".

Entre canción y canción, pero especialmente cuando se iba a sumar un invitado, Romano tomaba el micrófono para decir algunas palabras. Promediando el concierto cuenta acerca de un ofrecimiento que recibió en 2010. Algo que al principio le dio "miedo", aunque finalmente le "encantó". No se refería a a aquellos dos shows como Tano Romano en el Teatro Flores, sino al valioso tributo a V8 del que fue parte. En uno de los momentos más emocionantes de la noche, tomaron el escenario Gustavo RowekWalter Meza y el Topo Yáñez para hacer "Muy cansado estoy" y "Destrucción". V8 según una selección de Hermética, Rata Blanca, Horcas y Malón. 

La otra saga sorpresiva ocurrió después de la torta que el Tano sopló en el escenario: su viejo amigo Willy Caballero, maestro de ceremonias de ese momento, le ordenó al baterista Randy Romano que agarrara las baquetas. Pero también a Micaela Romano que tomara un bajo. Por primera vez en su vida, Antonio tocó con sus dos hijos. Los cuatro juntos hicieron "Desde el oeste", gran elección. 

Acto seguido, Micaela Romano le cede el bajo a Karlos Cuadrado. Lo cual, automáticamente, se convierte en un regreso express de Visceral tras largo tiempo. Para más sorpresa, Caballero anuncia una nueva canción que están por grabar:"Himno". A eso le sigue "Eskape", clásico que la formación traía de la época de Cerbero, principios de los 80s. Como invitada se suma Silvia Cuadrado, hermana de Karlos y compañera de Willy, quien entrega otro momento interesante de la noche: una segunda guitarra, algo a lo que el Tano no suele recurrir en sus vivos. 

Llegando al último tranco, y sin que nadie lo anunciara, arremete sobre el escenario para "Atravesando todo límite" Claudio O'Connor, La Bestia (así lo presenta después Javier Novic). Un blend entre La H No Murió y la base orgánica de Romano solista: la saga Emanuel Wysocki en bajo y Pablo Hentsch en batería.

Un hermeticazo final arrima el concierto hacia las casi treinta canciones con el cierre de "Tú eres su seguridad", donde todos los cantantes invitados se pliegan a la escena. El micrófono se va pasando de mano en mano, alguno la sabe más, otro menos. El solo se alarga, el cierre se estira. Y Walter Meza toma la voz para cantar el feliz cumpleaños con un aria que sería la envidia de VerdiMozart o Rossini

Una vez que todo terminó y ya parecía que nada quedaba por decir, el Tano tomó el micrófono para agregar lo que faltaba: "Muchas gracias por acompañarme en esta fecha tan especial y hacerme pasar una de las mejores noches de mi vida". (www.REALPOLITIK.com.ar) 


ETIQUETAS DE ESTA NOTA

Hermética, Juan Provéndola, Claudio Romano, Heavy Metal, Claudio O’Connor

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!