Viernes 01.03.2024 | Whatsapp: (221) 5710138
4 de septiembre de 2022 | Nacionales

Intento de magnicidio

Cómo hacer invariablemente todo mal

El atentado que casi le cuesta la vida a la vicepresidenta de la Nación pudo haber sido convertido en un punto de inflexión para la política argentina. Pero, como siempre, todo se hizo mal.

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing button Twittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir
print sharing buttonImpresión
gmail sharing buttonCorreo electrónico

El primer ítem a considerar refiere a la sanción del día posterior como feriado nacional. ¿Qué mejor oportunidad para tratar de salir de la perversa lógica de la grieta, convocando a un acto masivo en defensa de la democracia, pero en serio, con la participación de todas las fuerzas políticas comprometidas en ese objetivo? Algo similar a lo que sucedió con el apoyo de Antonio Cafiero a Raúl Alfonsín, en tiempos de levantamientos carapintadas.

Pero, claro está, todos sabemos el costo que pagó Cafiero por tenderle la mano a su adversario político, y nadie quiere experimentar un costo similar.

La segunda opción consistía en hacer lo que se hizo, pero que en el momento cúlmine apareciera Cristina para saludar al medio millón de manifestantes que habían ido a respaldarla. Y, tal vez, convertir el gravísimo incidente en un nuevo 17 de octubre. Pero, claro está, ese nuevo 17 de octubre está en las consignas de La Cámpora y del Instituto Patria, pero muy lejos de cualquier proyecto concreto.

Como sucede a menudo, la mayoría condena, pero nadie propone. La CGT se reunió el viernes para anunciar que volvería a hacerlo el lunes. Alberto Fernández declaró un feriado pero confirmó a Aníbal Fernández. El PJ, el Evita y Juan Grabois condenaron el hecho pero se quedaron allí.

En definitiva, venta de humo. Un producto que nunca decae pese a los niveles altísimos de inflación que experimenta nuestra sociedad.

Reunir a medio millón de personas para que Alejandra Darín lea un comunicado insustancial no parece ser un acto político muy racional. Salvo que lo que se pretenda sea desmovilizar y seguir adelante con el ajuste.

La mejor definición de la jornada de este viernes la realizó Jorge Rial en su cuenta de Twitter: “El día arrancó para un 17 de octubre y terminó como un 2 de septiembre”. Brillante reflexión para la demostración de que la dirigencia argentina invariablemente sólo es capaz de hacer todo mal. (www.REALPOLITIK.com.ar)


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!