Jueves 01.12.2022 | Whatsapp: (221) 5710138
4 de septiembre de 2022 | Nacionales

Ni renunció ni pidieron su renuncia

Horas antes del atentado, Aníbal Fernández se vanagloriaba por TV de la seguridad de Cristina

El ministro de Seguridad de la Nación aseguró que sus agentes “saben cómo cuidarla, para que todos podamos estar tranquilos”. Menos de dos días después, un joven se bajó de un auto sin patente y le gatilló un arma a la vicepresidenta a centímetros de su cara.

La suerte no está de su lado. El ministro de Seguridad de la Nación, Aníbal Fernández, reclamó desde el inicio del escándalo judicial de Cristina Fernández de Kirchner que su seguridad privada no debía estar a cargo de la Policía de la Ciudad sino de la Federal. Luego de la intervención judicial, finalmente, lo consiguió. Días después, mientras el ministro se pavoneaba por la televisión vanagloriándose, le gatillaron en la cara a la vicepresidenta.

"Nosotros necesitábamos la tranquilidad de saber que la presidenta está en su casa y que está cuidada. Y yo quería tomarla entonces con nuestros propios profesionales de la Policía Federal, que me merecen todo el respeto, sin meterme con otros. Nosotros tenemos quién lo puede hacer y cómo cuidar para que nosotros podamos estar tranquilos”, aseguró, tartamudeando, en una entrevista con el canal ultrakichnerista C5N.

La entrevista fue brindada, en vivo, en la noche del 30 de agosto. Dos días después, el joven Fernando Sabag se acercó con un arma a centímetros de Cristina Kirchner y le gatilló en la cara. El episodio ocurrió frente a su propia casa en Recoleta, cuando la vicepresidenta se bajó de su automóvil para saludar a la gente. Segundos después, el sujeto fue detenido de inmediato sobre la propia vereda de la avenida San Martín al 2800, no por los efectivos de la Policía Federal sino por los propios militantes que se encontraban allí presentes.

De acuerdo a las imágenes, Sabag se infiltró sin problemas por el círculo de gente que rodeaba a Cristina Kirchner sin que nadie lo detenga, a pesar de haber llegado en un vehículo sin patente y portando un arma de fuego escondida en el buzo. Nadie hizo nada, a pesar de la expertís que Aníbal Fernández aseguró que tenían sus agentes de seguridad. Los errores fueron tan groseros, que incluso Sabag fue trasladado sin jamás ser esposado. Actualmente, el caso quedó a cargo de la jueza María Eugenia Capuchetti, con la intervención de la fiscalía Nro. 10. Recién a la mañana siguiente la Policía Federal Argentina atinó a improvisar un cordón policial en el domicilio de la vicepresidenta, pero ya era demasiado tarde.

Casi como una burla, la Policía Científica desplegó un toldo, cercó el área y colocó carteles que esgrimían “Escena del crimen”. Acorralado por sus propias e inoportunas palabras, Aníbal Fernández sólo alcanzó a asegurar que “la acción es toda de la gente de la custodia. La Policía Científica tendrá que hacer el análisis sobre el arma”.

Finalmente, durante las últimas horas, trascendió que el teléfono celular que portaba el sospechoso detenido fue bloqueado en uno de los intentos para extraer información por parte de los peritos informáticos especializados de la Policía Federal. Incluso, según algunos medios, el mismo habría sido formateado. (www.REALPOLITIK.com.ar)


ETIQUETAS DE ESTA NOTA

Cristina Fernández de Kirchner, Aníbal Fernández, Fernando Sabag, Magnicidio

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!