Sábado 10.12.2022 | Whatsapp: (221) 5710138
7 de septiembre de 2022 | Séptimo Arte

Cobertura REALPOLITIK

“Freaky Stories era La dimensión desconocida para niños”

Steve Schnier, creador de los cortos de terror de Cartoon Network que empezaban "Esto es una historia real, le sucedió al amigo de un amigo" contó cómo fue el origen del dibujo animado y cuál será su próximo proyecto.

HORACIO DELGUY

por:
Federico Carestia

En la década del 90, hubo tres caricaturas que se encargaron de asustar a los más pequeños que se sentaban delante del televisor: Escalofríos (emitida entre 1995 y 1998) ¿Le temes a la oscuridad? (de 1990 al 2000) y los cortos de Cartoon Network titulados Freaky Stories. Estos últimos, se emitieron entre 1997 y 1999 como pequeños segmentos entre capítulos y tandas comerciales de la señal y pasaron a la posteridad por su frase inicial: "Esto es una historia real, le sucedió al amigo de un amigo" con el que comenzaba cada relato.

Creadas por Steve Schnier, estas historias surgieron de la televisión canadiense y se emitieron a través de YTV, la señal del país norteamericano en donde los capítulos constaban de cuatro cortos que eran presentados por dos marionetas llamadas Larry the bug y Maurice the maggot (Larry la cucaracha y Maurice el gusano). Un cuarto de siglo después, los niños que vieron estos episodios todavía los recuerdan y, según cuenta Steve, no pasa un mes sin que alguien lo contacte para decirle lo mucho que significó para él este show.

En diálogo con REALPOLITIK, Schnier habló de cómo fue el origen de estas caricaturas de terror tituladas Freaky Stories: "En mi cabeza, Freaky Stories era La dimensión desconocida para niños. Siempre fue una gran influencia en mi vida". Además, reveló cuál será su próximo proyecto, que está conectado, de alguna forma, a los presentadores de los cortos de terror que fueron parte de la televisión de Canadá.

RP.- ¿Cómo nacieron las Freaky Stories?

Estaba buscando una idea para una serie de televisión y lo que originalmente quería hacer eran cuentos de hadas, pero Disney tenía todos los buenos. Así que empecé a buscar cuentos de hadas en el resto del mundo y eran todos violentos. Una locura desquiciada. Entonces, ¿quiero ser fiel a los cuentos de hadas? ¿O quiero sanitizarlos para la televisión? Quiero ser fiel a las historias. Así que no podía hacer cuentos de hadas. Luego pensé: "¿Hay cuentos de hadas modernos?". Esas son leyendas urbanas. Como los cuentos de hadas que los padres contaban hace 500 años a sus hijos: "No vayas al bosque, probablemente hay un violador asesino en el bosque". Pero no querés explicarle lo que es un homicidio por violación a tu hijo. Entonces, te dicen: "Hay una bruja. No vayas al bosque porque hay una bruja". Es la misma psicología pero actualizada 500 años. Escribí algunos y se me ocurrió que, en vez de "érase una vez", dijera: "Esto es una historia real, le sucedió al amigo de un amigo". Eso es como el "érase una vez".

RP.- ¿Fue difícil llevarlo a cabo?

Desde el momento en el que empecé hasta el momento en el que se vio por televisión pasaron 10 años. Escribí algunas cosas y luego hice una película de bajo 5 minutos de muy bajo presupuesto con una leyenda urbana. No sabía cómo funcionaba la televisión. Literalmente golpeé puertas y YTV en Canadá fue el tercer lugar al que fui. Tomó algunas semanas, pero eventualmente dijeron que sí. Tuve un acuerdo para desarrollarla. Pero luego tuve que juntar el dinero para hacerla. Eso me tomó cuatro años. Justo cuando me iban a decir: "Suficiente. Gracias, Steve, hasta luego", conocí a John Delmage. En los créditos iniciales dice Steve Schnier y John Delmage. Conocí a John que fue capaz de sostenerlo económicamente.

RP.- ¿De qué forma definió la estética del show?

Invité a artistas a... "Acá tenés el guion, hacelo a tu manera artística". Quería que toda la serie fuera así. Tener artistas de todo el mundo. Les daba el guion y ellos me daban el arte para filmar. Hicimos el piloto, que eran cuatro historias. YTV lo aprobó. Pero luego, para la mecánica real del trabajo no podíamos hacerlo así porque era demasiado trabajo. Así que elegimos la animación tradicional de los sábados por la mañana. Hubo un diseñador que se llamaba Phil Postma, es brillante, a él se le ocurrieron todos los diseños.

RP.- ¿Cuáles eran los límites para asustar a los más chicos?

El ejecutivo que compró la serie, un señor llamado Merv Stone nos dijo: "Pueden hacer lo que quieran. Excepto... Tienen que verlo familias a la hora de la cena. Si pueden hacer eso, pueden hacer lo que quieran". Ése fue el trato. Recuerdo pelearme con gente porque hacían las cosas mucho más violentas, sexistas, sangrientas, y teníamos que mostrarlo a familias cenando.

RP.- ¿En qué trabaja actualmente?

Estoy construyendo marionetas gigantes (el espectáculo se llama "Really Big Show") que son de como 6 metros de alto, como robots gigantes. Me estoy divirtiendo mucho. 

RP.- ¿Con qué objetivo?

El objetivo es interesante. Cuando tenía tres años, mi madre nos llevó a mí y a mi hermana al museo en Toronto. El recuerdo más vívido que tengo de esa edad es que en ese museo, estaba en mi pequeño carrito y recuerdo ver lo que para mí era una roca enorme con huellas gigantes de dinosaurio. Pude imaginarme el dinosaurio caminando frente a mí. Mi meta con estas marionetas es darle la experiencia a algún niño sentado en su carrito y que mire hacia arriba y esta marioneta gigante lo mire y le sonría o le guiñe un ojo. Y puede sonreír y puede guiñar un ojo. Porque mi experiencia con el dinosaurio... Sé que si vuelvo al museo, he vuelto muchas veces, y no volví a encontrar esa roca. Quiero dar esa experiencia porque 60 años después ese niño va a recordar esa experiencia y tal vez haga algo gracias a esto. (www.REALPOLITIK.com.ar) 


ETIQUETAS DE ESTA NOTA

Federico Carestía, Series, Steve Schnier, Cartoon Network, Phil Postma

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!