Miércoles 05.10.2022 | Whatsapp: (221) 5710138
17 de septiembre de 2022 | Opinión

Monopolio

La posición dominante de Mercado Libre

No es en contra o a favor de la empresa, no es en contra o a favor del mercado, no es en contra o a favor del estado, es abogar por un comercio justo, verdaderamente libre y que realmente distribuya (y no concentre) la riqueza.

HORACIO DELGUY

por:
Ariel Valloud

Ningún gobierno hace nada. Mercado Libre es un monopolio de comercio y pago electrónico. Cada gobierno cada cuatro años, le permite seguir operando de la misma manera o le concede ventajas.

Mercado Libre es una empresa “unicornio” como la llaman los “lobos” de Wall Street. Demás está decir que es una herramienta electrónica poderosísima para el contacto entre productores, comerciantes, vendedores y sus posibles clientes compradores. El comercio electrónico es cada día más importante desde la llegada de internet en forma masiva a principios de los 2000.

Sin embargo, una cosa son las ventajas del comercio electrónico, y otra muy diferente los abusos de las posiciones dominantes en el mercado. Porque cambie el canal de venta, no significa que los problemas de concentración económica se hayan disipado. Todo lo contrario.

Mercado Libre ha monopolizado el comercio electrónico en el país y en toda la región con Brasil como principal mercado, y aunque tenía competencia en sus inicios, la misma fue siendo eliminada por adquisición o directamente por cierre a causa de la falta de demanda, una por una.

Su CEO y fundador, Marcos Galperín, vive o vivió “catorce de los últimos dieciocho años” en Uruguay, según reflejan medios públicamente. La última vez dijeron que se fue a vivir a Uruguay por “cansancio de la Argentina”.

Todos saben que nuestro país hermano Uruguay fue siempre utilizado como un estado tapón geopolíticamente hablando y un aguantadero para muchos ricos de la Argentina, y en los últimos años, Uruguay es objetivo de fijación de domicilio fiscal de los pudientes de la Argentina (léase como una fuga de divisas legalmente establecida).

AHORA

Mercado Libre es un gran “banco” electrónico intermediario en el comercio de productos y servicios, y también en la logística. Si las empresas, comercios, profesionales y particulares no tienen presencia en dicha plataforma, pierden muchas posibilidades de venta, que en algunos casos llega al 80 por ciento o más dependiendo de la actividad o rubro, y mucho más se agrava la posibilidad de ventas, si no se posee un local comercial.

Pero aquí viene lo jugoso. Mercado libre lógicamente cobra comisiones por las operaciones. Por un producto cuyo precio, por ejemplo, es de 2 mil pesos, llega a cobrar hasta el 34.5 por ciento de comisión, según la exposición en el listado de ventas contra los otros competidores vendedores en la plataforma que se desee contratar (es decir, a mayor comisión, mayor posibilidad de vender porque se sale arriba en los listados), más un costo fijo por producto que varía según el monto, siendo de 120 pesos hasta 5500 pesos.

HASTA EL 50 POR CIENTO (+/-3 POR CIENTO)

Hagamos las cuentas: por un producto de 2 mil pesos, Mercado Libre se queda con hasta 810 pesos (o más) por intermediar en su venta. Casi el 50 por ciento (o más) del valor del producto.

Impuestos distorsivos del estado + comisiones de Mercado Libre por ventas, el combo perfecto del anticomercio y la intermediación usuraria, inflacionaria y confiscatoria.

Recordemos cómo define la RAE a la usura, en una de sus acepciones: “2. f. Ganancia, fruto, utilidad o aumento que se saca de algo, especialmente cuando es excesivo”.

Si bien la composición de la comisión que cobra Mercado Libre, se presume que ya tiene sumado al costo los impuestos del estado y los costos operativos, todo sumado, resulta en un combo explosivo, inflacionario y confiscatorio.

Las comisiones funcionan a modo de “alimento” de la inflación, porque debe sumarse al costo del producto o servicio. Sin embargo, en los hechos muchos vendedores absorben este costo, en todo o en parte, para tener precios más bajos e incrementar las posibilidades de ventas.

Este caso de absorción de costos de comisión “de facto” por parte de los vendedores de la plataforma tiene una cuestión singular. Esto facilita que dentro de Mercado Libre, sólo tengan mayor éxito los monopolios o grandes empresas, pues los pequeños negocios no pueden competir con los costos de las grandes empresas y de los grandes importadores, al no poder igualar sus precios a la venta. Es decir, Mercado Libre no sólo tiene una posición dominante de mercado en sí mismo, sino que facilita la creación de otros monopolios.

Este proceso paulatinamente a través de los años va concentrando el comercio en pocas manos e incluso induce que, para tener costos más bajos, haya un mercado negro de productos.

Asimismo, la empresa también tiene otros servicios como Mercado Shops, que cobra un porcentaje de 4.83 por ciento sobre la venta.

Como si no fuera poco, Mercado Libre avanza también con una criptomoneda, que será lanzada en Brasil, llamada Mercado Coin. Es decir, tiene las características de una empresa, banco o entidad financiera y un estado dentro del estado al mismo tiempo, que si bien, el token mencionado no será de moneda de curso legal, nos preguntamos cuánto tiempo pasará para que ello ocurra, de facto, ante la debilidad extrema de los estados, representados por sumisos, inoperantes y negligentes políticos.

La empresa también posee la billetera electrónica Mercado Pago, quien, de acuerdo a determinadas condiciones impuestas por ellos mismos, retienen tu dinero luego de la transacción con el cliente en la plataforma Mercado Libre, con un mínimo de 8 días y un máximo de 28 días.

Mercado Pago también ha devenido en un monopolio de pago, ya que desde la llegada al gobierno de Alberto Fernández, con dicha billetera se puede pagar las compras en los supermercados y comercios.

Como era de esperarse, con la llegada de Alberto Fernández, el monopolio se agudizó aún más. Además, también motivado por los encierros criminales decretados de un plumazo y bajo apercibimiento de persecución penal a la ciudadanía “en caso de salir de casa”, proveyeron no sólo a Mercado Libre, sino a todos los monopolios de tecnología, sacarle jugo a todo el mercado. La digitalización compulsiva, que es para otro capítulo.

Mercado libre se ha transformado en el socio impuesto y forzoso de toda actividad económica. Como se verá, Mercado Libre, nada tiene de libre.

Es evidente, por otro lado, que los distintos gobiernos de los últimos cincuenta años en la Argentina, no han sabido gestionar una economía justa, libre e independiente, permitiendo oligopolios, introduciendo ideologías paralizantes de la actividad económica, o promoviendo un "dejar hacer", es decir, o estatismo con burocracia paralizante, o neoliberalismo con un estado totalmente ausente, que deja todo librado a las cuestiones de mercado.

Decimos: ni burocracia paralizante, ni ideología anacrónica, ni un “dejar hacer” con una falsa y perjudicial “libertad”, libertad que sólo sirve para el provecho de unos pocos.


ETIQUETAS DE ESTA NOTA

Alberto Fernández, Marcos Galperín, Mercado Pago, Mercado Libre, Ariel Valloud, Mercado Shops, Mercado Coin

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!