Miércoles 07.12.2022 | Whatsapp: (221) 5710138
2 de octubre de 2022 | Interior

Preocupante

Javier Milei formalizó en Tucumán su alianza con el hijo de un reconocido genocida

El diputado nacional continúa armando su equipo político de cara a las elecciones de 2023. Con un acto y una caminata, selló su acuerdo con Ricardo Bussi, hijo del dictador Antonio Bussi, condenado a perpetua tras delitos de lesa humanidad. “¿Dónde están los 30 mil desaparecidos?”, preguntó Milei ante la prensa.

Horas atrás, el diputado nacional y líder del Partido Libertario, Javier Milei, selló su alianza con Ricardo Bussi en la provincia de Tucumán. Lo hizo mediante un acto público, en el que no faltó una caminata en la que tardó 40 minutos en recorrer tres cuadras de una reconocida peatonal.

Al finalizar el acto, Milei cuestionó, una vez más, la cantidad de desaparecidos durante la última dictadura cívico-militar que asoló al país entre 1976 y 1983. “¿Me podés mostrar la lista completa de los 30 mil desaparecidos?”, le preguntó a un periodista. “Que la izquierda haya logrado imponer en la batalla cultural este tipo de cuestiones, no quiere decir que sea verdad”, aseveró.

La polémica frase de Javier Milei no fue casual. Su alianza con Ricardo Bussi, hijo del tristemente célebre genocida Antonio Bussi, marca un giro radical, incluso para él.

Antonio Bussi llevó adelante el llamado Operativo Independencia, y fue gobernador de facto de Tucumán durante la dictadura. Allí fue acusado de ochocientos casos de torturas, homicidios y desapariciones. Ante estas acusaciones, Bussi sólo atinó a responder: “Yo conduje una guerra”.

Los funestos recuerdos de Bussi en Tucumán aún resuenan en los rincones. En el año 1977, quedó en la historia de la provincia al ser el anfitrión de la visita de Rafael Videla. En aquel entonces, dispuesto a mostrar una “provincia limpia”, Bussi mandó a arrestar a todos los mendigos de la capital tucumana y abandonarlos en el desierto de Catamarca en pleno invierno.

Un año después, durante los primeros meses de 1978, Bussi inauguró el Museo de la Subversión, en Campo de Mayo. Allí mandó a construir un profundo e improvisado pozo, al que se podía acceder con una escalera y, al final del mismo, se suponía que estaba enterrado el cuerpo del fundador del ERP, Roberto Santucho. Finalmente, Bussi fue condenado a cadena perpetua por crímenes de lesa humanidad y varios cargos por corrupción. “No niego ni admito”, fue la respuesta del por entonces ex gobernador tras las imputaciones.

El nuevo aliado de Javier Milei es, nada más ni nada menos, que Ricardo Bussi, hijo menor del mencionado genocida y ferviente admirador de su fallecido padre, con quien comparte numerosas fotos en los medios de comunicación. “Tus valores son los que hoy Tucumán necesita”, aseguró Ricardo junto a una foto de su padre en las redes sociales.

Ricardo cobra un salario en el estado desde el año 1984 y se encuentra actualmente denunciado por abuso sexual. Su víctima, una mujer llamada Lupe, presentó once veces la misma denuncia de abuso sexual y se presentó frente a la Legislatura, el lugar donde se cometió el delito, para dar a conocer su caso. Semanas después, balearon su casa. (www.REALPOLITIK.com.ar)


ETIQUETAS DE ESTA NOTA

Javier Milei, Tucumán, Ricardo Bussi, Antonio Bussi

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!