Sábado 13.07.2024 | Whatsapp: (221) 5710138
18 de octubre de 2022 | Nacionales

Cansado de Puerto Madero

Dady Brieva se muda al exclusivo country Abril

Los principales dirigentes kirchneristas, fervorosos detractores de las políticas de la década del 90 y los lujos del macrismo, férreos defensores de las ideas colectivas e identificados con el sentir popular, continúan eligiendo para vivir dos íconos del neoliberalismo: Recoleta, Puerto Madero y el lujoso country Abril.

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing button Twittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir
print sharing buttonImpresión
gmail sharing buttonCorreo electrónico

A pesar de las duras críticas al neoliberalismo de los 90, de los discursos apegados al socialismo y las identificaciones con “los que menos tienen”, la realidad marca que el grueso de los más reconocidos dirigentes del kirchnerismo hizo su hogar en los tres barrios más caros y exclusivos del país: Recoleta, Puerto Madero y el lujoso country Abril.

Este último queda a la vera de la autopista La Plata-Buenos Aires, a la altura de Hudson. Allí, un alquiler promedio supera los 2.500 dólares mensuales y las expensas superan holgadamente los 85 mil pesos más.

Entre los habitués del lugar se ubican el ex vicepresidente condenado por corrupción Amado Boudou y la familia del sindicalista devenido en multimillonario, Hugo Moyano. Allí, entre atardeceres mágicos y calles que parecieran estar siempre impolutas, los dirigentes kirchneristas disfrutan del campo de golf de 18 hoyos, el centro comercial, el colegio bilingüe y las atracciones ecuestres en el club hípico. Poco y nada, en realidad, de ese pueblo Nac&Pop al que aseguran pertenecer.

Entre ellos, el ejemplo de Dady Brieva pareciera resaltar como uno de los más paradigmáticos casos de contrastes entre el discurso y la realidad. El cómico es un reconocido admirador de Cristina Fernández de Kirchner y suele discurrir en frases tan polémicas como controvertidas delante de cuanta cámara televisiva se le cruce.

Furioso con el lujo y la ostentación de la que, según él, hacía gala el ex presidente Mauricio Macri, aseguró que “si tarde o temprano vamos a ser Venezuela, seamos Venezuela ahora, loco”, adoptando la postura del kirchnerismo más duro. Paradójicamente, dicha advertencia la lanzó desde su lujoso departamento de 185 m2 de la calle Julieta Lanteri, en Puerto Madero, valuado 1.460.000 dólares.

El socialismo discursivo de Brieva colisionaba frontalmente con su hogar de Puerto Madero, que contaba con conserjería, ascensor panorámico con televisión incorporada, salón de fiestas, gimnasio, peluquería, spa, lobby bar, sala para chicos, pileta climatizada, piscina cubierta, cancha de tenis y una envidiable vista a la reserva natural.

Llamativamente, más allá de ser autónomo, Dady Brieva sólo registra ingresos mensuales por 8.332 pesos a través de Televisión Federal SA (Grupo Telefe), de acuerdo a los informes oficiales del ANSES. A pesar de ello, tiene decidido mudarse junto a su familia al lujoso country Abril y sus costosos alquileres. Por su parte, su pareja Mariela Inés Anchipi apenas es categoría C en AFIP, declarando un promedio no mayor a los 64 mil pesos mensuales.

En efecto, el ingreso al exclusivo barrio privado tiene sus requisitos. A diferencia de cualquier propiedad que puede ser alquilada simplemente contando con el dinero, en el country Abril hace falta, además de una suma considerable, de al menos dos cartas de recomendación.

De acuerdo a la solicitud de trámite que ya presentó Mariela Inés Anchipi, esposa de Dady Brieva, la pareja fue recomendada por otros residentes del lugar: Javier y Melina Ferlise, Romina Valvecchia y la vedette Eliana Guercio.

De ser aprobado, el cómico Dady Briera demostrará, una vez más, que se puede ser fervientemente socialista, profundamente nacional y popular y un anticapitalista convencido, desde la comodidad del country más exclusivo de Argentina. (www.REALPOLITIK.com.ar)


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!