Martes 29.11.2022 | Whatsapp: (221) 5710138
18 de octubre de 2022 | Judiciales

Intento de magnicidio

El abogado de CFK es defensor de una de las “conexiones locales” en la causa AMIA

Se trata de José Manuel Ubeira, el abogado que defiende a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner en la causa de la “Banda de los Copitos”. Además, es defensor de los agentes de la Policía Bonaerense acusados de gatillo fácil en el marco de la “Masacre de Wilde” (1994).

En 1994, en el crimen ocurrido en Avellaneda, murieron acribillados a balazos el remisero Norberto Corbo y a sus pasajeros, Gustavo Mendoza y Enrique Bielsa, quienes viajaban a bordo de un Peugeot 505; y al vendedor de libros Edgardo Cicutín, que se trasladaba en un Dodge 1500, conducido por Claudio Diaz, el único que sobrevivió al ataque.

La “Masacre de Wilde” ocurrió el 10 de enero de ese año cuando efectivos de la Brigada de Investigaciones de Lanús dispararon a mansalva contra estas personas confundiéndolos con delincuentes. Veintiocho años después, llegan a juicio en libertad.

Los imputados de la masacre son César Córdoba, Carlos Saladino, Norberto Mantel, Osvaldo Lorenzón, Eduardo Gómez, Pablo Dudek, Marciano González, Julio Gatto, Hugo Reyes y Marcos Rodríguez, quienes estaban bajo el mando del entonces comisario Juan José Ribelli, procesado y luego absuelto por el atentado a la AMIA.

Sin embargo, quizás lo impactante del juicio sea que uno de los abogados que defiende a Marcelo Valenga, el policía acusado de gatillo fácil, es José Manuel Ubeira, quien a su vez es abogado de Cristina Fernandez de Kirchner en la causa sobre el atentado en Recoleta.

Sobre la violencia de la que fue víctima CFK, el abogado, defensor de polémicos policías, se atrevió a decir que lo ocurrido en la puerta del departamento de la ex presidenta “es el resultado de años deshumanizando a la vicepresidenta”. “Lo que más pena le da a Cristina, y a mí, es que son pibes de veinte años. Esto nos hace pensar muy seriamente cuál es el país que hemos gestado en estos últimos tiempos", agregó el letrado que, sin embargo, patrocina a uno de los autores de la masacre.

La muerte de estas personas inocentes, desvinculadas al delito, sucede en los años de plomo y gatillo fácil conocida como “la maldita policía” durante el gobierno del ex presidente y gobernador, Eduardo Duhalde. Alrededor de doscientos disparos efectuaron los agentes policiales, dando muerte a cuatro de cinco personas. Pasaron veintiocho años y este lunes, el Tribunal Criminal Nro. 3 de Lomas de Zamora, comenzó la etapa del juicio oral y público.

Ubeira representa a uno de los policías de gatillo fácil que participó en la masacre, que fue conocida como la conexión local en el atentado a la AMIA. Carlos Telleldín, un reductor y vendedor de autos ilegales, declaró el 10 de julio de 1994 (seis meses después de la masacre) que sufría extorsiones constantes por parte del comisario Juan Jose Ribelli, que luego de una de las detenciones ilegales les quedó debiendo a la Brigada de Investigaciones de Lanús, una suma cercana a los 20 mil dólares y que a cambio de la deuda, los policías le quitaron la famosa Renault Trafic blanca que ocho días después explotaría frente a la sede de la AMIA.

En definitiva, Ubeira defiende a Valenga, integrante de la denominada “conexión local” de la AMIA y acusado de gatillo fácil en la “Masacre de Wilde”. Y también defiende a la vicepresidenta del atentado en su contra.

Una vinculación extraña y por demás cuestionable que, cuanto menos, resulta llamativa. (www.REALPOLITIK.com.ar)


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!