Viernes 01.03.2024 | Whatsapp: (221) 5710138
27 de octubre de 2022 | Municipales

“Chapa” Gastón, en la mira

Polémica por el presunto desvío de becas del Potenciar Inclusión Joven para comprar votos en Chascomús

La aplastante derrota del oficialismo local en las últimas elecciones de medio término disimuló lo que, de otro modo, hubiera sido un fraude de gran magnitud en la mismísima cuna del padre de la democracia.

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing button Twittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir
print sharing buttonImpresión
gmail sharing buttonCorreo electrónico

Pero no por ello la noticia sea menos grave, ni eximirá a la Justicia de intervenir e investigar el posible desvío con fines electoralistas de cientos de becas del programa Potenciar Inclusión Joven, que la administración del kirchnerista Javier “Chapa” Gastón comenzó a recibir desde el ministerio de Desarrollo Social de la Nación meses previos a los comicios del 2021.

Fueron más de quinientos los beneficiarios de este programa que, en su espíritu original, apuntaba al fortalecimiento de estrategias para la promoción y la inclusión social de personas de entre 18 y 29 años en situación de vulnerabilidad, mediante proyectos socioproductivos, sociolaborales y sociocomunitarios, y una asignación mensual de 8.500 pesos. Pero lejos de garantizar, restituir derechos y edificar proyectos de vida, como se anunciaba pomposamente en sus lineamientos, el destino de estos fondos habría apuntado a la compra de sufragios mediante la cooptación y modelaje de población cautiva.

Haciendo un poco de retrospectiva para contextualizar la información, con Ramiro Ferrante encabezando la lista de concejales, Juntos alcanzó el 54 por ciento de los votos (12.164) contra el 28 por ciento (6.292 votos) del Frente de Todos en Chascomús. Entre la contundencia de los miles de sufragios y con una diferencia de 25 puntos, las quinientas becas del Potenciar Inclusión Joven no parecerían haber movido la aguja. Pero si la contienda se hubiera resuelto de otro modo, o si la diferencia hubiera sido menor y esto hubiera modificado la composición del Concejo Deliberante, hoy sería un escándalo de magnitudes similares al del vacunatorio VIP de Chascomús, que tuvo como beneficiarios a todos los funcionarios allegados al intendente Gastón mientras morían vecinos por COVID-19 en el hospital municipal San Vicente de Paul.

¿Cómo funcionaba la operatoria? Luego de suscribir el convenio, desde la subsecretaría de Niñez y Adolescencia municipal, a cargo de María Laura Bigatti, se determinaban las altas y bajas de beneficiarios y beneficiarias que comenzarían a percibir los 8.500 pesos mensuales. Este punteo pasaba por el visto bueno “político” de la secretaria de Desarrollo Social, María Fernanda Sallenave, y su posterior implementación quedaba a cargo de la directora general de Programas, Analía Gómez (que casualmente tiene bajo su órbita el programa Envión, al que concurren cientos de adolescentes). También hay que contabilizar, de forma indirecta, los mismos subsidios recibidos por la agrupación La Cámpora, que comparte espacio político con el ex vecinalista Gastón.


Javier Gastón y Analía Gomez.

Como pantalla inicial, durante las primeras semanas los más de quinientos jóvenes adultos debían concurrir regularmente a diversos talleres dictados bajo la órbita del municipio, para recibir capacitación en acompañamiento de adultos mayores, apoyo escolar, prevención de adicciones, huertas comunitarias y liderazgo medioambiental, entre otras temáticas. Era un simulacro. En paralelo, se daba inicio a un fino trabajo de inducción proselitista, con visibilización de los logros de la gestión Gastón, críticas a los candidatos opositores, y promesas de incorporación a la planta municipal para quienes evidenciaran un involucramiento con la campaña.

“Yo estaba estudiando medicina en La Plata, así que cuando me ofrecieron el dinero les dije que no. A muchas amigas les pasaba lo mismo. Pero nos contestaron que no importaba si íbamos o no a los talleres, pero que nos contaban para repartir boletas en el barrio”, sostiene una ex becaria.

Otros jóvenes que fueron parte del programa identifican a Gómez como “la puntera del ‘Chapa’”, y aseguran que los obligaba a asistir a actos de campaña bajo amenaza de sacarles la beca como castigo. Incluso muchos de los que desistieron de ser parte de los talleres siguen cobrando el beneficio económico sin ninguna contraprestación formal, únicamente por su militancia y cercanía con la gestión. Ninguno estaba en situación de vulnerabilidad social, claramente.

Ya con la fecha de las elecciones en ciernes, a todos esos espacios de “capacitación” se sumaba espontáneamente la por entonces subsecretaria de Cultura y Relaciones con la Comunidad y candidata a concejal del Frente de Todos, Julieta Spina. El aparato de prensa municipal hacía su parte, y se encargaba de multiplicar la información a través de la pauta oficial en medios locales, creando noticias falsas en las que la funcionaria (en campaña) mantenía espontáneas charlas con cientos de jóvenes que, en la práctica, no eran más que becados cautivos. (www.REALPOLITIK.com.ar)


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!