Lunes 26.02.2024 | Whatsapp: (221) 5710138
10 de noviembre de 2022 | Nacionales

Continúa la investigación

Intento de magnicidio: CFK presentó pruebas que complican a Gerardo Milman y Patricia Bullrich

La relación de Cristina Fernández de Kirchner con el poder judicial es traumática desde hace mucho tiempo. Pero lejos de amainar, la tormenta va convirtiéndose en diluvio.

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing button Twittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir
print sharing buttonImpresión
gmail sharing buttonCorreo electrónico

A principios de esta semana, la Corte Suprema tomó una polémica decisión para separar a un integrante del Consejo de la Magistratura del Frente de Todos, para reemplazarlo por Luis Juez, de Juntos por el Cambio. Hubo denuncias y elogios por igual. La Justicia sometida a la lógica de la grieta difícilmente podría ser imparcial.

Este jueves Cristina sorprendió con la publicación de un video en sus redes sociales, en el que vincula al dirigente del Pro, Gerardo Milman -ex número dos de Patricia Bullrich en el ministerio de Seguridad-, con el atentado y, transitivamente, responsabiliza también a Bullrich. No sólo eso, también anticipó que recusará a la jueza federal, María Eugenia Capuchetti, quien tiene a su cargo la causa.

A través de un video que tiene una duración de más de tres minutos, la vicepresidenta detalla el curso judicial que le imprimió hasta ahora la jueza, y las irregularidades y operaciones para proteger a los responsables reales del intento. "Es evidente que el partido judicial no quiere a Cristina como víctima; la quiere presa o muerta", enfatiza. Y subraya además que el intento de magnicidio perpetrado por Fernando Sabag Montiel "fue el hecho más grave de una sucesión de acciones violentas contra Cristina registradas este año".

"Días más tarde del atentado, un testigo se presentó en el juzgado de Capuchetti para aportar información. Declaró que dos días antes del atentado, en el bar Casablanca, en la esquina del Congreso Nacional, escuchó decir al diputado nacional (de Juntos por el Cambio), Gerardo Milmanjunto a dos mujeres que lo acompañaban, lo siguiente: 'Cuando la maten, yo voy a estar camino a la Costa’".

Si bien Cristina sostiene que las afirmaciones del testigo se "constataron judicialmente" y que las dos asesoras que acompañaban al legislador "primero negaron la reunión y su presencia en Casablanca" al momento de declarar, "hasta que les mostraron las imágenes entrando y saliendo del bar".

Sin embargo, marca que "pese a que iniciaron su declaración bajo juramento mintiendo, la jueza Capuchetti no tomó ninguna medida para seguir investigando. Milman todavía no fue citado a declarar en la causa”.

También se denuncia que una de ellas, Carolina Gómez Mónaco, "fue Miss Argentina en el año 2012" y luego, en 2017 -y sin ninguna clase de experticia ni de formación específica-, Milman "la designó como directora de la Escuela de Inteligencia Criminal de la República Argentina". Gómez Mónaco "es dueña de Luxa estética", una firma "creada el mismo año de su designación como funcionaria".

También la mencionada "tiene una segunda empresa y otra socia María Mroue, la panelista del programa de Crónica TV, en el que llamativamente aparecieron por primera vez en escena Sabag Motniel y (la acusada) Brenda Uliarte semanas antes del atentado".

La vicepresidenta recuerda además que Milman presentó el 18 de agosto "un proyecto de declaración alertando que un iluminado podía realizar un posible ataque a la figura de Cristina". "Uno de los cofirmantes fue (el diputado del Pro) Francisco Sánchez, quien días antes había pedido pena de muerte a Cristina", añade.

El proyecto presentado -continúa el video- "finaliza con una sugestiva y antidemocrática frase: 'Sin Cristina hay peronismo. Sin peronismo, sigue habiendo Argentina'".

Los argumentos que presenta la vicepresidenta llaman a la reflexión. Pese a que se constató la reunión de Milman con sus secretarias, y que éstas mintieron inicialmente en su declaración, no hubo citación ni imputación alguna de parte de Capuchetti al ex vice ministro de Seguridad. Muy distinto fue el trato que se le concedió al testigo de esa reunión, a quien se lo convocó a indagatoria.

Y ni qué decir del financiamiento de la familia Caputo al grupo Revolución Federal, cuya inclusión en la causa por el atentado fue descartada por la jueza, o el intento de inutilización del celular de Sabag Montiel cuando estaba bajo competencia del juzgado.

El tiempo pasa y la investigación parece estar empantanada. No es un delito menor, ya que, de haber tenido éxito, hubiera significado un colapso para las instituciones. Pero Capuchetti no parece pensar lo mismo. (www.REALPOLITIK.com.ar)


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!