Lunes 24.06.2024 | Whatsapp: (221) 5710138
12 de diciembre de 2022 | Nacionales

Contrastes

Mientras Alberto compra su avión, en Tierra de Fuego piden prestado uno hidrante para los incendios

Los incendios en la reserva forestal Corazón de la Isla, que ya devoraron más de 5 mil hectáreas, dejaron traslucir los duros contrastes entre la vida palaciega de los políticos argentinos y la cruda realidad de sus dirigidos. La verdadera grieta mostró su cara más fea.

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing button Twittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir
print sharing buttonImpresión
gmail sharing buttonCorreo electrónico

Los contrastes entre la palaciega vida de los políticos argentinos y sus ciudadanos parecieran agigantarse minuto a minuto. El caso de la localidad de Tolhuin, en Tierra del Fuego, y sus desesperados pedidos de ayuda puede que sea uno de los más paradigmáticos de la brecha que separa a los dirigentes de sus dirigidos.

La reserva forestal Corazón de la Isla era un sitio natural protegido que, si bien está ubicado en la pequeña Tolhuin, pertenece a todo el país. Allí fue donde se desató un incendio sin tregua que ya devoró unas 5 mil hectáreas y amenaza con continuar avanzando, pese al denodado esfuerzo de sus pobladores.

“La gente está desesperada porque nadie nos ayuda y tratan de apagar el fuego ellos mismos. Los brigadistas no damos abasto, y le pedimos a la gente que se mantenga al margen, porque para nosotros es el doble de trabajo combatir los incendios y proteger a la población”, aseguró uno de los setenta bomberos que trabajan día y noche en la zona.

Si bien el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación, Juan Cabandié, envió ayuda, la misma fue insuficiente. Tanto, que el titular del Concejo de Río Grande, Raúl Von der Thusen, exigió que tanto el gobierno provincial como el nacional que dirige Alberto Fernández solicite “ayuda internacional de manera urgente”.

Además de los setenta brigadistas, trabajan en el lugar un avión hidrante y dos helicópteros ataviados con helibalde. “Necesitamos, al menos, un avión hidrante más”, aseguraron los bomberos, pero desde el ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible respondieron que no tienen nada más, y que deberán arreglarse con lo que hay.

La escasez con la que el gobierno nacional obliga a los pocos bomberos voluntarios a enfrentarse a un devastador incendio de 5 mil hectáreas contrasta directamente con los gustos palaciegos del presidente Alberto Fernández, titular de un gobierno que no puede adquirir un avión hidrante por falta de dinero, pero que gasta 22 millones de dólares en un avión con dormitorios y salas de reunión para comodidad del primer mandatario.

“El fuego consume gran cantidad de flora y fauna autóctona, a punto tal que las pérdidas ya son irreparables”, aseguró Von der Thusen ante el silencio oficial. Mientras tanto, en el gobierno nacional analizan a qué destino exótico enviar a los pilotos de Alberto, dado que el millonario avión que compraron se dejó de fabricar hace veinte años y no hay simuladores de vuelo adecuados en el país.

“Necesitamos solicitar ayuda a quienes tienen experiencia y recursos, como aviones hidrantes con mayor capacidad o baldes aéreos”, explicó Von der Thusen. La respuesta del gobierno nacional fue el silencio y la indiferencia. Estaban demasiado ocupados ordenando un servicio de catering para el brindis de fin de año que se llevará adelante en la sede del INCAA.

Mientras tanto, la gente responde. Como suele ocurrir, son los propios argentinos que llenan los vacíos de la política a fuerza de voluntad y coraje. Horas atrás, los cuarteles de bomberos de la zona aseguraron que “la gente está inundando los galpones con alimentos y donaciones”. Tantas, que se vieron obligados a pedir que se detengan, para evitar que la comida se heche a perder.

Allí donde el fuego quema y los políticos miran hacia otro lado, allí donde la necesidad pide a gritos una ayuda que no llega, aparece la gente. Aparece para hacer aquello para lo que los dirigentes políticos son elegidos y reciben, además, una paga más que suficiente. Los contrastes en Argentina ya no forman una grieta, sino un verdadero abismo. (www.REALPOLITIK.com.ar)


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!