Lunes 27.05.2024 | Whatsapp: (221) 5710138
13 de diciembre de 2022 | Pastillas de Colores

Historia futbolística

De la vieja Yugoslavia a Croacia: Las citas de Argentina con los Balcanes

Las semis de Qatar opondrán a la Selección contra un país yugoslavo por sexta vez en un Mundial. Los penales de Goyco y el 0-3 en Rusia como recuerdos más recordados de una historia que incluye otros partidos clave.

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing button Twittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir
print sharing buttonImpresión
gmail sharing buttonCorreo electrónico

por:
Juan Provéndola

Argentina y Yugoslavia coincidieron en seis Mundiales. Entre ellos el primero, Uruguay 1930, aunque recién se enfrentaron sesenta años después, en el último que disputó la vieja federación de repúblicas socialistas antes de su disolución. Aquellos Cuartos de Final de Florencia dejaron 120 minutos sin goles y una definición por penales dramática, con un yerro de Diego Maradona y el comienzo de la épica para Sergio Goycochea en Italia '90. 

Serbia y Montenegro jugaron como República Federal de Yugoslavia en Francia '98 y estuvieron a un palmo de enfrentar a Argentina nuevamente en Cuartos de un Mundial: perdieron en la última pelota de Octavos ante Holanda, quien luego le ganaría con idéntico desenlace a la Selección entonces dirigida por Daniel Passarella

Argentina, de todos modos, jugó contra una selección balcánica en el mundial de Zidane: cerró la fase de grupos ante Croacia. Un 1-0 olvidado en el tiempo que dejó a la Selección como líder, aunque en una ruta dura: Inglaterra en Octavos, Holanda en Cuartos, Brasil en semis y Francia, en anfitrión, en la final. El equipo croata, en tanto, superó a Rumania y luego goleó a Alemania, batacazo que lo depositó en la primera de las tres semis mundialistas de su corta historia.

Tras el intervalo del 2002, Argentina volvió a verse con una selección balcánica en Alemania 2006: Serbia y Montenegro se presentaban por primera vez como tales —y ya no como RF Yugoslavia— para padecer un estrepitoso 0-6 (primer gol de Messi en Mundiales) mientras ambas naciones iniciaban sus autonomías. El balcanismo al palo: de lo que fue el viejo poder de Yugoslavia regido desde Belgrado ahora solo queda Serbia, representado sin mucho éxito en Qatar. 

Hasta ese momento, tres partidos desparramados entre 16 años. Pero, a partir de 2014, se produce una consecución. Ya sea por obra del azar, o del azar y resultados posteriores. Y, en todos esos casos, con connotaciones históricas: el 2-1 a Bosnia-Herzgovina que marcó el inicio del camino a la final en Brasil o el 0-3 que inició el desangre en Rusia. Croacia, ahora, significará el sexto cruce balcánico de Argentina en Mundiales, el tercero entre ambos países y el primero de todos en semejante instancia. 

En el plano más emocional y anecdótico, también refiere a un antecedente lejano: el partido que ambos países jugaron el 1º de marzo de 2006, en Basilea. Un amistoso preparatorio para el Mundial de Alemania que en su tiempo no revistió gran interés (las crónicas hablan de un estadio ocupado al cuarto de su capacidad), pero que con el tiempo significó el primer gol de Messi en la selección mayor y el debut de Luka Modric. Ambos se darán la mano este martes en la noche de Lusail y verán caer la moneda del sorteo como capitanes de sus equipos.     

A simple vista, claro, se presenta como un partido de precauciones. Argentina y Croacia llegan a la misma posibilidad —estar a una victoria de la final— pero con recorridos notablemente distintos. Del otro lado aparece una de las tantas curiosidades que va ofreciendo Qatar 2022: los últimos invictos en competencia son Marruecos y Croacia, equipos que se enfrentaron en el primer partido, cero a cero. De ahí en más, cada cual hizo su ruta y la ex república yugoslava llega a semifinales tras empatar cuatro de sus cinco partidos. Dos de ellos los definió por penales después de empardar sendos 0-1 ante Japón y Brasil, en ambos casos sorpresivos pero por motivos opuestos. Su única victoria en los 90 minutos fue ante Canadá, una goleada que barrió a la pretendida selección sorpresa y acomodó la clasificación a Octavos. 

Argentina, en cambio, es una Selección que se fue empujando a sí misma desde aquel 1-2 con Arabia que voló todos los papeles y convirtió cada partido en una final. En lo sucesivo se encadenaron no más que halagos, aunque todos ellos resueltos con cierto grado de adversidad. Especialmente el último, con todos los aditamentos coyunturales. Le vaya como le vaya este martes y el fin de semana, Argentina jugará dos partidos más y uno cobija la pequeña ilusión de poder gozarlo sin padecimientos tan extremos. Que así sea. (www.REALPOLITIK.com.ar)


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!