Sábado 20.04.2024 | Whatsapp: (221) 5710138
17 de diciembre de 2022 | Pastillas de Colores

La final y sus derivaciones I

Deschamps y el récord que le disputará a Bilardo

El vascofrancés se convertirá en el cuarto entrenador que dirigirá dos finales mundialistas. Una mesa exclusiva que compartirá con el Narigón, Franz Beckenbauer y Vitorio Pozzo, aunque solo el italiano logró ganar ambas en los lejanos 30’s. 

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing button Twittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir
print sharing buttonImpresión
gmail sharing buttonCorreo electrónico

por:
Juan Provéndola

En silencio, con perfil bajo y desde un país cercano pero ajeno al eje nuclear del fútbol, Didier Deschamps entró en la historia en dos selectos grupos, a falta de uno: el de los tipos que ganan mundiales tanto como jugadores y como entrenadores (lo consiguió en Francia 1998 y en Rusia 2018), y ahora también el de los que dirigen dos finales (sumará la de Qatar 2022 a aquella última). 

El primer rubro fue exclusivo de Franz Beckenbauer desde 1990, cuando se convirtió en el primero que logró levantar la Copa del Mundo como DT tras hacerlo como jugador (Alemania 1970). Fue en una triste noche en Roma, bañada por las lágrimas de Diego donde el Kaiser consiguió una medalla ostentó en soledad durante largo rato. Hasta que en Rusia 2018 Deschamps completó el álbum iniciado en Francia 1998 como jugador, tardando entre una y otra exactamente lo mismo que el alemán: veinte años.

La otra mesa está un poco más compartida. Apenas un poco más: además de aquellos dos, también la ocupan Carlos Bilardo (campeón en el 86, sub en el 90) y Vittorio Pozzo, quien con el bicampeonato de Italia en 1934 y 1938 es, hasta el momento, el único entrenador que ganó las dos finales que jugó.

En esa combinación de estadísticas exclusivas (solo cinco participan de ellas en noventa años y veintidós Mundiales), Deschamps compite a doble banda como Beckenbauer: de los cuatro entrenadores que dirigieron dos finales, ellos son los únicos que también las jugaron como futbolistas. El Kaiser corre con una ligera ventaja: a diferencia del francés, participó no de una, sino de dos como jugador (además de la ganada en 1970, fue sub en Inglaterra 1966).

De mínima, Didier empardará la línea de Bilardo y Beckenbauer: dos finales dirigidas, una ganada, la otra no. Y, si vuelve a ganar, alcanzará la línea de Pozzo. Dejará atrás entonces al Kaiser en el palmarés de títulos. Pero nunca a Bilardo: “Ninguno de ellos tiene el título de Médico”, contestó la vez que le dijeron que otro entrenador tenía más. (www.REALPOLITIK.com.ar)


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!