Viernes 19.04.2024 | Whatsapp: (221) 5710138
8 de enero de 2023 | Opinión

Pasado, presente y futuro de la política argentina

En la vida, casi siempre, hay tres etapas para analizar lo que está pasando: pasado, presente y futuro...

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing button Twittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir
print sharing buttonImpresión
gmail sharing buttonCorreo electrónico

por:
José Luis Kelly

Ejemplos:

Pasado: Sos joven, no estudiás, no aprendés ningún oficio, no te capacitás.

Presente: Mediocre, no conseguís trabajo e inserción laboral digna, diría malo, sin expectativas.

Futuro: Negro, muy opaco, tocando la indigencia.

Y así podemos analizar las relaciones laborales, empresariales y en general todas las acciones de la vida.

Con lo dicho, vamos a analizar la política argentina:

¿Qué nos pasó en los últimos 39 años de democracia que Argentina pasó de 5 a 50 por ciento de pobres, millones de indigentes, un país no digno de ser vivido?

En 39 años de democracia, no tuvimos golpes militares, no tuvimos guerras con países vecinos, no tuvimos maremotos, ciclones, tsunami o terremotos que destruyeron el 50 por ciento de argentina.

Tuvimos 27 años de peronismo en sus distintas versiones, tuvimos 8 años de radicales en sus distintas versiones, y 4 años del Pro y sus aliados.

Dicho esto, analizamos, al igual que en los hechos de la vida, pasado, presente y futuro de la política argentina.

Pasado de la política argentina:

Desde 1983 hasta 1994 veníamos un poco en caída, diría un 10 por ciento en caída. Raúl Alfonsín se fue antes de terminar su mandato, con una inflación del 2300 por ciento anual, 200 por ciento mensual. Carlos Menem asumió y sus primeros años fue un desconcierto, etcétera.

Ahora bien. En 1994 Menem y Alfonsín realizan el pacto de Olivos, pacto que permitió la reelección del primero, le dio el tercer senador a los radicales, le dio 3.000 millones de dólares sin control a Eduardo Duhalde para Fondo del Conurbano, y en un abrir y cerrar de ojos se llevaron más de 700 millones de dólares. Y, por si fuera poco, creó el Consejo de la Magistratura, que decretó “la constitucionalidad de la impunidad”.

El poder político todo, Nicolás Del Caño, Cristina Fernández de Kirchner, Mauricio Macri, Javier Milei, José Luis Espert, Horacio Rodríguez Larreta y el que sea, designa a los presidentes, gobernadores e intendentes.

El poder político designa a los ministros, secretarios. Designa a los jueces y para completar el cuadro de impunidad designa a los integrantes del Consejo de la Magistratura que debe controlar a los jueces, por ende, controlar la corrupción.

Es como que en el caso de los rugbiers que están juzgando en Dolores, el jurado esté compuesto por sus familiares directos. Esto es lo que nos pasó desde 1994.

Todos estos hechos que decretaron la corrupción, los volqué hace 24 años en un libro cuyo título decía “Cómo eliminar la desocupación y corrupción y tener Justicia independiente”.

En la página 24 hablé de la casta política, avísenle a Milei. Está veinte años atrasado o copia mal.

En la página 31 y 32 escribí sobre el Consejo de la Magistratura y anticipé que destruía la Justicia y generaba una gran corrupción.

En la página 184 y 185 escribí sobre los robos de la Legislatura de la provincia de Buenos Aires que ya eran alevosos, ídem resto de las legislaturas del país.

Presente de la política argentina:

La clase política toda, y cuando digo toda es toda, comenzó con los saqueos organizados. Con Menem fue famoso, “dame un Diego” en la obras públicas. Luego Néstor Kirchner 15 por ciento y hasta 50 y 60 por ciento. Posteriormente vino Cristina y el retorno no tuvo limites: Lázaro Báez y compañía.

Macri decía querer revertirlo, pero por incapacidad, por su entorno, por la Cámara Argentina de la Construcción, por falta de calle o por lo que sea al principio amortiguó el robo, pero después la corrupción siguió su camino exitoso.

Un legislador de la provincia de Buenos Aires o de Nación no puede justificar 40 millones de presupuesto por legislador por año y nos cuestan más de 200 millones, lo que llevó a que las legislaturas en sobreprecios en todo el país -en 39 años de democracia- se gastaran innecesariamente más de 65.000 millones de dólares. Casi un 20 por ciento de la deuda externa argentina.

En sobreprecios de las obras públicas se gastaron más de 180.000 millones de dólares, el 50 por ciento de la deuda externa argentina.

A marzo 2022 debíamos 376.000 millones de dólares de deuda externa y en gastos evitables, innecesarios, se gastaron 432.000 millones de dólares: un 20 por ciento más de la deuda argentina.

Y como final de este presente negro, podemos decir con total autoridad que desde 1983 a la fecha han muerto en Argentina, en forma evitable, innecesariamente, más de 600 mil seres humanos, veinte veces más que con el tirano Jorge Rafael Videla.

Como cierre de este presente, la corrupción destruyó la economía, destruyó la educación, destruyó la seguridad, destruyó la Justicia, destruyó la moral y las buenas costumbres. En fin, nos llevó a ser un país no digno de ser vivido.

Futuro de la política argentina:

Cómo se resuelve esta situación limite que nos toca vivir.

Si al ladrón de gallinas del pueblo lo ponemos de comisario, en breve no solo nos robarán todas las gallinas, sino todas nuestras pertenencias.

Si creemos que los que nos llevaron a esta situación, nos van a sacar de la misma, imposible.

Denme diez propuestas concretas, pero concretas, no eslóganes, en los últimos cinco años de Cristina Fernández, de Macri, de Larreta, de Milei, y consideren que solicito solo diez, cuando en realidad antes de cada elección deben presentar no menos de 400 propuestas concretas.

Si analizamos las propuestas electorales desde 1983 a la fecha todas fueron eslóganes, virtuales, expresiones de deseo. Nada cierto, nada concreto. Por eso cuando funden el país, cuando se van, nadie les puede decir nada porque nadie prometió nada.

Un senador de Estados Unidos me dijo: “Cuando usted vota a un candidato que no le dice lo que va a hacer en los próximos cuatro años, usted le está dando un cheque en blanco por la patria. Y cuando da un cheque en blanco por la patria, el ciudadano se convierte en traidor a la patria”.

Debemos ir todos -políticos, periodistas, ciudadanos, organizaciones intermedias, etcétera- y obligar a la clase política a que escriba qué va a hacer, cómo lo va a hacer y en qué tiempo lo va a hacer.

Que escriban mínimo cuarenta propuestas concretas por cada uno de los diez ministerios más importantes. O sea, 400 propuestas concretas.

Y ahí es donde quise dar el ejemplo y escribí más de 150 propuestas concretas, tomando diez ministerios, apuntando que en menos de dos años terminamos con la corrupción, terminamos con los planes, terminamos con los gastos inútiles, terminamos con la inseguridad, terminamos con la droga en todo el país, etcétera.  Para que en poco tiempo seamos un país digno de ser vivido, ejemplo en el mundo, y recién ahí podemos hablar de economía y futuro para nuestros hijos.

Cuantifique la corrupción en concordancia con Naciones Unidas.

Ofrecí 20 por ciento al que denuncié actos de corrupción, y ante el descreimiento de la Justicia argentina, traer cinco jueces internacionales de países con bajo índice de corrupción.

Ningún juicio por corrupción al estado debe durar más de 360 días.

Que no haya reelección para nadie en la función pública a nivel nacional, provincial y municipal.

Cambiar el sistema de votación, haciéndolo más democrático, evitando la participación de grupos que con dinero compran votos.

Tener por lo menos diez años de antecedentes antes de ocupar un cargo político.

Sólo una persona por grupo familiar en funciones públicas.

Reducción del 70 por ciento de los gastos políticos a todo nivel.

Todos los concejos deliberantes deben ser ad honoren, solo un viático mínimo para su movimiento.

Eliminar los planes sociales en un año.

Al igual que la clase política, los sindicalistas no pueden estar más de ocho años en su función.

Urgente un SOS. juvenil de 15 a 18 años.

Jerarquizar las fuerzas armadas, con control total de las fronteras marítimas, terrestres y aéreas

Cómo recuperar el 50 por ciento de la deuda externa argentina y dolarizar con el 50 por ciento y terminar con la patria financiera que nos devora hace más de cincuenta años en nuestro país.

Y 150 propuestas concretas y detalladas en www.joseluiskelly.ar.


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!