Domingo 21.07.2024 | Whatsapp: (221) 5710138
17 de enero de 2023 | Provincia

Difícil de justificar

Cristian Ritondo desplegó una millonaria campaña en la costa atlántica

La temporada de verano no está exenta de los típicos aviones que vuelan por la costa atlántica ofreciendo publicidad de todo tipo, a través de banners o hasta mediante voces en off, aprovechando la densa marea de gente que disfruta el clima en las playas. Todo es posible, aún fuera del calendario electoral.

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing button Twittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir
print sharing buttonImpresión
gmail sharing buttonCorreo electrónico

En tiempos electorales, la propaganda política ve en esta forma de comunicar una posibilidad de hacer lo suyo, sin importar que quienes allí se encuentran veraneando lo hacen para desconectarse al menos por unos días de la acuciante realidad, al tiempo que incurren en una forma poco regulada de contaminación visual y sonora.

Tal es el caso del peronista y ex ministro de Seguridad bonaerense de María Eugenia Vidal, Cristian Ritondo, lanzado como precandidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires, quien no para de abrir locales partidarios al tiempo que recurrió al uso de estos aviones de publicidad aérea.

Al margen de la contaminación que estos implican, no queda claro cómo hizo Ritondo para financiar semejante campaña, dado que su dieta como diputada nacional es más que insuficiente. Solo la confección del banner desplegado por los aviones tiene un costo de 150 mil pesos por unidad, pero si se desea cubrir Mar del Plata, Villa Gesell, Cariló y Pinamar se necesitan desde dos a tres, dado que la autonomía de los aviones impiden hacerlo en solo una maniobra.

Al mismo tiempo, cada viaje tiene un valor de 95 mil pesos solo sobrevolando Mar del Plata una vez al día, cifra que se repite si se elige Villa Gesell, Cariló y Pinamar, o bien el partido de La Costa. Si cualquiera de ellos pasara por las playas de estas tres localidades, se necesitarían de la partida de unos 735 mil pesos.

Ahora bien, si se quisiera, una vez confeccionados los tres banners por un total de 450 mil, promocionarlos tres veces por día el costo ascendería a 855 mil, que multiplicado por los 59 días que tienen enero y febrero tendría un costo de 50 millones de pesos.

Un costosísimo despliegue que expone la grieta que divide a la política de la sociedad y, más puntualmente, de la clase media, que durante esta temporada hizo un esfuerzo para poder disfrutar de unas vacaciones gasoleras mientras deben observar cómo los fondos difíciles de justificar de Ritondo vuelan por los aires. (www.REALPOLITIK.com.ar)

 


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!