Lunes 06.02.2023 | Whatsapp: (221) 5710138
19 de enero de 2023 | Cultura

La Renga rugió en Mercedes

Más de 38 mil personas fueron partícipes de la fiesta que generan “los mismos de siempre”

El sábado asistimos al recital de La Renga. Un evento que se convirtió en nuestra forma de vida, nuestra manera de, al menos por un día, esquivar al sistema y a la realidad.

HORACIO DELGUY

por:
Matías Bonadeo

Ese día todos nos juntamos por un mismo propósito: la música. Miles de personas vinieron de todo el país, viajando miles de kilómetros con parrilla, heladera, bebidas o bolsos, en motos o con carpas. Como siempre, estuvieron aquellos a los que les queda cerca y a los que no. El objetivo es el mismo: previa y recital de rock. Algunos aprovecharon y vendieron lo que podían, y otros directamente fueron de fiesta.

Cuando fue posible la gente llegó desde temprano, se instaló, sabía que la va a pasar bien y que a la vuelta iba a tener que caminar para llegar a su transporte, porque es la única manera de diagramar y que todo salga bien en un show de estas magnitudes.

Como es propio de esta gira, Javi Locura nos dio la bienvenida con un mural que marcaba “Bienvenidos al banquete”. Esta vez, debajo de ese título imponente podía leerse “Sudaka” (como acostumbra a caracterizarse la música de Los Gardelitos) y se podía apreciar al viejo que dibujó Chizzo para la tapa de “Esquivando Charcos” brindando con Korneta Suárez, ambos subidos a un barco, al costado de un barrio.

Fue una producción de La Renga junto a trescientas producciones y una seguridad de más de mil efectivos para que este show salga impecable. Luego del recital que dio Los Gardelitos, con escenografía y los clásicos "Sudakas" de la banda, ya estaba todo listo para que la mejor banda del país se haga presente.

A las 22.15, después de que un numeroso staff de plomos prepare el escenario, se apagaron las luces y arrancó la proyección del nuevo disco "Alejado de La Red". “El Gordo” Gaby ya en los controles, "Pipo" en las luces, "Leggio" en el sonido, Martín López produciendo desde abajo del escenario, Matías Goncalves operando, Chizzo ya con la viola calzada, lo mismo “Tete” con su bajo, “El Tanque” listo con los palilos y Manu con sus armónicas y saxos afinados, le dieron inicio a "Buena Pipa".

La gente ya estaba toda adentro. Ya éramos nosotros, solo quedaba disfrutar. “Desnudo para siempre”, fue el segundo tema, fue una sorpresa y la gente estaba todavía más sacada.

“Buenas noches, Mercedes. Hoy tenemos una noche de lindas sorpresas, estamos presentado el nuevo trabajo ‘Alejado de la red’”, saludó Chizzo a su público y comenzó “Parece un caso perdido”, seguido de “Tripa y Corazón” y “Al que he sangrado”.

La gente agitaba tanto en el predio que levantaba mucha tierra: “Este polvo que se levanta… Parecen elefantes pogueando”, tiró Chizzo antes de arrancar con la canción del nuevo disco, donde se podía ver en pantallas elefantes subidos a un fitito saltando.

También hubo un momento para el disco anterior y, como acostumbraron al arrancar la gira del álbum “Corazón fugitivo”, el tema elegido fue “La estrella”, para recordar ese discazo que los marcó en el 98. Luego le dieron paso a “Bien alto” para que el pogo sea mayor y Manu Varela pueda hacer soltar a todos con su solo de armónica.

Minutos después sonó “Para que yo pueda ver”, el tema dedicado a Santiago Maldonado.

Acto seguido llegó un momento especial con “Cuándo vendrán”, tema emblemático de "Despedazado" y, esta vez, acompañado con imágenes de la Selección Argentina campeona del mundo en las pantallas.

Lo mejor fue “El juicio del ganso”, clásico de Esquivando Charcos, con “Tete” utilizando una cámara de video como vincha en la cabeza, transmitiendo por las pantallas en primera persona. Y si hablamos de buenos temas, no podía faltar “En el baldío”, con ese solo espectacular de Chizzo con el que acostumbra darle intro al tema.

Posteriormente llegó el momento de presentar a “Las cucarachas de bronce”, la sección de vientos que dirige Manu Varela, para seguir con “Flecha en la clave”: “Como veníamos diciendo que es una fecha con lindas sorpresas, vamos a tener varios invitados que han venido a compartir esta fecha con nosotros”, contó el cantante para dar lugar al primero de la noche, Ciriaco Viera, cantante de Nagual, banda Argentina que se está haciendo escuchar hace años, para interpretar “Reíte”.

“Vamos a bajar un poquito”, le pide Chizzo a su público, dándole pie al “Set tranquilo” de la noche con “El cielo del desengaño”.

En ese momento se infló un monstruo marino gigante en el escenario para ponerle chispa a “Alejado de la red”. Luego, Chizzo presentó al segundo invitado de la noche: “Eli”, de Los Gardelitos, que acompaña con su guitarra para hacer “Triste canción de amor”.

“En bicicleta”, “Detonador de sueños” y “El que me lleva” completan la segunda parte del recital.

Cuando se contaban los últimos diez temas de la noche sonó “Rey de la triste felicidad”, y ahí el pogo siguió estallando, la gente saltó sola, acompañada, a caballito, cuidándose, eufórica, sacada, pero siempre cantando. Le siguió “Panic show” con dos invitados de lujo: Beto Ceriotti (ex Almafuerte) y Nacho Smilari (rockero histórico y habitual invitado de la banda desde hace años).

Esta rockeada sigiguió con “El revelde”, el himno noventoso de la banda, y finalmente el último invitado de la noche: Gaspar Benegas, guitarrista de Los Fundamentalistas, que se subieron en “Oportunidad oportuna”, tema que solo está grabado en "Insoportablemente vivo" pero ya es parte habitual del repertorio rengo, además de que es un temón.

Ya para el cierre, “El final es en dónde partí”, que cierra una lista de 26 temas.

Tras apenas unos diez minutos de descanso, Chizzo volvió a las tablas: “Cuánta gente que vino. Queremos agradecer a la ciudad de Mercedes por ofrecernos este predio maravilloso. Se me viene a la memoria en este momento los encuentros de motos en los que veníamos allá por los 90’s con grandes amigos como Los Lobos, con Pappo”, dijo el cantante algo emocionado. “Para recordar esos lindos momentos, también con la abuela Nelly, Motoralmaisangre”. Mientras tanto, en las pantallas se destacaban dibujos de la banda en moto -adaptados a la temática de los últimos videos- y de Nelly.

La lista cerró a puro pogo con “Oscuro diamante”, tema difusión de "Trueno tierra", muy habitual en la lista “La razón que te demora” del disco “Detonador de sueños”, álbum que los llevó a River, Huracán, Vélez y todo el país .

Chizzo volvió a agradecer a Mercedes y al público que viajó y recordó cuidar el espacio porque es probable que vuelvan. La noche cierra, como siempre, como tiene que ser, con “Hablando de la Libertad”, canción que cierra "Despedazados por mil partes", disco que los llevó a la consagración y a empezar a soñar con la música.

De fondo, en las pantallas se proyectan imágenes de la gente haciendo la previa, banderas y los mismos de siempre, disfrutando.

Para el final y con la canción terminada, miles de banderas flameaban al cielo y el público, sacado, sabía que había tenido una dosis de rock de más de tres horas. La multitud se arroja a los palillos y púas que lanzan los músicos, y eso indica el final.

“¡Nos vemos la próxima!", grita Chizzo, y el público se retira lentamente y feliz, sabiendo que lo dejó todo en el recital. Algunos se sacan fotos con el escenario, otros buscan gente a los gritos, están los que pasan a saludar a Gaby (el manager de la banda) y los que se retiran pensando que para muchos la caminata será larga pero acompañada con el corazón feliz.

Fue el primer recital de este 2023 para esta banda que, como destacó Bruno, solo publica en su Instagram las fechas de los shows: es que son pocos los portales, las radios y los canales de televisión que hablan e informan antes y después del evento. (www.REALPOLITIK.com.ar)


ETIQUETAS DE ESTA NOTA

La Renga, Chizzo

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!