Lunes 06.02.2023 | Whatsapp: (221) 5710138
24 de enero de 2023 | Nacionales

Un nuevo gobierno K

Axel a la Nación, Insaurralde a la provincia: La nueva estrategia del cristinismo recargado

Cuando todos esperaban que la candidatura presidencial del Frente de Todos fuera la de Sergio Massa –si continuaba con su sobria y acertada gestión-, o de Daniel Scioli –si la derrota resultaba inevitable-, Cristina metió mano otra vez.

Aparentemente de la nada, este lunes el cristinismo comenzó a celebrar una novedad recién salida del horno y guardada bajo siete llaves: el candidato presidencial bendecido por la vicepresidenta sería Axel Kicillof.

Según dejaron trascender desde el círculo íntimo de Cristina Kirchner, la vicepresidenta tuvo largas conversaciones con Lula Da Silva en los últimos días, en la previa a su viaje a Buenos Aires. Hablaron, y mucho, sobre la alianza estratégica entre ambos países y la necesidad de que el Frente de Todos salga vencedor de las elecciones presidenciales de este año para poder consolidarla en el tiempo.

Pero no sólo hablaron de proyectos, sino también de candidaturas. El mandatario brasileño le habría manifestado a CFK que, para llevar adelante ese programa común era necesario que en la presidencia argentina estuviera en manos de alguien cuya identidad y obediencia a la vicepresidenta fueran incuestionables. E inmediatamente hubo coincidencia en las razones y el candidato: el gobernador bonaerense, Axel Kicillof.

Si bien él venía afirmando reiteradamente su voluntad de postularse a la reelección en la provincia de Buenos Aires, cuando fue informado de la decisión no hubo posibilidad de pataleo. La jefa lo demandaba.

Salvo para Axel, que deberá cambiar una autopercibida cómoda campaña de reelección por una actividad desenfrenada a nivel nacional para tratar de imponerse en los comicios presidenciales, el candidato del Frente de Todos que vendría a ocupar su lugar, el jefe de Gabinete provincial, Martín Insaurralde, resulta seguramente la mejor opción a mano que tiene el oficialismo. Incluso mejor que la del propio Kicillof. Con su postulación se garantizaría la participación activa y la lealtad de la mayoría de los intendentes peronistas, y La Cámpora -por su alianza con Máximo Kirchner- obtendría los ansiados lugares clave en la administración provincial, contratos y cajas estatales, para tranquilidad de sus jefes y de la militancia.

Desde hace un año Cristina estaba esperanzada en que una victoria de Lula le permitiría potenciar a su propio espacio y fortalecer su situación personal y judicial. Queda en claro que no perdió el tiempo. Como en el 2019 al anunciar por sorpresa su decisión de bendecir a Alberto Fernández, ahora parece ser el turno de Axel. Por supuesto, todos esperan que las cosas no resulten de igual manera. (www.REALPOLITIK.com.ar)


ETIQUETAS DE ESTA NOTA

Martín Insaurralde, Daniel Scioli, Lula da Silva, Axel Kicillof, Sergio Massa, Cristina Kirchner

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!