Domingo 03.03.2024 | Whatsapp: (221) 5710138
26 de enero de 2023 | Nacionales

¿Qué le preocupa?

La trama detrás de las críticas del Papa Francisco a los números de la inflación

A poco más de un mes de cumplirse diez años desde su llegada al papado, Jorge Bergoglio se refirió por primera vez a la situación económica de la Argentina, país que nunca visitó, pese a que lo sobrevoló en reiteradas oportunidades.

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing button Twittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir
print sharing buttonImpresión
gmail sharing buttonCorreo electrónico

Lo que muchos celebraron como un gesto hacia la oposición, no es sino en realidad un implícito mensaje para uno de los políticos que Francisco siempre tuvo en la lista de peores enemigos: Sergio Massa.

Al conflicto iniciado con el kirchnerismo cuando Bergoglio aún gobernaba el arzobispado de Buenos Aires, se le suma un capítulo más que interesante, y es su enfrentamiento con el por entonces jefe de Gabinete, Sergio Massa, para quien el cardenal era una molestia.

Massa, alineado con los opositores a Bergoglio, especialmente el obispo Oscar Sarlinga de Zárate-Campana, y el cardenal argentino Leonardo Sandri, supo ganarse el odio del Papa cuando en 2008 impulsó el plan jubilación anticipada, al tiempo que según algunas fuentes en su despacho se habrían encontrado micrófonos de la ex SIDE.

Por aquel entonces, Massa habría pergeñado un plan para remover al cardenal Bergoglio enviándolo a una oficina al Vaticano, liberando el sillón cardenalicio de Buenos Aires y confinándolo a trabajo pastoral o administrativo vaticano que opacara la campaña que siempre hizo para llegar a ser Papa.

En 2005, de hecho, en medio del cónclave que eligió a Benedicto XVI, Bergoglio vio opacada su candidatura pontificia por la difusión de falsos informes que lo vinculaban con la última dictadura militar distribuidos entre todos los cardenales electores por fuentes diplomáticas argentinas en la Santa Sede.

Una vez llegado al trono de San Pedro, Francisco se vanaglorió de recibir a todos los políticos argentinos, con mayor o menor entusiasmo posó para la foto con todos, a excepción de Sergio Massa, a quien nunca perdonó y jamás recibió en el Vaticano, algo que sí hizo con Martín Guzmán, a quien de hecho nombró en la Academia de Ciencias.

A su vez, pocos meses después de iniciado el papado, a monseñor Sarlinga le cayeron veedores vaticanos para revisar las cuentas del obispado, a sabiendas de que encontrarían numerosas irregularidades. Sin pestañear, el Papa lo destituyó de su cargo y lo confinó a vivir de por vida en un monasterio de clausura, a donde lo envió a rezar.

Una vez más el Papa hizo de las suyas, perdona pero no olvida, y menos aún cuando ve en Massa un potencial candidato presidencial para las próximas elecciones que podría terminar aunando todas las voluntades que integran el gobierno nacional. (www.REALPOLITIK.com.ar)


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!