Sábado 20.04.2024 | Whatsapp: (221) 5710138
25 de febrero de 2023 | Nacionales

15 de marzo

Con Manes dormido, Gerardo Morales puso fecha al inicio de su sueño presidencialista

La decisión estaba tomada, pero había que poner una fecha al inicio de un desafío político importante.

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing button Twittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir
print sharing buttonImpresión
gmail sharing buttonCorreo electrónico

En ese contexto, el presidente del comité nacional de la UCR y gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, confirmó que el próximo 15 de marzo se lanza como precandidato a presidente para pelear dentro de las primarias de Juntos por el Cambio y competir contra el ya lanzado jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta; la presidenta del Pro, Patricia Bullrich, la ex gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal; y la dirigente de la Coalición Cívica, Elisa Carrió

Morales buceó aguas adentro de un radicalismo turbulento y llegó a la conclusión de que el partido que él conduce evidenciaba un estado similar al de un bote que está gareteando en laguna o de una hoja al compás del viento. Abundan las confusiones acerca de qué estrategias están adoptando ciertos sectores y dirigentes emblemáticos que ya buscan su “plan p”, esto es un “plan personal” de la conveniencia política, buscando recalar en algún cargo de un eventual gabinete de un presidente o presidenta del Pro.

Las voces de alarma se dieron hace unas semanas por algunos remolinos que se registraron en el interior de la provincia de Buenos Aires. Por caso, en la sexta cección electoral –que tiene a Bahía Blanca como epicentro- ven con mucho agrado la posibilidad de apoyar la campaña presidencial de Patricia Bullrich, sin esperar a los candidatos propios radicales que se encuentran en pie como el propio Morales o Facundo Manes.

El bahiense, el ex diputado nacional y ex vocero de Fernando De la Rúa, Juan Pablo Baylak, sería uno de los voceros de esa línea de acción. Tal vez eso suceda, dicen correligionarios bahienses, porque allí es fuerte la propuesta “libertaria” de José Luis Espert y Javier Milei.  Con un electorado muy proclive a propuestas moderadas o de centroderecha, la participación de la “Pato” evitaría una pérdida de votos que afecte a Juntos por el Cambio.

No obstante, Morales tiene otra teoría. Y la desarrolla así: esto sucede porque el partido se desorganiza y atomiza y no se siente fuerte en algunos distritos y van por la más fácil que es la de intercambiar figuritas para ventaja de algunos dirigentes partidarios de manera individual.

Acto seguido, le cuenta a quien quiera escuchar que ya andan circulando ofrecimientos para ocupar cargos de ministro de Justicia o del área de Comunicaciones, sea en los gabinetes de Larreta o Bullrich, por citar un par de ejemplos.

El mandatario jujeño ya expresó su predisposición a fortalecer el partido en todos los distritos, unificar criterios y si es necesario dirimir cuestiones internas puertas adentro. Si se elige la opción de cada distrito como un “sálvese quien pueda”, todo se hace muy difícil, confesó a sus más íntimos seguidores.

“Quieren agrandar la matrícula de socios en el club de los vices en algunos distritos”, viene afirmando el norteño, en alusión a quienes ya desistieron de ir con candidatos propios a la presidencia y ya negocian por lo bajo, algún buen destino legislativo.

TIEMPOS QUE APREMIAN

A Morales le faltaba esperar una decisión de su eventual competidor Facundo Manes, pero los tiempos políticos ya exigen alguna reacción. La necesidad de posicionamiento político entre marzo y fines de junio, que es cuando se cierran las listas, se ha transformado en prioridad. Además, Manes, según señalan en muchos pasillos políticos, está meditando un retiro exitoso de la contienda y busca que sea de la manera menos odiosa para su ego.

Por estas y otras cuestiones, Morales puso pie en el acelerador desde enero y empezó a convocar a tropa propia. Quiere armar una mesa de campaña en cada uno de los distritos y apuntalar así su mejor forma de transmitir su imagen y mensaje a los electores.

En provincia de Buenos Aires ya empezó formalmente hace unas horas, y fue cuando confirmó su lanzamiento ante un plenario de más de cien dirigentes de distintos distritos bonaerenses que fue organizado por la Corriente de Opinión Nacional, que lidera el ex diputado nacional, Federico Storani.

PLENARIO DE RECEPCIÓN

Storani rescató dirigentes entre los cuales no está precisamente el poder institucional partidario, pero sí con mucha historia. Por caso, en el mitín de un local ubicado a unos 300 metros del Congreso se encontraban entre otros, el ex intendente municipal de Saladillo, Carlos Gorosito, el también ex jefe comunal de Rojas y ex titular de la Cámara de Diputados, Marcelo Gear, y el ex diputado nacional, Alejandro Echegaray.

El también legislador nacional, Pedro Azcoity y el ex jefe del bloque de senadores provinciales, Jesús Porrúa, escucharon atentamente el discurso de Morales, como así también el ex intendente de Pergamino, Héctor “Cachi” Gutiérrez, y el otrora intendente de Tres Lomas, Mario Espada.

Allí también dijeron presente varios militantes y dirigentes de secciones del conurbano e interior bonaerense, de comités como Merlo, Vicente López y Almirante Brown y de la cuarta sección electoral, correspondiente al oeste provincial.

A este conjunto de históricos hay que agregarles algunos que regresaron a las arenas del centenario partido y que provienen de ocasionales períodos en partidos como el GEN y la Coalición Cívica, pero que se decidieron a volver y para ello un operador muy confiable fue el propio Federico Storani.

Lo cierto es que la Mesa Morales 2023, en tierras bonaerenses también tendría pleno funcionamiento en la primera semana de marzo y se estarían uniendo dirigentes de la talla de Juan Manuel Casella (ex ministro de Trabajo), el secretario del Senado Nacional, Juan Pedro Tunessi; Liliana Denot o Carlos Lahiteau, por el alfonsinismo histórico y no son pocos los que dicen que también se estaría sumando el intendente de San Isidro, Gustavo Posse.

Con este último, Morales tiene una muy buena relación política y buen diálogo, pero el sanisidrense no se decide aún a ser su candidato a gobernador provincial y eso sería un engranaje básico en la estructura. De hecho, en el plenario aludido, no fueron pocas las voces que exigieron un lanzamiento con tira completa para que haya postulantes radicales a nación, provincia y municipios.

Con algunas cuestiones pendientes, sigue su marcha el sueño presidencialista del jujeño Morales y espera que estos anuncios despabilen a sus ocasionales adversarios en Juntos por el Cambio y permita discutir una propuesta conjunta de gobierno, que es otra de las preocupaciones que desvela al conductor del comité nacional partidario. (www.REALPOLITIK.com.ar) 


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!