Sábado 20.07.2024 | Whatsapp: (221) 5710138
10 de marzo de 2023 | Pastillas de Colores

Papelón insólito

X-Men en Villa Gesell: Un error de película

En 2011, el quinto filme de la saga ubicó a la Villa como un destino nazi de su guión, aunque ambientado en un entorno de lagos y montañas, más propio de la Patagonia que de la Costa Atlántica. La explicación de los realizadores y los mitos cinematográficos de Gesell.

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing button Twittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir
print sharing buttonImpresión
gmail sharing buttonCorreo electrónico

por:
Juan Provéndola

Gesell había llegado a Hollywood. Al menos eso es lo que pareció cuando, desde las grandes pantallas del circuito mundial del cine, se mostraba un imponente paisaje natural con la inscripción: "Villa Gesell, Argentina". Pero había algo raro había en esa escena: no aparecían la playa, el pinar, la avenida 3 ni el Faro Querandí, sino montañas nevadas y lagos con agua de deshielo. 

Claramente no se trataba de Villa Gesell, sino de la Patagonia. Un error de cálculo de "apenas" 1500 kilómetros fue el que cometió Matthew Vaughn cuando dirigió "X-Men, Primera Generación", la quinta película de la saga, estrenada en junio de 2011, hace casi ya doce años.

La escena transcurre en el contexto de un viaje que Magneto —el villano principal de la célebre tira de cómics— realiza al término de la Segunda Guerra Mundial para encontrar a Sebastián Shaw, un jerarca nazi que había matado a su madre. Según la información que recibió Magneto, Shaw (personificado por Kevin Bacon) estaba recluido en estas tierras que no quedó claro si pertenecen a Villa Gesell, tal como se describe, o a la Patagonia, tal como se ve.

El yerro despertó rápidamente infinidades de comentarios irónicos. Uno de ellos se preguntaba cómo el malhechor Magneto podía cometer semejante confusión con la cantidad de poderes sobrenaturales que poseía. Incluso hay una página en Facebook llamada "Más perdido que Magneto en Villa Gesell", que muestra distintas imágenes humorísticas sobre el equívoco.

Como si esto fuera poco, la escena en cuestión concluye en un bar donde el cantinero se comunica con expresiones tales como "cabrón", que por cierto nada tienen que ver con las que se utilizan en Argentina, el país elegido por los realizadores de X-Men para ubicar el refugio nazi de Shaw. 

La lista de pifias de la película se engrosa, además, con otros agregados. Por ejemplo, la circulación en 1936 de una moneda de cinco marcos alemanes que fue creada recién en 1938, misiles desarrollados dos décadas más tarde que cuando los fecha la película, un Cadillac modelo '72 rodando diez años antes de su aparición y helicópteros británicos en las fuerzas armadas soviéticas. La cantidad de equivocaciones fue tal, que el sitio Movie Mistakes consagró a "X-Men, Primera Generación" como el filme con más errores de todo aquel 2011.

La locación de esa escena que se convirtió en meme es en Bariloche, por la zona del Llao Llao. Más adelante, los realizadores explicaron que prefirieron denominar al lugar como Villa Gesell por temas de pronunciación inglés, el idioma originario de la película.

El mapa nazi se extiende por muchos lugares de Argentina. La Patagonia tiene la figurita más difícil del álbum: el capitán de las SS Erich Priebke fue, durante mucho tiempo, un ciudadano ilustre de Bariloche. De Villa Gesell, en cambio, solo pululan mitos cinematográficos, como el de Carlos Gesell bajando lingotes de oro de submarinos u-boats en medio de la noche. Toda investigación redunda en datos imprecisos, jamás comprobables, algunos delirantes. Un inventario al que la saga X-Men le hizo su aportar: imaginar a Villa Gesell como un paradisíaco lugar rodeado de fríos lagos y montañas nevadas. (www.REALPOLITIK.com.ar) 


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!