Lunes 04.03.2024 | Whatsapp: (221) 5710138
16 de marzo de 2023 | Provincia

Connivencia gremial

Directivos se niegan a denunciar la falta de agua en las escuelas por temor a represalias

El retorno a clases en la provincia de Buenos Aires, celebrado por la ausencia de conflictos docentes, dejó en evidencia el pésimo estado de las escuelas que ante la ola de calor debieron tomar medidas, aunque algunas de ellas se niegan a hacerlo por estar en sintonía con el relato oficial.

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing button Twittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir
print sharing buttonImpresión
gmail sharing buttonCorreo electrónico

Nadie esperaba una ola de calor como la que por estos días azota a la provincia de Buenos Aires y gran parte del país, con temperaturas cercanas a los 40°. Mucho menos directivos y docentes que debían volver a aulas sin ventilación adecuada, falta de ventiladores y artefactos de refrigeración.

La capital provincial ha sido testigo de innumerables quejas justificadas por parte de los alumnos, quienes se niegan a estudiar en estas condiciones. Durante las clases, cotidianamente son muchos los niños y adolescentes que sufren fuertes golpes de calor y deben ser asistidos por el personal del colegio con los pocos elementos a disposición.

A esto se suma la falta de agua que preocupa a los vecinos de diversos barrios, problema que fue persistente durante todo el verano pero que resolvieron provisoriamente con bombas cisternas.

Sin embargo, el malestar entre padres y alumnos aumentó cuando desde algunos equipos directivos comenzaron a negarse rotundamente a llevar el reclamo a los medios de comunicación para lograr una mayor visibilidad ante la falta de obras, llegando incluso a sostener: “No queremos quilombx”.

Muchos de estos equipos directivos comulgan con los gremios docentes, hoy en convaleciente silencio ante esta situación y en unidad con la gestión de Axel Kicillof y su ministro de Educación, Alberto Sileoni, que no han mostrado mayor preocupación al respecto y permiten que se dicten clases en condiciones inhumanas: sin agua y, por momentos, sin luz, por temor a represalias.

El chat de padres de uno de estos establecimientos, al que tuvo acceso este medio, dejó en evidencia la bajada de línea de los directivos a preceptores, quienes evitan suspender las clases y llaman a ir un par de horas o incluso a hacerlo con una nota firmada por los padres que los autorice a salir en un horario no determinado, es decir, cuando ya no soporten más el calor y no tengan con qué paliarlo.

“Chic@s! Por las dudas mañana lleven nota en el cuaderno que diga por falta de agua nos retiramos 9.20. Firma, aclaración y DNI de madre o padre. Los que aún no compraron el cuaderno y solo por esta vez (emergencia) hagan la nota en una hoja, agreguen además nombre, apellido y DNI de ustedes y curso. Hasta mañana!”, puede leerse en uno de ellos.

Pero lo insólito es el motivo utilizado para tales acciones, la de emergencia sanitaria, como si se tratara de una pandemia y no de la falta de obras públicas concretas que podrían haber evitado esta acuciante situación. La ineptitud y la connivencia de los gremios kirchneristas parecen ganarle a la falta de agua. (www.REALPOLITIK.com.ar)


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!