Viernes 01.03.2024 | Whatsapp: (221) 5710138
21 de marzo de 2023 | Nacionales

Narcotráfico

Aníbal Fernández envió gendarmes al conurbano e hizo estallar una nueva interna con Kicillof

Los cortocircuitos en el Frente de Todos se multiplican cada día. Este lunes, el Ministro de Seguridad de la Nación, Aníbal Fernández, dispuso un sorpresivo despliegue de la Gendarmería por el conurbano bonaerense, sin consultar ni avisar previamente a Axel Kicillof.

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing button Twittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir
print sharing buttonImpresión
gmail sharing buttonCorreo electrónico

La respuesta del gobernador bonaerense fue inmediata: envió una carta exigiendo una explicación del ministro por su accionar inconsulto, en tanto en su entorno salieron a cuestionar la efectividad de la medida para combatir la inseguridad que se extiende a lo largo del país, y de la que no es precisamente ajena la provincia.

Silenciosamente, Aníbal Fernández venía diagramando la ubicación de cinco bases operativas en territorio provincial, a ubicarse en La Plata, Avellaneda, La Matanza, Pilar y Tigre. Su presencia apuntaba a generar un efecto disuasorio para desalentar el delito en zonas calientes. Si bien la medida está sujeta a valoraciones contrapuestas, su determinación de llevarla a la práctica haciendo caso omiso de las autoridades provinciales generó un nuevo escándalo interno dentro de la coalición oficialista.

Habida cuenta de los cuestionamientos que provoca el estilo de gobierno de Axel Kicillof, Aníbal decidió “puentearlo”, por lo que dialogó directamente con los intendentes, dejando de lado a Sergio Berni y Kicillof. El gobernador exigió inmediatas explicaciones a la Casa Rosada. Desde La Cámpora se limitaron a dejar trascender que se trata de un nuevo capítulo de la confrontación entre el ministro de Seguridad y esa agrupación, y definieron como “rota” a la relación entre ambos.

En las cercanías de Kicillof, de todos modos, trataron de bajar el nivel de confrontación. “No nos interesa polemizar. La nota es un procedimiento protocolar por la necesidad de coordinación, nada más. Ojalá finalmente lleguen los gendarmes a las calles del conurbano”, indicaron.

Más dura fue la respuesta en el entorno de Berni, desde donde se llamó la atención de que, “por constitución, no se pueden mandar fuerzas federales a una provincia sin antes haber consultado con el gobernador” y que “en todo caso, debería haber sido la provincia quien lo solicitara”. 

El remate fue apelando a una ironía: “Sabina Frederic, por hacernos lo mismo, terminó en los Cascos Blancos”.

Sin embargo, en el estado actual de la controversia entre albertismo y cristinismo, no parece que al ministro le aguarde una sanción similar a la que sufrió su predecesora. La lectura que se hace en derredor a Sergio Berni es que se trató de una jugada de dudosa efectividad, tomada exclusivamente para “hacer enojar a Kicillof” y hacerlo aparecer públicamente reclamando la salida inmediata de los efectivos, lo que permitiría presentarlo como “cómplice” de la escalada de violencia.

Pero Kicillof no cayó en la trampa y se limitó a enviar una carta formal de queja por el carácter inconsulto del procedimiento, aunque no por la medida en sí. Aníbal Fernández entonces salió a dar detallada cuenta de las reuniones mantenidas los secretarios de Seguridad de todos los distritos del conurbano bonaerense para coordinar la medida, corroborando que poco le interesa lo que piense el gobernador.

“¿Por qué no lo saben? Muchachos, si ustedes están viendo otro canal, yo no tengo la culpa. Nosotros trabajamos todos los días de la misma manera”, interpeló a Berni y a Kicillof. Y sentenció que, en temas de seguridad, “la respuesta tiene que ser inmediata, por eso me da bronca lo de la carta”.

Al ser consultado sobre si Berni le había solicitado el despliegue de fuerzas federales, Aníbal contestó con otra provocativa ironía: “No, el señor es muy importante para hablar con nosotros, no habla con terrenales, habla con semidioses como la mitología griega”.

Y explicó que los cinco comandos unificados van a permitir “actuar con rapidez” y “estar presentes” en zonas azotadas por la inseguridad y la violencia.

En líneas generales, la medida en sí fue bien recibida, aunque se cuestionó el procedimiento y la falta de coordinación con la gobernación y la mayoría de los municipios. Así lo hizo, por ejemplo, Diego Valenzuela, intendente de Tres de Febrero de JxC, quien publicó en su cuenta de Twitter: “No nos podemos enterar por los medios. Somos los que mejor conocemos los territorios que gobernamos. Esperamos y confiamos en una decisión equitativa, coordinada, transparente y con diálogo”.

La práctica de ignorar a los gobernadores para acordar directamente con los intendentes pudo resultar eficaz cuando la implementó Néstor Kirchner. Pero, en las circunstancias actuales y referida puntualmente al tema seguridad, deja planteadas razonables dudas sobre su efectividad. (www.REALPOLITIK.com.ar)


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!