Sábado 22.06.2024 | Whatsapp: (221) 5710138
8 de abril de 2023 | Nacionales

Se acabó el show

¿El operativo clamor llegó a su fin?

Por más que sus incondicionales se resistan a aceptarlo, la decisión de Cristina de no postularse como candidata presidencial nunca fue puesta en duda por la protagonista. El denominado operativo clamor fue una nube de humo que apuntó a mostrar músculo político para negociar espacios en la interna y la Justicia.

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing button Twittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir
print sharing buttonImpresión
gmail sharing buttonCorreo electrónico

Cristina Fernández de Kirchner tiene en claro que sólo es posible esperar una derrota –tal vez muy dolorosa- en las próximas elecciones, y no quiere aparecer como la cara del fracaso. Su estrategia consiste en duplicar las señales de lo que le queda de su poderío ante el poder judicial, en lo posible mantener el control sobre la provincia de Buenos Aires y dejar que otro sea el chivo expiatorio. Alguien que le permita demostrar que aún conserva capacidad de fuego, pero que le deje el liderazgo de la oposición en los próximos cuatro años. Ya lo hizo con Daniel Scioli en 2015. La fórmula la conoce de memoria.

Por esta razón es que lo que pretendió ser un encuentro nacional del cristinismo el sábado pasado en el Chaco, y que iba a reeditarse este sábado, fue vaciado por los referentes nacionales del espacio. Así quedó circunscripto a un acto chaqueño, para impulsar la candidatura presidencial de Jorge Capitanich, y lo mismo sucederá, en el caso de que se concrete, con la cita en la La Rioja del sábado próximo.

Ni el “Coqui” ni Wado de Pedro, los dos presidenciables que se mencionan hasta ahora dentro de un cristinismo ampliado, tiene volumen electoral suficiente y, ni siquiera, respaldo unánime dentro de la congregación de Cristina. El gobernador chaqueño hace rato que blanqueó su aspiración a postularse y el ministro del Interior negocia con varios gobernadores. Hasta ahora, el elegido para acompañarlo como vice sería el santiagueño Gerardo Zamora, de extensa relación con el universo de la vicepresidenta.

Sin Mauricio Macri en el juego, no había posibilidad alguna para Cristina en una competencia electoral. Por eso la vicepresidenta y La Cámpora decidieron bajarle intensidad, enfocándose en la marcha programada para la semana próxima a los tribunales.

A Cristina le preocupa, ante todo, su libertad y la de su hija. Todo lo demás le resulta aleatorio. Y ya ni se preocupa en disimularlo. (www.REALPOLITIK.com.ar)


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!