Sábado 13.04.2024 | Whatsapp: (221) 5710138
10 de abril de 2023 | Gremiales

Impuestos "asfixiantes"

La AMP denuncia que la presión impositiva pone en riesgo a médicos y reduce el acceso a la salud

Como el techo del monotributo se mantiene bajo, la mayoría debe pasar al régimen de responsable inscripto, lo que los obliga a perder más del 35 por ciento de lo que ganan en impuestos.

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing button Twittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir
print sharing buttonImpresión
gmail sharing buttonCorreo electrónico

Las autoridades de la AMP denuncian que la presión tributaria a la que se ven sometidos médicos es tan “asfixiante” que muchos prefieren trabajar menos para no perder poder adquisitivo. De esta manera, se reduce la disponibilidad de profesionales de una actividad esencial como la medicina y, por lo tanto, se pone en riesgo el acceso a la salud de la población. 

La Argentina tiene regímenes especiales como el monotributo y el de responsable inscripto, que incluyen a trabajadores que no se encuentran en relación de dependencia. Hasta cierto “techo” de ingresos (470.853 pesos) el trabajador se encuadra dentro del régimen monotributista. En cambio, si factura más, sea cuál sea ese monto mayor, deberá pasar al régimen de responsable inscripto, lo que le demanda el pago del impuesto a las Ganancias, entre varios otros como el IVA e ingresos brutos. De este modo, el fisco le retendrá más del 35 por ciento de todos sus ingresos. Ambos regímenes influenciados por la alta inflación genera entre los contribuyentes independientes una presión impositiva que médicos califican de “asfixiante”.

“Romper el techo de monotributista y pasar a ser responsable inscripto implica tener que trabajar el doble. Porque si te pasás (del máximo que puede facturar un monotributista) por un porcentaje menor al doble terminás trabajando el doble pero ganando lo mismo, porque la presión tributaria es exagerada, te descuentan una tonelada de plata”, explicó Martín Cesarini, presidente de la Agremiación Médica Platense. Y ejemplificó: “Si yo cobro 400 mil pesos siendo monotributista me quedo con esos 400 mil pesos, pero si yo paso a facturar 450 mil pesos y paso al régimen de responsable inscripto termino ganando menos de 300 mil pesos por la enorme carga de impuestos a la que nos vemos sometidos”.


Martín Cesarini, presidente de la Agremiación Médica Platense.

Esta situación ya genera consecuencias perjudiciales para el desempeño de médicos que tiene que pagar Ganancias porque, por un lado, es tanto lo que tienen que trabajar que caen en el pluriempleo extremo: tienen que ir de un consultorio a otro, con el consiguiente riesgo de estrés crónico y síndrome de burnout. Si deciden no pasar al régimen de responsables inscriptos, en cambio, se ven obligados a ofrecer menos turnos, y esto indirectamente reduce las posibilidades de acceso a la salud para la población, una tendencia que ya comienza a verse en la ciudad y que redunda en que, para algunas especialidades, los pacientes deban esperar meses para ser atendidos y atendidas.


Ezequiel Fidalgo, vicepresidente de la AMP.

El vicepresidente de la AMP, Ezequiel Fidalgo, explicó: “Nosotros vemos que los médicos están trabajando menos por este problema y por eso faltan profesionales en las guardias y en los consultorios. Y uno de los problemas es que muchos colegas no se quieren pasar al régimen de responsable inscripto porque pierden mucho dinero con el pago de Ganancias y los demás impuestos”.

Cesarini remarcó que “la queja que nos llega es que hoy el sistema tributario tiene tan atrasada la actualización de las escalas del monotributo que los médicos están decidiendo trabajar menos”. Por ese motivo, señaló, “queremos poner en la agenda pública y cuestionar la presión tributaria para nuestra actividad, que forma parte de la garantía al derecho a la salud de la población y que es considerada actividad esencial, algo que se vio claramente durante los años de pandemia”. Y agregó que “hay un dato no menor y muy sensible, y es que los médicos/as incluyen dentro de lo que facturan los insumos que tienen que utilizar. Eso quiere decir que yo facturo un gasto, por ejemplo, el uso de agujas, pero eso no significa una ganancia para mí, sin embargo, al momento de computar lo que tengo que tributar se toma como si fuera una ganancia, cuando en definitiva es dinero que tenemos que reinvertir en reponer esos insumos”.

Asimetría con otros rubros

Las autoridades de la AMP indicaron que a esto se suma una gran asimetría con otros trabajadores en relación de dependencia, ya que recientemente el gobierno estableció un importe salarial que si no se supera no se tributa el impuesto a las ganancias: ese valor del mínimo no imponible a diciembre 2022 era de 404.331 pesos mensuales, anualizado llega a 4.851.972 pesos. Sin embargo, para los profesionales médicos responsables inscriptos ese techo es arbitrariamente mucho menor: 252.564,84 al año.

Asimismo, médicos se consideran en desventaja porque a rubros tales como el de los trabajadores rurales se los exime o se les reduce la carga impositiva de las patentes automotrices porque se considera a sus vehículos como herramientas de trabajo: “Sin embargo, y pese a que nosotros vamos de un consultorio a otro para ofrecer servicios de salud no se nos tiene la misma consideración”, advirtió Cesarini.


Rodrigo Matamoros, Asociación Argentina de Dermatología Pediátrica.

El médico Rodrigo Matamoros, especialista consultor en Pediatría y Presidente de la Sociedad Platense de Médicos Pediatras explicó que todas las especialidades clínicas, es decir, quienes viven de las consultas, sufren la misma presión y que se vuelve insostenible: “Si uno suma Ganancias, Ingresos Brutos, aportes al Colegio Médico, más alquiler de consultorio y pago de secretaria, entre otros costos que tiene nuestro trabajo, al 50 por ciento de tus honorarios no los ves”. Asimismo, detalló que “quienes venden bienes o hacen prácticas pueden aumentar el valor de ambas cosas para compensar las pérdidas. Nosotros, en cambio, ofrecemos un servicio que no podemos incrementar arbitrariamente, por lo tanto, a los que vivimos de las consultas nos conviene seguir como monotributistas por una razón que es ilógica pero real: nos conviene trabajar menos para ganar más”.

Matamoros explica lo inconveniente de la ecuación con el siguiente ejemplo: “Si atiendo diez consultas soy monotributista y pago, a lo sumo, 35 mil pesos al mes, en cambio, si atiendo 12 pacientes tengo que pasar al régimen de responsable inscripto y, para ganar lo mismo que antes, debería atender a más de 25 personas, es decir que no me alcanza el día”.
Al igual que las autoridades de la Agremiación considera que los profesionales de la salud deberían tener una escala o un porcentaje diferenciado a la hora de pagar impuestos porque, de lo contrario, es evidente que cada vez habrá menos médicos y médicas que elijan especialidades clínicas y, por lo tanto, se verá resentida la atención de los y las pacientes.

Con todo, desde la AMP anunciaron que van a solicitar tanto a las autoridades nacionales y provinciales que se tome en cuenta la condición de trabajadores esenciales de los médicos. El objetivo es que desde el estado se generen las herramientas que permitan reducir la carga impositiva que vienen soportando: “Esto es clave para no resentir la calidad de vida de los y las profesionales y para garantizar el acceso a la salud de la población, pilar fundamental de una política de estado”, concluyó Cesarini. (www.REALPOLITIK.com.ar) 


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!