Miércoles 27.09.2023 | Whatsapp: (221) 5710138
15 de abril de 2023 | Nacionales

Banda en fuga

El cristinismo estallado en mil pedazos

Si algo faltaba para comprobar que el cristinismo está estallado y en retirada, el acto en Tribunales del pasado jueves acabó con las dudas. Lo que supo ser un encuadramiento sólido y vertical terminó convertido en un rejunte sin lógica alguna, en el que el sálvese quién pueda parece ser el denominador común.

Primero fue abandonado el “operativo clamor” lanzado por La Cámpora a los pocos días de haberse echado a rodar. La “orga” fue la primera en borrar con el codo lo escrito con la mano. Quienes siguen levantando la consigna son expresiones atomizadas sin peso político concreto.

En la última reunión del PJ bonaerense, presidida por Máximo Kirchner, se decidió marchar al Palacio de Tribunales de la Nación para reclamarle a la Corte Suprema de Justicia el “fin de la proscripción” de Cristina Fernández de Kirchner. Pero la mayoría de quienes aprobaron la acción estuvieron ausentes este jueves. El primero en pegar el faltazo fue nada menos que el propio Máximo.

Uno de los ausentes describió el cuadro de situación sin filtro alguno: “No tiene nada que ver que hayamos ido o no a la marcha. Si el hijo tampoco fue. Todo se hace para ir calmando a los que quedan postergados o relegados en la discusión. Un día hacemos algo para bajar el conflicto con La Cámpora, otra para las organizaciones sociales, otro día nos invitan a La Plata para anunciar obras y así todos los días. Es una ronda de compensaciones todo esto”.

El cálculo y los intereses particulares han terminado liquidando la escasa cohesión que existía aún dentro del cristinismo y del Frente de Todos bonaerense. A la postre, el acto y la conducción de los entusiastas que asistieron al Palacio de Justicia quedó en manos de Axel Kicillof. Los participantes procedían de los sectores más radicalizados del cristinismo, que levantan consignas contra el FMI o el gobierno de los Estados Unidos sin importar quién convoque o qué tipo de relación exista con el gobierno del Frente de Todos.

Axel Kicillof fue el principal orador y es el primero y más convencido cultor de esta posición “anti imperialista”, que parece extraída del arcón de las décadas de 1960 y 1970. Aunque en su condición de jefe de estado bonaerense no pueda dejar de reconocerle a Sergio Massa el mérito de haberse “tirado encima de la granada” tras la renuncia de Martín Guzmán.

La única capaz de aglutinar los intereses y posicionamientos contrapuestos dentro del Frente de Todos bonaerense es Cristina. Pero la vicepresidenta está convencida de que la elección está perdida y no quiere moverse un ápice de su determinación de no participar en las próximas elecciones. Más aún cuando los pedidos de reconsideración son inconexos y atomizados.   

Por su parte, los intendentes del peronismo sólo están interesados en mantener sus municipios, sin importar qué clase de acuerdos políticos deban cerrar ni con qué espacio político nacional. Sobre todo ahora que, con el paso de los días, la candidatura de Axel Kicillof ha comenzado a desgastarse a paso acelerado.

Con brutalidad extrema, un importante jefe municipal explicó la situación a este medio y en absoluto off the récord. “Acá no hay amigos. Hay intereses y un único objetivo: que el peronismo no desaparezca”. Aunque para eso deban terminar direccionando los votos en las boletas de presidente o de gobernador hacia Juntos por el Cambio o La Libertad Avanza. (www.REALPOLITIK.com.ar)


ETIQUETAS DE ESTA NOTA

Cristina Fernández de Kirchner, Máximo Kirchner, Axel Kicillof, Sergio Massa, Martín Guzmán

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!