Domingo 16.06.2024 | Whatsapp: (221) 5710138
17 de abril de 2023 | Cultura

"El templo del rock"

Pura Vida Bar: Quince años de resistencia y un documental

Cuando había cumplido su primer década de existencia, la emblemática sala platense inspiró "El templo del rock", producción que narra los orígenes, disputas y supervivencia del local en Diagonal 78.

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing button Twittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir
print sharing buttonImpresión
gmail sharing buttonCorreo electrónico

por:
Juan Provéndola

Algún día los eruditos reconocerán a La Plata como la ciudad que rescató la cultura rock argentina de la terapia intensiva post Cromañón. Si en alguna debía producirse la refundación, nada mejor que aquella en la que no sólo convergen las diagonales trazadas por los masones sino también las incandescencias intelectuales de artistas, estudiantes universitarios y migrantes de toda la provincia de Buenos Aires. 

Pero para que este potencial tuviera utilidad y sentido, fue necesario además un lugar capaz de articular semejante diversidad y energía. Y ése fue el Pura Vida, bar fundado en 2007 sobre Diagonal 78, a espaldas a la facultad de Bellas Artes, que comenzó siendo trinchera de ignotos, luego potrero de atrevidos y finalmente un espacio que trascendió la ciudad. No por nada el realizador Osvaldo Sudak tituló su fabuloso rockumental de dos horas como "El templo del rock", a secas, sin referencias geográficas.

En ese local se columpiaron desde El mató a un policía motorizado y normA hasta El Perrodiablo y Las Piñas, y allí también se reescribió el contrato moral que el rock debía instituir obligatoriamente si deseaba refundarse a través de un espíritu anarquista pero cooperativo, mediante la celebración de la diversidad y ciertos respetos culturales desvanecidos.

Durante dos años, Sudak fue religiosamente al Pura Vida para registrar todo lo que sucediera ante su lente: grupos teniendo su heroica noche debut, incendiarias fiestas LGTB, resistencias pacíficas ante intromisiones policiales, los monólogos provocadores del performer Alberto Bassi, encuentros y zapadas mágicas y un clima de ceremonia en el que todos parecían elevarse hacia estadios superadores. 

"En el género documental, el guión no se escribe de antemano, sino a medida que se filma. Y, en este caso, creo que fue un gran acierto, porque todo lo que me encontraba era mucho mejor de lo que imaginaba", afirmó Sudak, quien inscribió "El templo del rock" dentro de una trilogía que comenzó con "Alto bardo" (en base a una fiesta que hizo en su casa con bandas locales) y concluye con una peli sobre la escena platense.

Hay dos revelaciones que Osvaldo Sudak consideró fundamentales para el tono y el volumen de su obra. Uno fue el intento de clausura que el gobierno de La Plata encabezó junto a la policía en 2015, que despertó una conmovedora adhesión espontánea de miles de músicos y parroquianos del Pura Vida y que, finalmente, logró torcer la decisión a través de protestas y marchas, todo notablemente filmado y compaginado. Y por otro lado, la figura magnética y emblemática de Caio Armut, uno de los encargados del bar junto a Diego Cabanas, fallecido en febrero de 2016, en pleno rodaje.

"El Pura fue idea de Diego Cabanas, quien trabajaba cuando el bar tenía otro nombre y otro perfil, y tras el cierre decidió abrir uno que le diera cabida a bandas nuevas. Caio se sumó después, cuando lo conoció y encontró el espacio ideal para canalizar sus ganas de agitar y habilitar a artistas emergentes. Su sociedad fue mágica, como lo es el ambiente del Pura Vida", afirmaba el realizador. En otro aspecto, la peli es también un homenaje a la generosidad sin parangón de Armut, un rockero sin banda capaz de colaborar económicamente con artistas o realizar festivales en cárceles. Tan consciente estaba Caio de su vida intensa que festejaba su cumple dos veces al año.

Para Sudak, el Pura Vida entrañó una versión argenta  (bonaerense) de la escena "Madchester". La evidencia está en los cientos de testimonios en las dos horas de peli. Ahí se ve y escucha a 60 bandas, pero también a personal de seguridad, sonidistas, encargados de barra, habitués varios y quienes dirigen la radio online del bar. Un desfile de personajes que parecen sacados de la ficción, porque resulta difícil creer que todo ese clima de desborde catalizado por el noble estímulo del rock sea posible.

"Lo que hizo crecer al Pura fue la diversidad", refuerza un músico mientras en las escenas se advierte un notable protagonismo de bandas lideradas por mujeres y fiestas drag que se convirtieron en un clásico del lugar. En otro pasaje comparten escenario Viedma Tripulación y Las Armas Bs As, dos grupos que desde su bautismo ratifican al Pura también como un horizonte aspiracional del rock bonaerense. Julián Ibarrolaza, de Embajada Boliviana, agrega que el lugar incita a "buscar la belleza en la perseverancia". Porque está claro que lo que delimita la frontera entre la genialidad y el disparate es la prepotencia del trabajo.

Pura Vida demuestra, entre tantas cosas, que el rock debe ser cuestionado y –si es necesario– también dinamitado para seguir siendo novedad y no solo pieza de museo. "¿Qué es el rock?", se pregunta retóricamente Osvaldo Sudak después de haber entregado dos años de su vida a filmar, recortar y editar: "Algo que todavía está en construcción", responde. (www.REALPOLITIK.com.ar) 


ETIQUETAS DE ESTA NOTA

Juan Provéndola, Pura Vida, Osvaldo Sudak

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!