Miércoles 28.02.2024 | Whatsapp: (221) 5710138
19 de abril de 2023 | Provincia

La batalla perdida de Andrés Larroque

Imágenes exclusivas: La espiral de violencia en los centros del OPNyA casi termina en tragedia

Drogas, violencia y más permisos parecen ser el explosivo cóctel que en las últimas horas casi termina con vidas humanas en los centro de detención de menores de la provincia de Buenos Aires, mientras en el OPNyA miran para otro lado.

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing button Twittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir
print sharing buttonImpresión
gmail sharing buttonCorreo electrónico

El Organismo Provincial de Niñez y Adolescencia, que depende del ministro Andrés “Cuervo” Larroque, concedió innumerables permisos a los jóvenes reclusos de los centros de menores, desde visitas higiénicas, teléfonos celulares las 24 horas y hasta piletas para pasar el verano, entre otros.

La escalada de violencia terminó con el cierre del centro de Pablo Nogués, al tiempo que días atrás los menores imputados por el asesinato del empresario Andrés Blaquier intentaron darse a la fuga golpeando fuertemente a sus celadores.

En las últimas horas del fin de semana, un conflicto casi termina en tragedia dentro del centro de Lomas de Zamora, donde reclusos comenzaron a pelearse por una bolsa de cocaína que no había sido entregada a tiempo. El incidente, que incluyó golpes, daños en las instalaciones y hasta un principio de incendio, casi se cobra la vida de varios jóvenes.

El saldo fue el de un interno quemado y dos apuñalados, que debieron ser rápidamente hospitalizados, junto a otros diez heridos, entre los que se incluyen los cuidadores que intercedieron para que la situación menguara. Sin embargo, el cansancio del personal de los centros se hace sentir: temen por su vida, al tiempo que son ninguneados por las autoridades y los sindicatos.

El cierre de Nogués es visto por ellos mismos como la mecha para hacer implosionar todo el sistema de minoridad, dada la visión permisiva que baja desde sus superiores y que deben acatar, aún a expensas de ser golpeados y permanentemente insultados por jóvenes que “ya nos tomaron el tiempo”, según sostienen.

En las últimas horas, en el Almafuerte, observando la falta de personal debido a las ausencias por temor, los jóvenes aprovecharon para generar disturbios y destrozos varios, lo que terminó con ocho asistentes lastimados, de los cuales tres debieron ser prontamente hospitalizados.

El jefe de guardia aparece como uno de los principales responsables del hecho, por ser quien les compra artículos y les maneja las cuentas DNI a los internos. Justamente, semanas atrás, tuvo un breve saltó a la fama a partir de la viralización de un video en el que se lo ve bailando junto a uno de los menores.

Finalmente, en el centro de Mar del Plata, la delegada de ATE, María Elena Castro, quien ya había sido señalada como una de las interesadas en ocupar la dirección del lugar, se habría reunido con la subsecretaria de Responsabilidad Penal Juvenil, Viviana Arcidiácono, para solicitarle el nombramiento de su marido como chofer de traslado del lugar a cambio de su silencio.

Intereses cruzados, órdenes difusas y un gobierno que desde la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) opera la culpabilidad de los empleados a pesar de la falta de medidas concretas. Todos los caminos conducen a una inevitable disolución del sistema, aunque nadie sabe a dónde podrían ir a parar los jóvenes acusados de los más variados delitos. (www.REALPOLITIK.com.ar)


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!