Martes 21.05.2024 | Whatsapp: (221) 5710138
24 de abril de 2023 | Provincia

¿Qué pasa en la Provincia?

Cerca de la recta final, PBA teje su maraña electoral

Las elecciones en la provincia de Buenos Aires han impreso una dinámica arrolladora a la política bonaerense, aunque por ahora las negociaciones no trasciendan demasiado a la luz pública.

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing button Twittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir
print sharing buttonImpresión
gmail sharing buttonCorreo electrónico

En parte por la dinámica propia de la política provincial, en parte también por la estrecha vinculación entre el reparto de candidaturas en Nación, CABA y PBA, y los enroques y reacomodamientos a que esto da lugar. Pero finalmente existe una dimensión propia de cada municipio y de cada sección electoral que, de todas, es la más específica e impermeable para el análisis.

Producto de la crisis que experimentan los alineamientos políticos existentes, la volatilidad parece ser la clave en todos lados. En Juntos por el Cambio, la interna del Pro a nivel nacional conspira contra la conformación de candidaturas provinciales sólidas. El precandidato que parece llevar las de ganar en la competencia interna es Diego Santilli, por mérito propio y por el antecedente de su victoria en las legislativas de 2021. Pero su alineamiento con Horacio Rodríguez Larreta condiciona bastante la posibilidad de ser el único candidato del Pro. Sus posibles competidores, asociados directa o indirectamente con Patricia Bullrich, son Joaquín de la Torre, Néstor Grindetti, Javier Iguacel y Cristian Ritondo. Iguacel podría ser prácticamente descartado por su escaso caudal electoral. Las posibilidades de Ritondo dependerán de cómo termine cerrando su referente, María Eugenia Vidal. Grindetti es el preferido de Mauricio Macri, por su condición de socio fundador del Pro, y De la Torre es el que garantizaría una sintonía más fluida con los intendentes peronistas, al provenir del mismo tronco común. Estos dos últimos son, a la postre, quienes podrían llegar a disputarle una interna de Santilli.

En la UCR provincial aún se espera alguna jugada decisiva. Por ahora sostiene la precandidatura presidencial de Facundo Manes -que competiría con Gerardo Morales- y la provincial del presidente partidario, Maximiliano Abad. La definición de la decisión final del radicalismo en ambas jurisdicciones parece ir de la mano. Si finalmente en JxC se opta por impulsar candidaturas mixtas entre ambos partidos mayoritarios, la provincia no sería la excepción.

A nivel de los municipios, se impone en general el criterio de reconocerle preeminencia a quienes detenten ya su administración, y competir en PASO o negociar en los que son oposición. Sin embargo, en algunos casos existen controversias. El más relevante es La Plata, donde la interna de JxC resulta explosiva.   

La renuncia de Alberto Fernández a su candidatura dejó a varios cuadros del albertismo en situación complicada. Tales son los casos de Victoria Tolosa Paz, Gabriel Katopodis y “Juanchi” Zabaleta. La ministra de Desarrollo Social vio esfumarse sus posibilidades de una candidatura a la vicepresidencia, aunque aún levanta sus expectativas a la gobernación provincial, o a negociar acompañar como vice a Axel Kicillof. Tanto para esta última opción o, como alternativa poder competir por la intendencia de La Plata, busca la aprobación de Máximo Kirchner. Pero le juega en contra su asociación estrecha con la figura de Alberto y el recuerdo del “fuego amigo” que encendió para posibilitar la reelección de Julio Garro.

En San Martín, el Evita desde hace tiempo viene tratando de “comerle el territorio” a Katopodis, y lo mismo sucede con La Cámpora en Hurlingham con Zabaleta. Resulta muy difícil evitar la competencia en las PASO en ambos distritos, y menos aún saber cómo se comportarán quienes resulten derrotados de cara a la elección general. Algo similar sucede en La Matanza entre el Evita y el PJ –dividido además por los disconformes con Fernando Espinoza, sobre quien pesa una dura denuncia por abuso sexual-, y en Moreno, donde el intendente de La Matanza contraatacó contra el Evita alentando la alianza de distintos sectores del peronismo para tratar de desplazar a Mariel Fernández.

Esta atomización y confrontación dentro del Frente de Todos se repite en la mayoría de los municipios. Ya desplazado Alberto Fernández resta saber si le sobrevivirán las PASO competitivas y cuáles serían las consecuencias tanto de realizarlas como de evitarlas, habida cuenta de que es Máximo Kirchner el dueño de la lapicera.

En lo referido a la candidatura a gobernador, la disputa interna ha preservado hasta ahora a Axel Kicillof. Las pretensiones se centran en quién será su compañera de fórmula. Verónica Magario ve amenazada su continuidad, tanto por las ambiciones ajenas como por la debilidad en la situación de Espinoza en La Matanza –sobre todo, por las consecuencias que podrían devenir del avance de las causas judiciales que lo dejan mal parado-, por lo que Magario podría verse obligada a reemplazarlo como candidata. El Evita también pretende ubicar allí a Mariel Fernández a través de un acuerdo con Máximo Kirchner. Y no son pocos los intendentes que consideran que corresponde una rotación en el cargo, argumentando que no debería ser una propiedad matancera.

Tal como le sucede en casi todo el país, Javier Milei no termina de definir la estructuración de su espacio. No hay por ahora ningún candidato consagrado a nivel provincial, ya que las alianzas que se cierran son a nivel municipal y, en muchos casos, con varias agrupaciones de un mismo distrito, por lo que la confusión sigue siendo la regla. Pese a las desmentidas, las negociaciones con Fernando Burlando continúan.

Otros candidatos con una imagen atractiva como José Luis Espert o Burlando aún no han terminado de definir si se integrarán a una coalición mayor o jugarán de manera autónoma. Espert ha expresado públicamente su disposición a participar de una interna dentro de JxC, pero la concreción de esta posibilidad se dilata, mientras que Burlando sigue siendo toda una incógnita, aunque van avanzando las negociaciones con el espacio de Javier Milei. A medida que vayan consumiéndose los plazos electorales su capital político podría ser puesto en duda ante el criterio del “voto útil”.

Por último, entre las fuerzas con alguna representatividad territorial, aparece el FIT, aunque a lo sumo podría aspirar a repetir sus performances previas.

A la fecha, Axel aparece como el candidato mejor posicionado a nivel individual, pero la sumatoria de los precandidatos de JxC emparda su caudal electoral. El interrogante aquí consiste en saber cómo impactaría el “fuego amigo” opositor en una elección que se define por un solo voto de diferencia.

El dilema principal para los analistas pasa por los niveles de participación que tendrán los comicios bonaerenses, ya que eso incidirá decisivamente en la definición electoral. Sobre todo, cuál será el comportamiento del significativo porcentaje de votantes del Frente de Todos en 2019 que se abstuvo en 2021. ¿Repetirán su voto original, mantendrán la abstención o se volcarán a una opción crítica de la “casta”, como el candidato que finalmente aparezca en la boleta de Javier Milei, sin importar de quién se trate?

Como siempre, los análisis de los medios nacionales se habrán de circunscribir a los resultados en la disputa por la gobernación y el reparto de los cargos legislativos provinciales, y dejarán a un lado las competencias municipales, que prometen dar también más de una sorpresa en un contexto tan explosivo como el actual. (www.REALPOLITIK.com.ar)


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!