Lunes 04.03.2024 | Whatsapp: (221) 5710138
24 de abril de 2023 | Nacionales

Coletazos de la crisis

El rol de Estados Unidos en el ordenamiento de la política argentina

Por más que La Cámpora celebre la declinación de Alberto Fernández a la alternativa de su reelección como mérito propio, en la práctica esa atribución resulta absolutamente injustificada. Un nuevo capítulo de un “relato” que, a esta altura, ya no cierra por ningún lado.

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing button Twittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir
print sharing buttonImpresión
gmail sharing buttonCorreo electrónico

Fuentes procedentes del gobierno nacional dejaron trascender que la orden habría venido de mucho más arriba. Puntualmente, a través de la “sugerencia” de Estados Unidos de la necesidad de garantizar un “ordenamiento político” dentro de la coalición de gobierno como condición para destrabar la ayuda económica que viene solicitando nuestro país.

La grave situación financiera, agudizada durante la semana que pasó, habría sido la determinante para que el video "Mi decisión" se difundiera antes de la apertura de los mercados del pasado viernes. Allí Alberto reconoce haber tomado su decisión en atención a la crisis económica que atraviesa el país. Pero la respuesta no fue la esperada, y los dólares alternativos continuaron con su marcha ascendente. Habrá que esperar para ver como seguirá la saga este lunes.

Según la filtración de la Rosada, Estados Unidos estaría condicionando el giro de fondos frescos a un ordenamiento político del gobierno de cara a las próximas elecciones presidenciales. Habría una gran una preocupación de la administración de Joe Biden por lo que suceda en nuestro país en vista del avance de China y de los BRICs en la región, por lo que le resulta indispensable que este gobierno, al que considera como su aliado, consiga llegar a entregar el poder en los plazos estipulados. El problema es que, en el norte, Alberto Fernández no significaba garantía alguna para alcanzar ese cometido, situación que se agravó con el episodio de Antonio Aracre.

Asimismo en Washington consideraban que su candidatura agudizaba la confrontación dentro de la coalición oficial, con el consiguiente impacto negativo en los mercados. Por el contrario, una administración informalmente conducida por Sergio Massa, con el aval de Cristina Fernández, era visualizada como la alternativa más apropiada. 

Alberto trató de poner a salvo su dignidad ante el “apriete” y argumentó en su video que su decisión se motivaba en la necesidad de concentrarse en la tarea de gestión en un contexto de tanta inestabilidad económica. "Tengo que concentrar mi esfuerzo, mi compromiso y mi corazón en resolver los problemas de los argentinos. El contexto económico me obliga a dedicar todos mis esfuerzos a atender los difíciles momentos que atraviesa Argentina", concluyó.

Desde el norte no sólo le habrían marcado los tiempos. También le acercaron el argumento que deberían repetir a coro sus ministros más cercanos: un “gesto patriótico” para “descomprimir” la tensión interna del Frente de Todos. 

Hace 20 años, otro presidente argentino experimentó una situación similar: la visita del entonces ministro Roberto Lavagna para renegociar los compromisos con el FMI coincidió con los asesinatos de Kosteki y Santillán. La indicación del organismo de crédito y de Washington de entonces condicionó el diálogo a la convocatoria a elecciones anticipadas. Duhalde cedió y el entendimiento financiero siguió su curso. ¿Sucederá lo mismo ahora? (www.REALPOLITIK.com.ar) 


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!