Martes 05.03.2024 | Whatsapp: (221) 5710138
4 de mayo de 2023 | Cultura

Rock

Virus cierra en Niceto la ronda porteña de su regreso-despedida

Después de llenar el Luna Park, el grupo se lanzó a este interesante formato club de capacidad más reducida que ahora debió repetir por la demanda generada.

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing button Twittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir
print sharing buttonImpresión
gmail sharing buttonCorreo electrónico

por:
Juan Provéndola

Virus es Moura y Moura es Virus. La historia de la banda se fue mojoneando con el pulso vital de los hermanos desde su momento fundacional (cuando Federico vuelve Brasil para sumarse a lo que entonces se llamaba Duro) hasta las sucesivas continuidades a cargo de Julio y Marcelo.

De todas las experiencias post-Federico, esta es acaso la más fresca. Los motivos son varios. Y uno de ellos puede ser la conciencia del paso del tiempo que lleva a sus elementos a encarnar el repertorio de Virus de otra manera. Pero también la novedosa presencia de Julio en voces, que reubica a los dos hermanos en un eje frontal que se alimenta y equilibra mutuamente. En este contexto, Marcelo asume por primera vez desde que afronta la voz también algunos roles secundarios o de apoyo que son muy valiosos y orgánicos al espectáculo.

Después de llenar el Luna Park en una noche histórica, esta versión de Virus (que también recupera al histórico baterista Mario Serra) anunció una sorpresa: tenía pensado volver a tocar en Buenos Aires. Pero en otro formato más pequeño. Estilo club. Sin butacas ni ornamentos. Niceto los recibió dos semanas después, aunque para ese entonces ya se sabía que iban a repetir función por la premura del sold out.

Y así fue el sábado pasado, segundo acto en la sala de la calle Niceto Vega para unas mil personas. Una performance más breve y compacta que la del Luna, diez canciones menos en ochenta minutos sin pausas. 

"Imágenes paganas" dio inicio a un set plagado de hits y de himnos, esos que dejaron los discos "Wadu wadu", "Agujero interior" y "Relax", pero especialmente), "Locura y "Superficies de placer", los más recurridos de la noche. 

Después de esa emocionante balada, llegó el turno de "Sin disfraz", primer momento bailable de la noche, un viaje directo a las pistas que musicalizaba el rock argentino de los 80. 

Otro momento alto de la noche fue con "Pronta entrega" con Julio Moura en la voz. Al igual que en "Dame una señal", reversión mitad español mitad portugués que toma partes de la que hizo en 2021 Moreno Veloso, hizo de Caetano, en un EP homenaje a Virus.

Marcelo Moura, en tanto, asume los roles secundarios con sutileza y calidad, tal el ejemplo de los ornamentos que coloca en "Loco coco" o sus teclas en "Mirada speed". Pero también se destaca al frente de himnos supremos como "Amor descartable" o "Luna de miel en la mano".

Para el final, el baile como reivindicación a través de "Wadu wadu" y "Carolina", ambos con el pulso de Mario Serra, entonces ya en cueros. Y la coronación de otra noche viva de Virus, tal leyenda. (www.REALPOLITIK.com.ar)


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!