Jueves 29.02.2024 | Whatsapp: (221) 5710138
6 de mayo de 2023 | Provincia

Insensibilidad

Madre desesperada denuncia que el IOMA abandonó a su hija con discapacidad

Karen tiene quince años y padece un trastorno genético neurológico por el que depende exclusivamente de su madre. También necesita de internación domiciliaria, cuya empresa vinculada a la mutual bonaerense no cumple con su servicio por la falta de pagos a los profesionales de la salud.

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing button Twittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir
print sharing buttonImpresión
gmail sharing buttonCorreo electrónico

Andrea Almandoz vive con su hija Karen, de quince años, en el partido de Laprida, a más de 400 kilómetros de la capital bonaerense. Tal distancia le imposibilita contar con una mayor cantidad de prestadores para la atención de la joven adolescente, por lo que precisa del buen funcionamiento de su obra social, IOMA, y de la cartilla de empresas asociadas a la internación domiciliaria. No obstante, Cerca Salud, que se jacta de garantizar “los derechos de nuestros pacientes en la atención y la prevención”, según señala su sitio web, incumple con el desarrollo habitual de sus servicios.


Karen, la hija de Andrea sin cobertura por culpa de los manejos del IOMA.

Así lo denunció Almandoz, quien atribuyó el “abandono de persona” a la empresa en relación a su hija. “Ella no habla y no camina, depende de mí en todo. Pero desde hace cinco meses que estamos desamparados totalmente porque no le pagan a los profesionales”, aclaró en cuanto a la falta de cobro de acompañantes terapéuticos, cuidadores domiciliarios, terapistas ocupacionales, kinesiólogos, fonoaudiólogos, médicos y enfermeros que se encargan de garantizar la atención sanitaria integral. 

En principio, Karen fue diagnosticada con el síndrome de Rett, que implica la pérdida del habla y de los movimientos de las manos; movimientos compulsivos como retorcerse las manos; problemas de equilibrio, respiratorios, de conducta y aprendizaje o discapacidad intelectual. Vale aclarar que esta patología no tiene cura, aunque para mejorar la calidad de vida pueden tratarse algunos síntomas con medicinas, cirugía y fisioterapia o terapia del lenguaje.

“Los profesionales vinieron dos o tres meses a nuestro domicilio, pero como la situación laboral persistía dejaron de hacerlo. Gratis no van a venir”, explicó Almandoz como entendiendo la realidad salarial que atraviesan los médicos que emplea Cerca Salud. Tampoco pudo contactarse telefónicamente con la empresa cuya sede central radica en Bahía Blanca: “Directamente no te atienden, y desde hace seis años que estoy con ellos ya cambiaron como diez veces los directores”.

Mientras aguarda a que se termine el contrato con Cerca Salud, para así poder cambiarse a otras de las empresas que ofrece la obra social que conduce Homero Giles en su cartilla, suplicó ser escuchada: “Por favor, que alguien haga algo, no pueden dejar a una persona con discapacidad abandonada. Y no somos la única familia afectada, también le sucedió lo mismo a otras dos que viven en Laprida”, concluyó. (www.REALPOLITIK.com.ar)

 

(*) Escuchá RADIO REALPOLITIK FM en www.realpolitik.fm


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!