Sábado 13.04.2024 | Whatsapp: (221) 5710138
20 de mayo de 2023 | Nacionales

Tras el fallido operativo clamor

¿“Pichichi” para la victoria o “Wado” para la derrota?

"Espero que los hijos de la generación diezmada sean los que tomen la posta”, afirmó Cristina en su aparición en C5N. No era una novedad que el candidato de la vicepresidenta es el fundador de HIJOS, cuyos padres fueron desaparecidos por la última dictadura. Tampoco era un secreto para nadie su pretensión de competir por la presidencia.

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing button Twittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir
print sharing buttonImpresión
gmail sharing buttonCorreo electrónico

Es que Wado de Pedro utilizó con maestría su cartera de Interior para establecer sólidos vínculos con gobernadores, sindicalistas y organizaciones corporativas. Algunos le objetaron la familiaridad de su trato con el CEO de Clarín o con las entidades rurales. Otros, su fluido diálogo con la embajada norteamericana. Pero todos esos movimientos fueron realizados con el aval de Cristina Fernández de Kirchner como prevención a la imposibilidad de que ella misma pudiera presentar su candidatura.

Quince días atrás Ricardo Quintela, gobernador de la Rioja, lo subió al ring de la carrera presidencial: "Tenemos que ofrecer una camada de jóvenes, de mujeres y hombres jóvenes, para que entre todos podamos decidir. Y vos sos uno. Vos sos uno. Yo sé que ha recorrido toda la República Argentina, provincia por provincia, distrito por distrito, conocer la realidad. Saber lo que es el federalismo, saber lo que hay que hacer en la República Argentina. Sabés cómo conformar equipos para que lleven adelante un programa de gobierno. Por eso no nos podés privar, ni a los riojanos, ni a los argentinos, de tenerte como oferta electoral para que podamos decidir libremente con nuestro voto”.

No hay dudas de que Wado es el producto más brillante de su generación. Supo agradar a los referentes más exigentes del establishment, pero también al siempre cuestionable Luis Barrionuevo, quien lo viene considerando como su candidato desde hace tiempo y no duda en presentarlo como el “próximo presidente” de los argentinos.

La aprobación de estos factores de poder debería, en teoría, alejarlo de la izquierda del Frente de Todos. Pero no fue así, ya que Juan Grabois adelantó hace tiempo que sólo bajaría su propia precandidatura si se efectivizaba la del ministro del Interior.

Este jueves Wado sumó un nuevo respaldo: el del gobernador catamarqueño Raúl Jalil, quien aseveró que "representa una nueva generación comprometida con la gestión, con la política y también es un gran amigo del norte argentino y de todos los catamarqueños".

Lo más llamativo ha sido el reconocimiento que le dedicó un peronista distante del Frente de Todos como Juan Manuel Urtubey: "Para mí Wado de Pedro es un dirigente súper interesante, lo dije y lo sigo sosteniendo, es uno de los que tiene futuro en la Argentina. (...) Hoy es ministro del Interior de un muy mal gobierno y eso obviamente puede afectar su rendimiento, pero creo que es una persona a quien yo respeto y me parece un buen dirigente".

Tal como viene decantándose el proceso, la batalla final dentro del actual Frente de Todos entre Wado de Pedro y Daniel Scioli parece número puesto. Como candidatos a vice se ha mencionado, para el primero, a Malena Galmarini -en caso de que la alianza entre Sergio Massa y el cristinismo se renueve- y algún gobernador como ladero del “Pichichi”. En principio se había pensado en Juan Manzur, pero después de la impugnación de la Corte Suprema a su candidatura esta opción no se confirmó, al menos hasta ahora.

Así como Wado suma apoyos desde la confirmación del paso al costado de Cristina, Scioli no deja de incrementar los propios a lo largo del país. Y no sólo de la militancia, sino también de varios gobernadores que fueron muy beneficiados por su notable desempeño como embajador en Brasil.

Mientras que al ministro del Interior el apoyo de Cristina le suma por un lado y le resta por otro, y aparece como el mejor candidato del cristinismo para perder en el balotaje -según el objetivo que se propone la vicepresidenta, al sostener que “ahora más importante que el techo es el piso. Lo importante es entrar al balotaje”-, queda claro que Scioli no tiene nada que esperar de ella. La falta de consideración de Cristina puede ser también un capital político muy valioso, sobre todo en las bases peronistas y entre quienes se alejaron del Frente de Todos espantados por sus pretensiones autocráticas.

La disputa promete ser para alquilar balcones. En tanto que Wado será bendecido seguramente el 25 de mayo, Scioli –sin estridencias- imagina su revancha en las elecciones generales. Y, a diferencia de Cristina, nunca se le cruzó que una derrota pueda considerarse como “virtuosa”. (www.REALPOLITIK.com.ar) 


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!