Viernes 01.03.2024 | Whatsapp: (221) 5710138
3 de junio de 2023 | Nacionales

Elecciones 2023

Expectativas y riesgos de rupturas

Las dos coaliciones principales experimentan riesgos ciertos de ruptura, a apenas tres semanas del cierre de listas. La novedad de este sábado fue el anuncio de que Juan Schiaretti y Florencio Randazzo podrían sumarse a Juntos por el Cambio.

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing button Twittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir
print sharing buttonImpresión
gmail sharing buttonCorreo electrónico

Juan Manuel Urtubey salió inmediatamente a aclarar que él no participaba de las negociaciones con Horacio Rodríguez Larreta, mientras que Patricia Bullrich salió a poner el grito en el cielo. Elisa Carrió, Gerardo Morales y Miguel Angel Pichetto celebraron el avance de las conversaciones con el gobernador cordobés. Mauricio Macri lo puso en duda. Los radicales cordobeses amenazaron con la ruptura si el acuerdo se concreta.

¿Sumaría la incorporación de Schiaretti a JxC? Si se diera con el consenso de toda la coalición sería la jugada maestra. No será así. En el entorno de Bullrich pusieron en duda la continuidad de la coalición si eso llegara a suceder.

Del otro lado del Rubicon las cosas no están mejor. Sergio Massa puso en cuestión la continuidad del Frente Renovador dentro del Frente de Todos días atrás, en el caso de que no se cumplan los acuerdos sellados cuando asumió la bomba de tiempo del ministerio de Economía. Habrá que esperar a su retorno para saber cómo se sigue escribiendo la historia. ¿Será candidato único a presidencia, aceptará alguna clase de compensación o se irá? Y, aunque finalmente hubiera acuerdo de candidaturas unificadas entre el cristinismo y el Frente Renovador, ¿conseguirían evitar la interna en las PASO? Daniel Scioli juró y perjuró que no bajaría su candidatura. Victoria Tolosa Paz salió a respaldarlo como precandidata a gobernadora. Juan Grabois reiteró que si es Massa el candidato él sostendrá su propia postulación.

Cabe esperar que Cristina termine aceptando las PASO, pero imponiendo un altísimo nivel de votos de los derrotados –hablan del 40 por ciento- para incluirlos en las listas. Con esas reglas de juego, Scioli y Tolosa Paz estarían dispuestos a presentarse con otro sello electoral. Muchas de las agrupaciones, tanto nacionales como municipales, que hoy forman parte de la coalición y que confrontan contra los oficialismos les seguirían los pasos. La posibilidad de una derrota enceguece a la vicepresidenta, que quiere llenar sí o sí las listas con propios y renovadores para afrontar los cuatro años de oposición que se avecinan según su juicio. Pero en débil situación judicial y autoexcluída de las listas electorales, su capacidad de imponer obediencia parece estar bastante desgastada. Sobre todo después de cómo fue la experiencia del gobierno de Alberto Fernández.

En la CABA las cosas no están mejor para el Frente de Todos. Leandro Santoro es el actor con mayor volumen electoral, pero el distanciamiento del presidente del partido, Mariano Recalde, con La Cámpora, y la diáspora del peronismo porteño le impiden dar el salto al vacío. Otro escenario turbulento y nebuloso.

En la provincia de Buenos Aires, los intendentes radicales tratan de convencer a Maximiliano Abad de cerrar con Patricia Bullrich, mientras que los del Pro se rebelan ante unas PASO competitivas. En ambos casos el argumento es el mismo: si Bullrich pierde en las PASO, temen que termine dirigiendo esos votos a Javier Milei, con lo que se pondría en riesgos su continuidad al frente de los distritos que hoy gerencian.

Todo esto con el telón de fondo de la duda sobre si las elecciones generales nacionales y provinciales serán simultáneas, y si podrán finalmente los alcaldes postularse para una nueva reelección, algo que deberá definir la Justicia.

Para colmo de males, Wado de Pedro no despega. Axel Kicillof no quiere abandonar su distrito y soporta las presiones internas para saltar a una candidatura nacional. El gobernador quiere mantener como vice a Verónica Magario, ya que teme que no podría controlar ni a Tolosa Paz ni a Malena Galmarini en caso de que se cerrara alguna negociación sin consultarlo.   

Con la cuenta regresiva en marcha, las dudas y los rumores de ruptura se incrementan. Todos juegan para Javier Milei, quien cerró su acuerdo con Francisco de Narváez. Para los poco memoriosos, el empresario fue el único que pudo vencer al kirchnerismo en la provincia en sus años dorados, aunque luego abandonara la arena política tras agarrar a trompadas a un periodista. (www.REALPOLITIK.com.ar)


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!