Lunes 24.06.2024 | Whatsapp: (221) 5710138
4 de julio de 2023 | Nacionales

Y dale con Cristina

A Máximo Kirchner no se le cae otra idea más que invocar a su madre

Él tiene muy en claro que su futuro político depende de la continuidad de su madre. Eso le permitió acceder a la presidencia del PJ bonaerense, conformar listas plagadas de candidatos cristinistas y, sobre todo, de La Cámpora. Pero ahora precisa conseguir un resultado acorde, por lo que le pidió a Cristina "que se meta en la campaña".

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing button Twittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir
print sharing buttonImpresión
gmail sharing buttonCorreo electrónico

"Lo que vamos a hacer, más allá de no poder votarla, es militar a conciencia para que el peronismo realmente pueda ofrecer la mejor de sus versiones a la sociedad”, enfatizó. Los conceptos de Máximo Kirchner fueron expresados en el acto de lanzamiento de la precandidatura de Damián Selci a intendente de Hurlingham, donde pretende desplazar al histórico dirigente peronista “Juanchi” Zabaleta. Consciente de que sin su mascarón de proa el cristinismo se diluye, rogó: "Que nos dé una mano la compañera (Cristina). La necesitamos".

Lejos de aportar a la unidad prescindiendo de tomar partido en las competencias municipales de UxP, Máximo estuvo acompañado por el ministro del Interior, Eduardo "Wado" de Pedro, candidato a primer senador nacional. Sin mucho para decir, el “hijo de dos presidentes” transmitió a la militancia "el saludo de la compañera Cristina”, y se excusó por su ausencia.

“Hablé antes de venir para acá. La quise convencer (para que participe de la campaña) pero no pude. Por eso, yo les quiero preguntar: ¿Ustedes tienen ganas de que se meta en la campaña, Cristina?. Que recorra los lugares y nos dé una mano la compañera, que la necesitamos”, expresó.

La intervención de Máximo se centró exclusivamente en su madre, para convencer a los presentes que votando a Selci, en realidad, se está votando a Cristina. “Ese amor y fuerza que le demuestran a ella es por la misma razón que ese partido judicial nos prohibió poder votarla en esta elección. Pero lo que vamos a hacer, más allá de no poder votarla, es militar a conciencia para que el peronismo realmente pueda ofrecer la mejor de sus versiones a la sociedad”, amplió.

Naturalmente, también hubo palos para Alberto Fernández y la oposición. "Siempre hemos dado la cara y cumplido todo lo que dijimos que íbamos a hacer, no como alguno que hace cuatro años dijo que no iba a volver a pelear con Cristina y fue lo primero que hizo".

Sobre la oposición, afirmó que en las elecciones se ponen en juego dos modelos de país: “Algunos vienen a proponer ‘orden, palos y represión’ y nosotros proponemos ‘organización, convicción e inclusión’”.

Tras lo cual volvió a insistir en su ataque al presidente, tratando de diferenciar al cristinismo de los resultados del actual gobierno. “No hace falta ser el más lucido e inteligente para darse cuenta de que no todo salió como le propusimos a la gente en el 2019. La pandemia (del coronavirus) no puede explicar todo aquello que nos faltó hacer”. Y remató que aludir sólo a la emergencia sanitaria “sería buscar justificaciones y no explicaciones. Debemos asumir y metabolizar los errores que hemos cometido”.

Máximo puso énfasis similar en adular a su madre y en destrozar a Alberto Fernández. “Recuerdo que en 2019 nuestro candidato a presidente decía que si se iba del rumbo levantemos la voz y se lo digamos. Cuando levantamos la voz y le dijimos que estábamos errando el rumbo, se empacó y se enojó”. Y lanzó una velada advertencia a futuro. “Eso nunca más. Cuando uno invita a participar a la gente se banca. Es lindo el elogio y a veces duele la crítica, pero para eso estamos acá arriba para tratar de crecer con nuestra gente”.

Finalmente destacó un aspecto positivo de la situación actual, afirmando que el oficialismo tiene nuevas "oportunidades" para “asumir y traducir los errores que hemos cometido en más fuerzas".

Así como tomó partido concreto por el candidato de La Cámpora en su competencia contra Zabaleta, se mostró prescindente en la interna entre Sergio Massa y Juan Grabois. "Podemos elegir y votar a quien queramos, salvo a Cristina que nos la sacaron", subrayó.

En su aparición en Hurlingham, Máximo no sólo estuvo acompañado por “Wado” de Pedro, sino también por diversos actores que se alinean dentro del cristinismo. Así aparecieron Juliana Di Tullio (senadora nacional), Luana Volnovich (directora ejecutiva de PAMI), Vanesa Siley (diputada nacional), Daniel Gollán (diputado nacional) y Martín Sabbatella (titular de Nuevo Encuentro y de la Autoridad de Cuenca Matanza Riachuelo), entre los más destacados.

Cada vez que puede, Máximo deja en claro que su único interés radica en no perder su privilegiada situación actual, y que el único recurso con el que cuenta es la figura de su madre. Por esta razón no tuvo empacho en cuestionar la ética de Alberto Fernández, pero nada dijo de su decisión de invadir un distrito gobernado por un intendente del PJ para hacerle campaña en contra, cuando él es del presidente del partido contra el que ha decidido confrontar en Hurlingham. (www.REALPOLITIK.com.ar)


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!