Jueves 29.02.2024 | Whatsapp: (221) 5710138
23 de julio de 2023 | Nacionales

Origen de un estigma

El día que le sacaron el auto a Bullrich por manejar en estado de ebriedad

La precandidata a presidente del Pro se ganó varias chicanas y comentarios despectivos que hacen alusión a su presunto problema con el consumo de alcohol luego de un operativo de alcoholemia que dio positivo y le terminaran quitando su vehículo.

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing button Twittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir
print sharing buttonImpresión
gmail sharing buttonCorreo electrónico

En el año 2009, la entonces diputada nacional de la Coalición Cívica, Patricia Bullrich, se mostró indignada ante los medios porque la policía de tránsito le quitó el auto luego de que un control de alcoholemia le diera positivo. Además, dio a entender que se montó un "show" luego de que algunos vecinos la reconocieran: "Hubo una sobreactuación. Había demasiada gente, demasiados funcionarios, demasiados patrulleros alrededor. Me parece que la ley debería actuar igual para todos y no debería haber una sobreactuación porque alguien es funcionario público", indicó.

Tras la revisión en la avenida General Paz y la calle Balbín, expresó: "Salí de un acto y había un control de alcoholemia y, bueno, me pararon. Me hicieron un primer test que me dio positivo, después me hicieron otro test que me dio negativo. Me hicieron varios test", protestó la congresista. Este escándalo generó la llegada de muchos funcionarios de su espacio y varios vecinos que al reconocerla se acercaron a ver qué estaba aconteciendo, según relató Bullrich en ese entonces.

"Hubo mucha confusión", agregó para luego afirmar que los resultados de los test concluyeron con la quita de su vehículo. Al ser consultada sobre si efectivamente había bebido, respondió: "No, no... Prácticamente no. Estaba en una cena y había un vaso de vino, lo probé y era muy 'áspero' así que no lo tomé".

"Habré mojado los labios nada más", continuó. Este suceso terminó por generar revuelo en su espacio y también en el partido opositor, desde donde no dudaron en utilizar el incidente para chicanear a Bullrich y deslizar que tiene un problema con el consumo de alcohol.

A pesar de que el hecho data del año 2009, aún en la actualidad la exministra de Seguridad de la era de Macri sigue siendo blanco de cuestionamientos. Incluso la propia vicepresidente de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, comentó en un acto que Bullrich comienza a beber desde tempranas horas de la tarde.

Sobre la decisión de la policía de tránsito que retirarle el vehículo, la ex ministra de Trabajo había afirmado que le "pelearía al fiscal porque es injusto" lo que le hicieron. "Tengo el acta e iré a decirle que hay pruebas contradictorias", sostuvo.

Abogando por la comprensión, la integrante del Congreso sumó más detalles: "Soy muy consciente y responsable cuando manejo, además venía con un colaborador mío al que le hubiera dado el auto si me sentía mal. Si hubiese tomado alcohol, hubiera manejado él".

Por último, en aquella breve entrevista a América, la funcionaria aseguró que todo se trató de un "show" montado para dañar su imagen: "En principio pensé que era casualidad, pero después vinieron tantos funcionarios del gobierno de la Ciudad y me decían: 'Te vamos a tratar bien porque somos del Pro'".

"Cuando vi que se levantaban de la cama para ver qué me había pasado a mí, dije: 'Atrás de esto hay un show'. Por eso empecé a hablar por las radios", concluyó. (www.REALPOLITIK.com.ar)


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!