Viernes 21.06.2024 | Whatsapp: (221) 5710138
8 de enero de 2024 | Nacionales

De pingüino a león

La metamorfosis de “Pichichi”

El gobierno cambió, pero Daniel Scioli sigue atornillado a la embajada en Brasil. Se le nota feliz y no lo oculta. Tampoco se priva de publicar en su cuenta de X su respaldo a la gestión de Javier Milei.

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing button Twittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir
print sharing buttonImpresión
gmail sharing buttonCorreo electrónico

por:
Alberto Lettieri

“Hoy me reuní con el CEO de Flybondi, Mauricio Sana, y su directora de Asuntos Corporativos, Lucía Ginzo, quienes manifestaron el compromiso de la compañía de operar nuevas rutas aéreas para potenciar la conectividad entre Brasil y Argentina. Actualmente, Flybondi es la segunda compañía aérea del país, con el 21 por ciento del mercado y opera vuelos desde San Pablo, Río de Janeiro y Florianópolis. En el mercado argentino sumó a Mar del Plata entre sus destinos e incrementará de 15 a 21 sus aeronaves, incentivada por la política de cielos abiertos implementada por el gobierno del presidente Milei”, tuiteó Daniel Scioli.

El texto celebratorio de los “logros” de la política del actual presidente ya resultaba un trago duro de digerir para el peronismo. La foto que aparece detrás de su escritorio, en la que aparece junto a Milei, confirma la mutación de “Pichichi”. Ya no están allí ni Perón, ni Néstor, ni Cristina. Ahora no duda en proclamar al mundo su transformación genética: pasó de pingüino a león. La biología tendría muchas dificultades para explicar este cambio que resulta característico en la política argentina, que desafía todas las leyes de la ciencia.

Con su decisión de continuar en la embajada, la celebración de las políticas de Milei y la foto compartida, Daniel Scioli destruyó la consideración que había ganado dentro del peronismo. Más aún, confirmó las denuncias de oportunismo que siempre pesaron sobre él y que muchos ingenuos creyeron que eran motivadas por su presunta confrontación con el cristinismo.

Para los memoriosos, las advertencias están guardadas en la memoria. Desde su súbita irrupción con Carlos Menem, su voltereta para acomodarse con Eduardo Duhalde y luego con Néstor Kirchner, el desenmascaramiento público que le hizo el “pingüino” al preguntarle “¿Quién le ataba las manos?” o las constantes descalificaciones de Cristina Fernández de Kirchner por su volubilidad.

Todas esas huellas pueden ser parte de las internas y ser, quizá, poco visibles para la sociedad, que tiene mucho más presente su debate presidencial con Mauricio Macri, cuando adelantó las consecuencias que tendría un gobierno de Cambiemos. Pero mucha agua pasó bajo el puente y ahora el denunciante del saqueo de Macri se muestra muy cómodo con otro, mucho más brutal y decisivo, que dispara el gobierno actual sobre los argentinos.

Tal vez “Pichichi” ahora se autoperciba como león, aunque no sea más que un engranaje menor de un régimen que muestra señales de agotamiento a sólo tres semanas de haber asumido. Su suerte está atada a la entrega del país y no tiene vuelta atrás. Si Milei termina siendo objeto de un golpe palaciego, no tendrá mucho futuro con una continuidad en la que Mauricio Macri sea el presidente en las sombras.

Lo mismo le sucederá si, por un alineamiento de planetas diferente, el panperonismo retorna al gobierno. Varios son los referentes que ya han exigido su expulsión del PJ. Tal vez la publicación con las autoridades de Flybondi no sea casual: siempre es bueno tener cielos abiertos y una empresa aeronáutica amiga cuando el conjunto de la sociedad argentina le exija su radicación definitiva en Brasil, aunque como empresario civil, despojado de las credenciales de embajador y preso del escarnio generalizado.

Milei afirmó que iba a terminar con la casta. Daniel Scioli pasó a ser el ejemplo más patético de la falacia de aquel programa libertario que quedó archivado el día después de la victoria en la segunda vuelta electoral. (www.REALPOLITIK.com.ar)


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!