Sábado 02.03.2024 | Whatsapp: (221) 5710138
31 de enero de 2024 | Legislativas

Massot, terminante

“El gobierno no tiene ningún interés en esta ley, lo único que quiere es construir un enemigo”

Nicolás Massot, ahora diputado de Hacemos Coalición Federal, puso en cuestión el interés del gobierno de conseguir la aprobación de la ley Ómnibus, al asegurar que utiliza el debate para “crear” un enemigo para legitimarse. "Al final a mucha gente no le importaba el atropello a la república, el problema era Cristina Kirchner", afirmó.

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing button Twittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir
print sharing buttonImpresión
gmail sharing buttonCorreo electrónico

“No puedo no pensar que el gobierno no tiene ningún interés en esta ley, lo único que quiere es construir un enemigo”, disparó; y recordó que una vez más, en la última reunión con el ministro del Interior, Guillermo Francos, y con el vicejefe de Gabinete, José Rolandi, se cerraron acuerdos que luego fueron negadas públicamente por voceros del oficialismo e incluso por el propio presidente Javier Milei.

Massot recordó: "Planteamos que había que coparticipar entre las provincias lo que se recaude por el impuesto País y nos dijeron que les mandemos un escrito y lo conversábamos mañana". Sin embargo, ese acuerdo fue desmentido poco después por la cuenta de la Oficina del Presidente, que posteó que la discusión del impuesto País se “iba a discutir más adelante”. "A la media hora (de esa reunión), en una más de las desautorizaciones que ha sufrido el ministro Francos, nos responden por redes sociales que no era así, que no se había hablado lo que cuarenta personas atestiguamos... Es muy difícil así”, sentenció.

"Nos dijeron una cosa y por Twitter nos dijeron otra. Lo de coparticipar el impuesto PAIS era algo que habíamos hablado entre las cuarenta personas que estuvimos en el CFI. Lo podemos atestiguar. Así, es realmente muy difícil avanzar", insistió el diputado que integra la bancada que lidera Miguel Pichetto, quien ahora parece haber salido de su enojo de la semana anterior para poner todos sus esfuerzos al servicio de la aprobación de la ley.

Massot fue muy duro al argumentar: “¿Vos querés basurear a los diputados y a los senadores? Bueno, pero hay 24 gobernadores que fueron electos antes, entonces se tienen que sentar y arreglar el equilibrio fiscal de todos y consensuar leyes. Esto es una república, uno no gobierna por decreto ni a discreción”. E inmediatamente se compadeció del ministro Guillermo Francos, considerando que “es muy difícil” ejercer el rol que ocupa, cuando “no tenés la autoridad de tu gobierno” y a cada rato “te desautorizan“ desde presidencia.

El gobierno, para el legisladore, "por momentos parece entablar una conversación acorde a las circunstancias, y por otros se acuerda de su manual de campaña, patean la mesa y empiezan de nuevo".

"No hay una conversación constante, todo lo que hay son prorrogativas o slogans en los cuales nos dicen que sacaron el 56 por ciento, que Javier es una persona especial, que es el único camino", marcó. También cuestionó el slogan del ajuste fiscal: "Iba a ser novedoso y fue el ajuste más tradicional de todos: jubilados, asalariados y economías regionales, un garrotazo en la cabeza a cada uno y a juntar impuestos... Lo hicieron que no iban a subir nunca un impuesto”, disparó.

“Si el clima político del país es convulsionado, como parece buscar adrede Milei, es difícil que vengan inversiones y se puedan crear empleos”, razonó. Y se manifestó dispuesto a sostener sus convicciones y a poner límites, aunque eso tenga consecuencia que el oficialismo organice una cacería de opositores, a través de “carpetazos” y operaciones mediáticas. “Yo ahora espero que nos empiecen a apuntar personalmente y el propio presidente empiece a marcar cuestiones de nuestra vida personal, porque creo que eso va a venir en la Argentina, pero a mí no me interesa, no me importa, no hago esto para quedar bien. Estoy preparado para lo que venga”.

Para Massot, “acá hay un gobierno que está buscando legitimidad en el conflicto y eso ya lo vivimos, se tiene que acabar”, explicó, ensayando una comparación directa con el kirchnerismo.  “Nada de lo que estamos viendo es nuevo, ha pasado muchas veces con otros nombres. En épocas de Néstor y Cristina Kirchner los malos de la película eran los intereses concentrados, las corporaciones, y ahora es la casta... Cambia la estética, cambia la onda, pero estamos ante escenarios que vimos repetidas veces”.

Finalmente, el diputado concluyó afirmando que “no funciona así, no es, ‘nos votó el 56 por ciento...’ Si no, ¿cuál es la diferencia con el ‘vamos por todo’ de 2011? No hay diferencia, al final pareciera que a mucha gente no le importaba el atropello a la república, le importaba el contenido, el problema era Cristina (Kirchner). Ahora las formas no importan. Yo de kirchnerista no tengo un pelo, pero hay que ser objetivo, hay que estar por las instituciones, si no este país no tiene destino”. (www.REALPOLITIK.com.ar)


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!