Sábado 13.04.2024 | Whatsapp: (221) 5710138
17 de febrero de 2024 | Interior

Tucumán

Lo inculparon falsamente de un delito por apoyar a Milei

Un estudiante de la Universidad Nacional de Tucumán fue denunciado por amenazas con armas de fuego tras una disputa con docentes y estudiantes y por apoyar públicamente al flamante presidente. A pesar de que nunca se encontró la presunta arma, allanaron su casa y lo expusieron públicamente en los medios oficialistas de la provincia.

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing button Twittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir
print sharing buttonImpresión
gmail sharing buttonCorreo electrónico

Se trata de Martín Francisco Villafañe, un estudiante de la Universidad Nacional de Tucumán que denuncia haber sido acusado de delitos inexistentes por su ferviente militancia liberal. El conflicto inició, según denunció Villafañe a REALPOLITIK, tras presentarse a una clase de Biometría con material de consulta para expresarle sus dudas a los docentes, sin embargo, estos lo tildaron de "poco honesto" por contar con material preciso que se tomaría en un examen.

"Los profesores se molestaron y frente a los demás estudiantes en el despacho me dijeron que lo que yo hacía era deshonesto e ilegal, siendo que, como estudiante de ingeniería, esto es una práctica común, llevar un parcial viejo de años anteriores o ya rendidos para practicar y sacarse dudas. La profesora se molestó conmigo y cambió el recuperatorio del examen haciéndolo imposible de aprobar y todos desaprobaron", indicó el joven.

Tras el bochazo masivo, los estudiantes comenzaron a hostigar a Villafañe vía redes sociales: "Empezaron a insultarme y amenazarme por el grupo de WhatsApp, sumado a esto a mí me hacían bullying por mi peso y orientación sexual", sostuvo el denunciante. Pero contrario a los hechos, al otro día, los compañeros de Villafañe indicaron que este había sido quien los amenazó y que tenía en su poder un arma de fuego.

(IMAGEN 1)

Al querer salir de la institución, un policía se acercó a Villafañe pidiéndole revisar sus pertenencias para dar con la presunta arma, pero no hallaron nada. "Como no me encontraron nada me hicieron esperar diez, quince minutos sentando en el suelo y vino el señor Dumit Fabián (jefe de seguridad de la facultad) con unos sobres incriminatorios que tenían balas en su interior que no sé de dónde los sacó", agregó.

"Le dijo a la policía que yo los había dejado en el baño, quiso que yo los tocara todo el tiempo, yo le dije: 'Eso no es mío, ni sé de dónde lo sacó, no voy a tocarlo'. Acto seguido, se molestó conmigo y me puso los sobres al lado en el suelo y empezó a sacarme fotos para hacerme ver incriminatorio. Cuando terminó, le quito mis documentos a la policía (mi DNI) y les sacó fotos. Yo le dije que no podía hacer eso, que no sabía quién era él, que él no era un funcionario público. A lo que él me respondió prepotentemente: '¿Vos no sabés quién soy yo?'", recordó.

Al percatarse de la irregular situación, la policía devolvió los sobres "sospechosos" al jefe de seguridad y denegó sus pruebas. No contento con la situación y tras haberlo intimidado, Dumit insistió para que realicen un allanamiento en la residencia del estudiante, hecho que tuvo lugar al día siguiente.

Fue allí donde inició la persecución contra el estudiante, que este considera se debe a su ideología dado que en la institución son peronistas y él es liberal. A pesar de que los efectivos, nuevamente, no hallaron ningún arma de fuego de su propiedad, días después solicitaron el secuestro de su teléfono celular. "La policía le pregunto a mi padre si tenía un arma en el domicilio que quisiera declarar, a lo que él por buena fe y voluntad le dijo que sí (él es legítimo usuario desde hace 24 años). Lo acompaño el policía y le entrego el arma -que la tenía en su ropero, en una caja de seguridad-. La policía uso esto y dijo que dio positivo al allanamiento y me aprehendieron. Siendo que el arma que secuestraron no es mía, no está a mi nombre y no está en mi poder, ya que es la caja de seguridad de mi padre a la que solo él tiene acceso".

Al ser acusado injustamente, Villafañe sufrió ataques de pánico y depresión. "Me usaron de chivo expiatorio porque yo siempre hablé mal de la corrupción de la ciudad universitaria, y me usaron políticamente porque yo apoyo a Milei".

A pesar de que la denuncia judicial había sido desestimada porque los mismos que acusaron a Villafañe de portar armas de fuego y amenazar a sus compañeros se negaron a declarar, algunos medios de comunicación afines al gobierno de Osvaldo Jaldo malinformaron lo que sucedió y expusieron a Villafañe como "militante de Milei pro-armas y violento".

Finalmente, Villafañe fue penado a pasar treinta días en la cárcel y a tres meses de prisión domiciliaria por "amenazas", aunque nunca se hallaron pruebas de tales acusaciones. Ahora, la Justicia de Tucumán, de la mano del fiscal Diego Hevia y el auxiliar fiscal Rogelio Rodríguez del Busto, amenaza con condenarlo a un año y ocho meses de prisión por hablar de su caso de manera pública (en redes) y contar su versión de los hechos. (www.REALPOLITIK.com.ar)


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!