Miércoles 17.04.2024 | Whatsapp: (221) 5710138
23 de febrero de 2024 | Interior

Corrientes

Gustavo Valdés en la mira por los negocios de uno de sus funcionarios

Se trata de Carlos Patricio Carando, subsecretario de Hacienda de la provincia de Corrientes y empresario local reconocido por sus negocios ligados al juego.

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing button Twittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir
print sharing buttonImpresión
gmail sharing buttonCorreo electrónico

Patricio Carando, subsecretario de Hacienda de Corrientes designado por el gobernador Gustavo Valdés en 2018, fue puesto bajo la lupa por sus irregulares movimientos monetarios.

En un principio, su nombramiento causó polémica por las deudas que este mantenía con el estado. A pesar de ser propietario de Préstamos Azteca y, a la vez, director en Keos SA (una compañía dedicada al petróleo y a la energía), el dirigente debía más de 2 millones de pesos a Rentas de la provincia, lo que, ante la falta de pago, derivó en una causa en el juzgado Civil y Comercial Nro. 1.

"En la secretaria del Tribunal que conduce el juez Daniel Borches, hubo preocupación por una orden estricta de localizar las fojas judiciales que involucran al nuevo subsecretario en el palacio San Martín, con la idea de ocultarlos, o de resolver inmediatamente su prescripción. No quedaría bien que algún osado las fotocopie y deschave que Carando, asuma siendo un moroso de tributos de la provincia, donde ahora justamente trabaja", reveló un medio local en ese entonces.

Esto implica que el gobernador Gustavo Valdés había tenido conocimiento de la situación de su funcionario, pero en lugar de pedirle que solucione tal inconveniente, decidió ocultarla deliberadamente. Esto generó que, con el tiempo, el problema se agrave.

En las últimas horas, una denuncia que llegó a REALPOLITIK señala que el funcionario ligado a la "timba" tendría enlazado varios negocios no del todo claros, donde trabajaría con Alejandro Portillo

Según pudo saber este medio, durante los últimos diez años, Carando viajó con frecuencia: visitó Israel, España, Paraguay y Sudáfrica; además de sus regulares visitas a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires para ver a River Plate. Por otro lado, al consultar al Banco Central de la República Argentina (BCRA), este indica que Carando posee dos préstamos personales que refinancia con regularidad, al menos desde el 2021. A partir de este ítem, comienzan movimientos que llaman la atención.

Uno de los primeros préstamos solicitados por el funcionario correntino registra una deuda que asciende al millón y medio de pesos; el segundo crédito es del banco HSBC y es de casi un millón. Sin embargo, lo que resulta llamativo es que Carando tomó una deuda de 6 millones de pesos entre ambas entidades a inicios del año pasado y realizó un desembolso al mes siguiente de casi 4 millones. Si solicitó préstamos de tales márgenes y ya tenía antecedentes morosos, ¿de dónde salió el dinero que acreditó al banco en enero del 2023?

Para dar con esa respuesta, vale la pena indagar en su trayectoria empresarial. Carando es reconocido en su ciudad por ser el propietario del único surtidor de combustible del pueblo, según indicaron fuentes en Concepción (al norte de Corrientes), la cual funciona en la estación de servicio FODA.

FODA SRL es propiedad de Carando y su hermano, Juan Manuel, aunque no es la única estación que estos administran. También manejan el negocio de combustible en el Chaco, bajo la firma Oil Combustibles que, a su vez, recurren a las firmas de Paraná SRL (como propietario) y Keos SA (como director). Es decir, un negocio circular que inicia y termina en Carando.


La estación de Keops SA ubicada en Laprida es una Oil Combustibles.

Cabe remarcar que Oil Combustibles estuvo sospechada de lavado de activos con fines políticos en beneficio de los empresarios más polémicos del país: Cristóbal López y Fabián de Sousa. La acusación, que finalmente desistió, sostenía que la petrolera retuvo las transferencias del ITC (impuesto al combustible) para financiar a empresas del Grupo Indalo.

El expediente que llevó adelante el juez Julián Ercolini indicaba que Oil Combustibles no habría devuelto 8.000 millones de pesos. En ese contexto es cuando ingresa a la escena Portillo, quien se desempeña como socio de los hermanos Carando en la financiera Crédito Azteca SRL.

Actualmente, la empresa que preside y dirige Carando está siendo investigada por lavado de activos, los suficientes como para haberle hecho perder a Corrientes más de 1.000 millones de pesos por malas inversiones que se utilizaron para comprar letras de liquidez al Banco Central (Leliqs) a mediados de la gestión del expresidente Mauricio Macri.

"Nunca se supo de dónde tomó las partidas para concretar estas operaciones, que le dieron un saldo negativo en la antesala de cancelaciones de pasivos que en 2021, año de elecciones provinciales, alcanzarían a los 8.000 millones", informó un medio correntino en aquel entonces. Desde entonces, Azteca SRL fue puesto bajo la mira e incluso sufrió una inspección por parte del BCRA, pero aún hoy sigue operando con total normalidad.

No obstante, esta no sería la única cuestionable maniobra contra el estado que habría encabezado Carando. Este también habría propiciado la compra de un termociclador en 3 millones de pesos, cuando en ese momento se podía encontrar el mismo modelo a 382 mil. Es decir, compras con sobreprecios financiadas por los correntinos.

Extraoficialmente, en su círculo advierten sobre los exhorbitantes movimientos que el funcionario realiza a través de su financiera (Piramis), donde tendría de clientes a personajes relevantes de la política norteña, tales como el presunto testaferro de Ricardo Colombi, Marcelo Lazlo; el peronista acusado de narcotráfico, Rodolfo Martínez Llano; y el liberal Pedro Cassani, actual presidente de la Cámara de Diputados, entre otros.

Gracias a sus conexiones políticas, incluso las que propició su esposa con el exmarido de esta, tanto Azteca SRL como Piramis mueven una importante suma de dinero al margen de la atención de la AFIP. El denunciante que se aproximó a este medio, aseguró que estos fondos provienen de los entramados no tan claros, aunque con la manta protectora del gobernador radical, Gustavo Valdés, la Justicia hace vista gorda desde el año 2018 a todos los movimientos del subsecretario de Hacienda y al de sus familiares directos, también involucrados en este negocio. (www.REALPOLITIK.com.ar)


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!