Viernes 12.04.2024 | Whatsapp: (221) 5710138
1 de marzo de 2024 | Municipales

Apertura de sesiones ordinarias

Valenzuela: “En Tres de Febrero siempre fuimos responsables con el gasto público”

El intendente de Tres de Febrero dio inicio al 50º Período de Sesiones del Honorable Concejo Deliberante y habló sobre los nuevos desafíos que enfrenta la Argentina.

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing button Twittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir
print sharing buttonImpresión
gmail sharing buttonCorreo electrónico

Diego Valenzuela, intendente de Tres de Febrero, presentó el discurso de apertura del 50º Período del Honorable Concejo Deliberante, en el cual se mostró entusiasmado por los planes que tiene para el distrito del oeste bonaerense para los cuatro años que le quedan luego de su reelección. “Estoy muy orgulloso de los vecinos y las familias trabajadoras que van para adelante y que me han confiado nuevamente administrar el rumbo del municipio”.

Entre los ejes más importantes se encuentra el de seguridad, una de las problemáticas que más aquejan al partido. “Me comprometo a trabajar de manera coordinada con Nación y provincia para combatir el delito”. Y agregó: “Perdimos cuatro años de trabajo coordinado con la gestión anterior y los más perjudicados fueron los bonaerenses que la sufren a diario”.

A su vez, se mostró entusiasmado por los proyectos sobre desarrollo urbano que tiene pensado para distintos puntos del distrito. “Vamos a lanzar, en una primera etapa, tres programas de vivienda promovida: Nuevo Podestá, Sáenz Peña y la centralidad de Caseros”. Y destacó: “También vamos a trabajar con el AABE para sacar del abandono al predio de Sáenz Peña, sobre la Av. Gral Paz y Las Heras, convirtiéndolo en un programa de vivienda”.

Además, expuso las ganas de trabajar de manera articulada con el gobierno nacional y provincial: “Más allá de las diferencias que podamos tener con cada uno, nos acercan las ganas de seguir mejorando Tres de Febrero y aportar nuestro grano de arena para la salida de la crisis. Por eso siempre me van a encontrar buscando los caminos para trabajar tanto con Nación como con la provincia”.

Para finalizar, hizo énfasis en todos los cambios que tuvo el Municipio en sus ocho años de gestión: “Le dimos vida a Tres de Febrero para que den ganas de quedarse. Más vida urbana y facilidades para los que invierten, como lo estamos haciendo, significa más oportunidades de crecer y trabajar”. Y enfatizó: “Logramos cambiar hasta nuestros hábitos, hoy reciclamos y modernizamos la manera de relacionarnos con la Municipalidad. Ahora es más cómodo y fácil sacar un turno desde el celular, sin gestores ni punteros en el medio”.

A continuación, el discurso completo del intendente Diego Valenzuela:

Es un gran orgullo para mí estar nuevamente en este Concejo Deliberante para iniciar un nuevo período legislativo. Son 50 años de vida legislativa en Tres de Febrero, que tenemos que cuidar y honrar. ¡Felices 50 años a este Honorable Concejo! Y felicitaciones a todos los que pasaron por acá a lo largo del tiempo. 
Quiero aprovechar para rendir homenaje a los pioneros de nuestro municipio, a los que iniciaron esta historia. Primero a la Comisión Pro-Autonomía encabezada por David Magdalena y Julio Perdiguero, que inició su audaz acción en diciembre de 1921. A quienes hicieron posible la ley de creación del municipio aprobada en la Legislatura el 15 de octubre de 1959, empezando por Alfredo Longo. A quienes fueron parte de la primera sesión del Concejo Deliberante el 25 de abril de 1960, a todos y cada uno de los intendentes, empezando por el primero: Ramón Landín quien abrió el primer período legislativo el 1 de mayo de 1960.  A Tres de Febrero lo construyeron ellos y muchos otros a quienes debemos estar siempre agradecidos.

Volviendo al presente, deseo que este cuerpo siga dando profundos y enriquecedores debates para transformar la vida de nuestros vecinos, y quiero darle la bienvenida a los nuevos concejales recientemente asumidos. Vamos a seguir trabajando juntos y teniendo en cuenta la mirada de cada espacio político. Ustedes son la voz de la comunidad y los pilares de la vida democrática local.

Quiero también saludar y agradecer a los referentes de instituciones, a los queridos veteranos de Malvinas y a los Bomberos Voluntarios que han logrado normalizar su situación institucional luego de una intervención. También, a mi equipo de trabajo, del cual me siento muy orgulloso. Un equipo innovador, profesional, entusiasta y que representa un pilar fundamental en los cambios que estamos haciendo en Tres de Febrero. En estos años protagonizamos grandes transformaciones en todos los barrios y construimos una nueva manera de conectar al municipio con su comunidad, de manera transparente, cercana y con una escucha activa. ¡Gracias a cada uno de ustedes por acompañarme -en particular a nuestros trabajadores municipales-  y les pido que sigamos cada vez con más fuerza impulsando transformaciones profundas!

Pero principalmente, estoy muy orgulloso de los vecinos de Tres de Febrero, familias trabajadoras, que van para adelante y que me han confiado nuevamente administrar el rumbo del Municipio. Parecía una utopía cuando caminábamos la Ruta 8 con un render del Metrobús y se nos reían en la cara, o cuando le decíamos a los vecinos que podíamos tener centros de salud de calidad, con profesionales, infraestructura y equipamiento. Hoy estamos acá, iniciando un tercer mandato gracias al voto popular y el acompañamiento de miles de familias. ¡Gracias! A todos los que nos votaron y confiaron una vez más. Y también a los que no, que nos marcan el camino a mejorar. Especialmente a los que nos eligieron pensando primero en su barrio, aunque piensen distinto y hayan elegido a otros partidos políticos a nivel nacional y provincial. Valoro mucho que nos hayan elegido y me motiva a seguir trabajando y dejándolo todo como lo vengo haciendo desde diciembre de 2015.

Hoy, después de 8 años de gobierno, nos convertimos en un municipio de referencia en el conurbano bonaerense y también a nivel internacional. Somos una de las 12 ciudades de Estados Unidos y América Latina en recibir la certificación What Works Cities de la organización Bloomberg Philanthropies por nuestro método de gestión basado en datos para lograr resultados. Hemos hecho de ese método una cultura organizacional de trabajo, para fundamentar las decisiones de políticas, asignar recursos, mejorar los servicios, evaluar la eficacia de los programas e involucrar a los vecinos.

Logramos profesionalizar cada vez más lo que hacemos, y hemos pasado numerosas auditorías muy exigentes que certifican la calidad de las políticas públicas que implementamos, logrando sueños que parecían imposibles: que el SAME llegue en 8 minutos en un código rojo en promedio, un servicio alimentario de calidad en nuestros jardines de infantes, profesionalizar y transparentar la política social, crear recursos para los barrios más postergados con la plusvalía y ordenar el desarrollo inmobiliario con honestidad y transparencia,  hacer política de seguridad basados en un sistema estadístico confiable que nos indica la hoja de ruta, reconvertir los centros de salud y crear el CEMAR como nivel intermedio, entre muchas otras cosas. Es un hito del que todos los que trabajamos por Tres de Febrero tenemos que estar orgullosos, y debemos también profundizar este camino.

Tenemos una economía local sana que puede afrontar con certezas este difícil momento económico. A diferencia de otros municipios, que son muy dependientes del apoyo nacional o provincial, en nuestro caso la Coparticipación representa el 27 por ciento de nuestros recursos. En 2023 un 19 por ciento de los gastos fueron a obras, y los recursos propios sobre los totales, reflejo de la autonomía municipal, se ubicó en 54 por ciento. 

Sabemos que estamos atravesando un momento económico complejo, donde los que tenemos la obligación de gobernar debemos ser responsables con el gasto público. En Tres de Febrero siempre lo fuimos y lo vamos a seguir siendo. Nos ayuda tener las cuentas claras y la autonomía presupuestaria que alcanzamos para encarar obras y mejorar los servicios. Tres de Febrero, como cada municipio, debe hacer su aporte a la salida de la crisis que estamos atravesando. Ser cautelosos con los gastos no significa parar las obras, todo lo contrario. Significa ser creativos y estratégicos en qué y en dónde invertir. Vamos a seguir transformando los barrios, manteniendo los programas de gobierno que son exitosos y promoviendo la inversión privada y el empleo. Queremos seguir ofreciendo talleres de oficio para que nuestros vecinos tengan más y mejores oportunidades en el mercado laboral. Vamos a seguir generando acciones y dar herramientas para fortalecer la cultura del trabajo. La única manera de que el país salga adelante: trabajando y creando trabajo desde el sector privado, empleo de calidad.

Las políticas de eliminación de tasas absurdas, simplificación de trámites y de habilitaciones gratuitas ya están siendo replicadas en distintas ciudades del país. Ya superamos las 1800 habilitaciones gratis, lo que nos pone a la vanguardia de la promoción del trabajo con una política fiscal activa. Es un signo de identidad que nos marca que estamos en el camino correcto de lo que necesita la sociedad argentina. Un estado que nos haga la vida más fácil, promueva el empleo y que no ponga trabas al que quiera invertir. Nos debemos un debate profundo en este sentido, que arrancamos en Tres de Febrero y es mirado en todo el país. 

El desafío que tenemos es aún más grande, porque nos toca gobernar con un presidente de la Libertad Avanza y un gobernador de Unión por la Patria. Más allá de las diferencias que podamos tener con cada uno, nos acercan las ganas de seguir mejorando Tres de Febrero y aportar nuestro grano de arena para la salida de la crisis. Por eso siempre me van a encontrar buscando los caminos para trabajar tanto con Nación como con la provincia.

En especial en materia de Seguridad, el tema número uno para nuestros vecinos. Confío plenamente en el trabajo de Patricia Bullrich a cargo del ministerio de Seguridad de la Nación. También en que sigamos trabajando bien con Javier Alonso, el nuevo ministro provincial a quien recibimos hace poco en el COM. Perdimos cuatro años por la falta de trabajo coordinado, y los perjudicados fueron los bonaerenses. Es momento de recuperar el tiempo perdido. Es valioso que hayamos empezado a coordinar por ejemplo la presencia de UTOI en Tres de Febrero, a quienes cedimos un predio en avenida San Martín para que sea su base de operaciones, y que hayamos empezado el plan para incrementar el despliegue de fuerzas federales, como Gendarmería en el barrio Ejército de los Andes.  

Tienen mi compromiso para trabajar de manera coordinada con los dos gobiernos para combatir el delito. Sabemos que es una tarea difícil como en todos los municipios del conurbano. Hemos invertido mucho en recursos humanos, tecnología, móviles, cámaras, combustible, anillo digital, y lo vamos a seguir haciendo.

Hace 5 años en este mismo recinto les propuse sancionar por Ordenanza el Plan Urbano Estratégico y un nuevo Código de Ordenamiento Urbano. Hoy puedo decirles con absoluta certeza que dimos pasos enormes para lograr la ciudad que debatimos y nos propusimos. Logramos darle a Tres de Febrero un plan de gestión de suelo moderno y transformador, que creó herramientas y recursos para hacer obras e invertir más en los barrios más desfavorecidos. 

Pudimos mejorar en el ordenamiento de la movilidad urbana, los accesos al municipio y renovar los entornos de las estaciones de tren. Logramos que las familias vuelvan a encontrarse en las plazas y que los chicos disfruten de los juegos que ahora son más modernos y seguros. Ahora, los centros comerciales son lugares más caminables y con mejores locales. También convertimos los llamados “no lugares” en lugares para caminar, pasear o hacer ejercicio, como los senderos a los costados de la vía del tren, o el entorno de la Metalpar. Eran lugares oscuros y abandonados en los que hoy hay luz y vida urbana. Vamos a seguir recuperando más lugares para las familias en todas las localidades.

También pudimos avanzar en las agendas pendientes en cada barrio. Estamos logrando que miles de familias puedan tener su escritura después de décadas de espera. Ya llegamos a 10 barrios, como Altos de Podestá, Las Tejas, Vial o Capitán Bermúdez. También creamos un documento intermedio, que certifica la posesión del hogar, para que puedan comenzar los trámites de escrituración y acceder a toda gestión ante el estado y las empresas de servicios públicos. 

Los desafíos que tenemos por delante son enormes. En pocos días estaremos enviando ordenanzas para comenzar a hacerlos realidad. Propusimos en campaña movilizar terrenos y lograr la construcción de cientos de viviendas, y vamos a hacerlo. Vamos a enviar una ordenanza de vivienda promovida para lograr el crecimiento de Tres de Febrero de manera accesible para los que hoy sueñan con su casa propia. Y todo lo producido con estos programas lo invertiremos a través del Fondo para el Desarrollo Urbano y el Hábitat Sustentable (ordenanza sancionada por este mismo cuerpo) en los barrios más postergados. Vinimos a generar un desarrollo equilibrado en Tres de Febrero, a fortalecer la vida y la identidad de cada barrio. Y vamos a seguir haciéndolo cada vez con más profundidad.

Necesitamos el apoyo de la Nación para construir un municipio moderno. Llegó la hora del cambio estructural en Tres de Febrero: construir ciudad en muchas tierras abandonadas y subutilizadas. No podemos tener corralones en centralidades con los niveles de déficit de vivienda que tenemos. Necesitamos una política profunda de vivienda asequible y promovida, y para ello es fundamental el buen uso de terrenos fiscales para generar nuevos proyectos que potencien a Tres de Febrero hacia el futuro.

Vamos a lanzar, en una primera etapa, tres programas de vivienda promovida: Nuevo Podestá, Sáenz Peña y la centralidad de Caseros. Necesitamos que este cuerpo discuta y trate a la brevedad las ordenanzas que darán vida a un nuevo Tres de Febrero en zonas que vienen siendo abandonadas. Vamos a terminar de formalizar el barrio de Altos de Podestá,  estaremos llevando Internet a todos los hogares en pocos días, dando una normativa de edificación, terminando sus plazas y generando nuevas viviendas. Pero también vamos a construir viviendas y ciudad donde hoy tenemos un obrador en desuso, sobre el Arroyo Morón. Y esas viviendas serán vendidas en pesos y en cuotas accesibles. 

Como comunidad, nos debemos repensar el centro cívico de Caseros, para que sea una centralidad moderna que mire hacia el futuro. Cuando se pensó el edificio municipal, la idea era hacer un centro cívico integral que quedó trunco por problemas económicos y falta de planificación. Vamos a retomar aquello y para eso hicimos un concurso de ideas con la FADU, donde estudiantes de arquitectura y profesionales presentaron ideas para potenciar el centro de Caseros, repensar qué hacer en el actual terreno del Easy y evaluar cómo integrar cada vez más ambos lados de la vía del tren. Sobre esas ideas estaremos consolidando el proyecto definitivo que enviaremos en pocos meses a este Concejo. 

También vamos a trabajar con AABE para sacar del abandono al predio de Sáenz Peña, sobre la Av. Gral Paz y Las Heras, convirtiéndolo en un programa de vivienda. También queremos construir comercios, espacios públicos de calidad y locales gastronómicos para que los vecinos puedan disfrutar cada vez más del barrio. Y estamos elaborando un proyecto para potenciar la zona de talleres Alianza, consolidando su rol en la creación de trabajo pero ordenando espacios y usos, y generando una reserva verde para el esparcimiento que además preserve las señales de identidad ferroviarias.

En esta línea, también vamos a continuar con el Parque Industrial, un sueño en marcha que estamos cada vez más cerca de concretar. Ya enviamos al AABE el pedido de compra de los terrenos para que podamos arrancar cuánto antes con el proyecto. Son 34 hectáreas con 178 parcelas. Ya hay más de 70 empresas interesadas y contamos con la aprobación del estudio de factibilidad. No es necesario seguir haciendo estudios de factibilidad, ya los tenemos. Es necesario que el Parque sea una realidad y estamos trabajando con el estado nacional para comprar las tierras y lograrlo a la brevedad. Esto va a traer más trabajo e innovación al distrito. También nos va a permitir sacar a los camiones y a los ruidos molestos de los barrios.

Como gobierno venimos haciendo un enorme trabajo para cuidar a las personas más vulnerables, que durante décadas estuvieron en el olvido. Por eso, invertimos mucho en todos los servicios. Logramos que los Centros de Salud estén renovados, con tecnología, equipamiento, más turnos, mejor accesibilidad y más profesionales. Creamos el CEMAR, ordenamos el sistema de salud y ya tenemos avances profundos en nuestro objetivo: una red de cuidados progresivos. El mejor ejemplo es la red de odontología, donde ya hemos llevado sillones, profesionales y turnos a cada Centro de Salud, en cada barrio, y generado las articulaciones para la derivación al Hospital en caso de necesidad para todas las prácticas de mayor complejidad. También es el caso del seguimiento de los embarazos, una deuda pendiente en Tres de Febrero por décadas. Logramos facilitar las consultas, las ecografías y el seguimiento de los embarazos. Hicimos más eficiente el laboratorio para los análisis clínicos y articulamos todas las derivaciones por ginecología a los Hospitales, armando una red. 

También estamos presentes en todos los barrios populares, donde hubo grandes inversiones en obras y servicios: abrimos oficinas municipales en Ejército de los Andes, transformamos todos los Espacios de Primera Infancia, las Unidades de Desarrollo Infantil, las sedes del programa Envión, descentralizamos los servicios de Desarrollo Humano con sedes en el Norte del Distrito y en el Barrio Derqui. También hemos implementado un tablero de gestión social y estamos avanzando en integrar todas las intervenciones de salud, desarrollo humano, educación, vivienda y deportes: queremos que los más desprotegidos, dejen de ser cadetes del Estado, pasilleando oficinas para acceder a los servicios que necesitan.

También hicimos obras y espacios públicos de calidad en todos los barrios populares: calles, obras de agua, cloaca y luminarias. Hoy todos los barrios tienen alumbrado público LED y estamos instalando cámaras de seguridad para cuidar a las familias. Mi compromiso es que vamos a seguir acompañando a los que más nos necesitan. 

En definitiva, el Tres de Febrero que disfrutamos hoy, es el Tres de Febrero del futuro que soñamos hace 8 años. Hoy ya nos parece natural hablar del Metrobus, del centro de monitoreo de seguridad, del espacio público de calidad, de los senderos sobre las vías, del SAME o de las luces LED. Pareciera que estuvieron siempre, pero los empezamos a planificar y a ejecutar cuando parecía imposible hacerlo. El Tres de Febrero que imaginamos en 2015 hoy es una realidad. Y vamos por más.

Le dimos vida a Tres de Febrero para que den ganas de quedarse. Más vida urbana y facilidades para los que invierten, como lo estamos haciendo, significa más oportunidades de crecer y trabajar. Estamos logrando una conjunción positiva entre lo público y lo privado, que genera el crecimiento de más y mejores polos gastronómicos, comercios innovadores y propuestas cada vez más atractivas. 

Tres de Febrero cambió. Y con él nuestros hábitos: hoy reciclamos y modernizamos la manera de relacionarnos con la Municipalidad. Ahora es más cómodo y fácil sacar un turno desde el celular, sin gestores ni punteros en el medio. 

Levantamos la vara y hoy los vecinos nos exigen más. Y por eso estamos acá, para cumplir esas exigencias. Vengo a proponerles que sigamos protagonizando la transformación profunda y estructural que empezamos. Y que sigamos planificando el Tres de Febrero que se viene. Los invito a que soñemos con el nuevo Tres de Febrero del futuro. Tenemos este hermoso desafío por delante. (www.REALPOLITIK.com.ar)


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!