Viernes 12.04.2024 | Whatsapp: (221) 5710138
16 de marzo de 2024 | Legislativas

Otra vez...

Una votación dividida esmeriló la imagen de la UCR

Duró poco la imagen de un partido encarrilado como alternativa ante las necesidades políticas del momento. O, tal vez, haya sido una pausa en un proceso en el cual la UCR quiere constituirse con fuerza como protagonista.

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing button Twittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir
print sharing buttonImpresión
gmail sharing buttonCorreo electrónico

La disyuntiva sobre el centenario partido y su representación parlamentaria se resolverá en el trayecto que va desde el rechazo del DNU 70 en el Senado hasta que se concrete el tratamiento de esa normativa en el recinto de la Cámara de Diputados.

Lo cierto es que hace unos días, los hombres y mujeres de Alem festejaban la realización de un documento firmado por el comité nacional, que lidera Martín Lousteau, y la convención nacional, a cargo de Gastón Manes, donde imponían una serie de criterios para aprobar o desaprobar proyectos como el DNU en cuestión o lo que fue la ley “bases”. En ese escrito partidario estaba claro que ninguna de esas propuestas pasaría por el tamiz de los radicales, aún los más flexibles, porque no era compatible con la doctrina histórica de esta organización partidaria.

Pero el sueño de un “ensamble orgánico” entre los organismos partidarios y los bloques legislativos se esfumó notablemente, y así se comprobó con la votación dividida del bloque radical en el Senado, donde sólo dos de trece miembros de ese bloque votaron por el rechazo del DNU.

Así las cosas, votaron en contra el titular del comité nacional y senador porteño, Martín Lousteau, y su colega de Tierra del Fuego, Pablo Blanco. En una instancia intermedia se registró la tibia abstención del bonaerense Maximiliano Abad. El resto de la bancada, que representa a muchas provincias con gobernadores radicales, acompañaron la normativa que impulsa la Casa Rosada.

En resumidas cuentas, dio la impresión que triunfó más la línea directriz del gobernador radical de Corrientes, Gustavo Valdés, cuando señaló que le importaba “tres carajos” la opinión de Lousteau y, con ello, la opinión del partido que éste conduce.

DE UN LADO Y DEL OTRO

En términos númericos, la votación de los radicales fue practicamente una balanza inclinada hacia el poder corporativo de los mandatarios provinciales, pero, en términos simbólicos, se puede pensar más en una situación equilibrada donde Lousteau colocó un mojón o una señal desde donde se pueda expandir una postura más opositora al oficialismo.

Lousteau empezó a rendir un examen público ni bien terminó la sesión del senado nacional en la que se rechazaba el DNU.  Y asumió el desafío de demostrar que votó ese rechazo con autonomía del kirchnerismo  y no siguiendo, como furgón de cola, al kirchnerismo expresado en el bloque Unión por la Patria.

Las malas lenguas le atribuían su postura a las influencias de su aliado y actual vicepresidente de la UBA, Emiliano Yacobittipara hacer explotar por los aires el DNU en rechazo a un escaso presupuesto para las casas de altos estudios. No obstante, Lousteau, quien no desiste de tal argumento, se explaya en base a un abanico mayor de argumentos tales como la difícil situación económica y social, la licuación de ingresos a jubilados, suba excesiva de tarifas, inflación, y la lista sigue.

El titular del comité nacional resiste aferrado a un árbol el huracán de críticas recibido que como mínimo le endilgaron haber votado con el kircherismo al cual perteneció hace unos dieciséis años cuando era ministro de Economía de Cristina Fernández de Kirchner.

Sin embargo, Lousteau dio por totalmente superada esa etapa y sus efectos y remarca que hay, al menos, una argumentación jurídica y constitucional válida para voltear el DNU y, como mínimo, exige que el poder ejecutivo, haga los deberes y presente tantos proyectos de ley como artículos presenta aquel megadecreto.

En este contexto, el mojón que colocó Lousteau junto a su colega Blanco podría tener algun asidero en la cámara baja, y esa perspectiva quedó un tanto latente con los legisladores que bajaron al recinto en la frustrada sesión para analizar el proyecto de reforma jubilatoria que proponía la Coalición Cívica.

Allí Facundo Manes sobresalió entre un puñado de colegas que esperaron pacientemente el quórum que nunca llegó. Pablo Juliano, Fernando Carvajal y Pedro Galimberti, se sentaron en sus bancas con total autonomía porque no pesa sobre sus cabezas el efecto disuasivo de los gobernadores porque, justamente, están en provincias donde no gobierna el radicalismo.

Lousteau quiere desarrollar su base argumentativa adicionando la coherencia que le dió el haber protestado contra los vicios de inconstitucionalidad del DNU y por esa senda quiere continuar. De hecho, algunos constitucionalistas radicales que tienen su prestigio ganado más allá del perímetro de los comités, como el cordobés Antonio María Hernández, sustentan ese fundamento. Sobre la inconstitucionalidad también hay un ejército que sintoniza en el mismo sentido como es el caso de Daniel Sabsay, Roberto Gargarella y muchos más.

Pero también Lousteau instaló sin querer una suerte de movilización de apoyo a su postura -mas no a su persona- que indica que la vía va para ese lado. Militantes de distintos sectores empezaron a redactar documentos y a realizar manifestaciones de apoyo en redes sociales. Todo se trata de una novela que necesita de otros capítulos, como puede ser la revisión o “poroteo” para saber cuántos diputados más podrían estar rechazando al decreto 70. Allí hay que ver cuántos legisladores del territorio bonaerense están dispuestos a apoyar a Lousteau o, en su defecto, la opción tibia que planteó el senador y titular del comité provincia, Maximiliano Abad.

Es un proceso de disputa que será examinado con lupa y que puede determinar con mayor claridad el camino que adoptará el centenario partido en un esquema de grieta persistente de antinomia entre libertarios y kirchnerismo y que no da base para una tercera opción. (www.REALPOLITIK.com.ar)


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!