Viernes 12.04.2024 | Whatsapp: (221) 5710138
18 de marzo de 2024 | Nacionales

Se reanuda la discusión

Isabel Perón y una jubilación de privilegio "incompatible"

Durante los últimos días, el presidente Javier Milei amenazó con llevar a CFK a una jubilación mínima y las dudas sobre la necesidad de mantener los privilegios de los ex mandatarios volvió a la arena de la disputa. El caso de la expresidente que hace décadas no vive en el país.

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing button Twittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir
print sharing buttonImpresión
gmail sharing buttonCorreo electrónico

En los primeros días del mes, el presidente Javier Milei se acercó a una polémica que pareciera resurgir con cada gestión: las jubilaciones de privilegio. Tras haber señalado a Cristina Fernández de Kirchner como la responsable detrás del aumento salarial que él mismo había firmado, amenazó con quitarle su jubilación.

Más allá de las chicanas, las pensiones que Argentina paga durante décadas a expresidentes y sus viudas despiertan discusiones que se renuevan año a año. En total, las asignaciones de privilegio a expresidentes y exvicepresidentes le cuestan al estado más de 53 millones de pesos por mes.

Por caso, en bruto, Cristina recibe unos 14.5 millones de pesos mensuales, que en mano oscilan entre los 9 y 10 millones. En concreto, se trata de unas sesenta veces la jubilación mínima, con la que la amenazó Javier Milei.

Su caso, claro está, no es el único. Al día de hoy, el ex presidente Mauricio Macri recibe algo más de 5 millones mensuales y Adolfo Rodríguez Saá, quien sólo ejerció el cargo una semana durante la crisis del 2001, otros monto similar. El dato, brindado por la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES), saca a la luz el peso de las jubilaciones de privilegio por sobre el resto de las dietas percibidas por los jubilados y pensionados del país. Es en ese marco que Milei presentó una propuesta para eliminarlas dentro de la fallida ley Ómnibus.

Sin embargo, el caso más paradigmático es el de María Estela Martínez de Perón, quien con más de noventa años, actualmente continúa recibiendo una jubilación doble, al igual que Cristina. Desde 1987, cobra una renta vitalicia por su paso por la presidencia de la Nación, y desde 1974 recibe además una pensión otorgada por el Instituto de Ayuda Financiera del Ejército tras la muerte de su marido, Juan Domingo Perón.

A pesar de que sólo estuvo dos años en el sillón de Rivadavia y que reside en el exterior hace varias décadas -algo que está terminantemente prohibido por ley-, la exmandataria continuó cobrando ambos conceptos de forma ininterrumpida. Esto es posible porque, según alega Isabel, ese beneficio se le otorgó bajo la ley 16.989, previa a la actual normativa.

Más allá de las diatribas, se ignora el motivo real por el que las gestiones de Javier Milei y Mauricio Macri -que no tienen ningún tipo de afinidad ideológica ni personal con Isabel- han optado por mantener esta asignación. Así se desprende del artículo 5 de la ley 24.018, que determina: "La percepción de la asignación ordenada en el artículo 1, es incompatible con el goce de toda jubilación, pensión, retiro o prestación graciable nacional, provincial o municipal, sin perjuicio del derecho de los interesados a optar por aquélla por estos últimos beneficios. Para tener derecho al goce de esa asignación es condición que los beneficiarios estén domiciliados en el país".

Finalmente, vale destacar que no es este el único beneficio que recibió Isabel Perón tras su paso por la presidencia y la muerte de su esposo. Además, heredó 5 millones de dólares en una cuenta en Suiza que Juan Domingo Perón le dejó al morir. A dicho monto se le sumaron los bienes que había acumulado su marido y un porcentaje de la venta de Puerta de Hierro, en Madrid. (www.REALPOLITIK.com.ar)


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!