Sábado 13.04.2024 | Whatsapp: (221) 5710138
21 de marzo de 2024 | Cultura

Primer microestadio

Cabra da Peste, crónica de otro sueño cumplido

La banda oriunda de La Plata sigue superando sus metas y cumpliendo sus sueños. Nos vieron festejar. La banda de los barrios copó su primer microestadio.

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing button Twittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir
print sharing buttonImpresión
gmail sharing buttonCorreo electrónico
por:
Azul Rodríguez

El pasado 22 de enero largaron la fecha manijeando para volver a encontrarnos en un pogo, cerrando los ojos, brindando con un desconocido. El carnaval se celebró en el Club Unión de padres Los Toritos, Monte Grande.

Una fecha muy especial y esperada tanto para la banda, como para su fiel público. La noche arrancó con el mismo fervor de siempre. Bombos, trompetas, risas, los trapos de todos los barrios, provincias y países vecinos se fueron reuniendo.

Pasadas las 21.00, arrancó Escalopez y luego le tocaba a la banda de Villa Madero, Vidas

Desprolijas. Nervios, ansiedad y emoción es lo que se sentía en el ambiente. Fue un orgullo poder ser parte y notar cómo esa banda independiente, que la peleó desde abajo, sigue cumpliendo sus sueños. Ver cómo fecha a fecha, sigue creciendo sin tener techo.

Estaban todos, los que estuvieron en el primer recital, los que se sumaron en éstos años, los que viajan kilómetros y aquellos que simplemente fueron para conocerlos.

Se vendieron más de 1400 entradas con un tremendo recital de alrededor de tres horas y treinta y dos canciones realizando un paso por cada una de sus discografías.

La Cabra arrancó con “Costilla”; perteneciente a su último álbum “Operativo Libertad”; y “La Voz”; del demo “Yo te avisé”, acompañados por la murga… Para finalizar el show, eligieron “La vida siempre” del último álbum.

Cabe destacar el esfuerzo, la organización, dedicación y amor que nace de la templanza de una familia que se construyó en estos años. Los banderines, murales y cada demostración artística como siempre estuvieron presentes fieles a su identidad visual. Y jamás faltaron las risas, los abrazos, los bailes y las lágrimas.

Cabra da Peste es eso, familia, es vibrar en la misma festejando que la vida siempre tiene algo para dar. Autogestión como bandera, militando la alegría como forma de vida.

Cabra da Peste, barrio y corazón. (www.REALPOLITIK.com.ar)


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!