Sábado 25.05.2024 | Whatsapp: (221) 5710138
23 de abril de 2024 | Nacionales

El PJ controlado por infantilismos

La interna entre Kicillof y Máximo amenaza con destruir la unidad legislativa

Una semana después de la victoria electoral de Javier Milei, Sergio Massa concurrió de urgencia al Congreso para tratar de calmar las aguas entre los legisladores peronistas y renovadores de Unión por la Patria que se negaban a continuar en la coalición, subordinados a la autoridad de un actor próximo a La Cámpora como Germán Martínez.

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing button Twittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir
print sharing buttonImpresión
gmail sharing buttonCorreo electrónico

La mediación del ex candidato presidencial tuvo éxito, pero expresó las marcadas diferencias entre los integrantes de una alianza armada de apuro para ganar las elecciones de 2019, sin un programa de gestión consensuado. Esas elecciones finalmente se ganaron, pero nunca -hasta la incorporación de Massa al gabinete- garantizó gobernabilidad, ni unidad de acción, ni contención alguna. “Unidad hasta que duela”, era uno de los lemas principales. Para muchos hubiera sido más adecuado expresar: “No nos une el amor, sino el espanto”.

Perdidas las elecciones presidenciales de 2023 no había razón alguna para mantener esa coalición contra natura. La Cámpora era -y sigue siendo- el enemigo interno común, repudiada tanto por la sociedad como por sus compañeros de alianza. Las concesiones que debieron hacerle para mantener la unidad, incluida la presidencia del PJ bonaerense, nunca terminaron de ser digeridas. Mucho más cuando Máximo Kirchner inició la disputa contra Axel Kicillof, hace al menos tres años, por la sucesión del liderazgo de Cristina Fernández de Kirchner.

Mucha agua ha pasado por debajo del puente desde entonces, pero el empecinamiento de Máximo hace las cosas muy difíciles. Pese que para la enorme mayoría de los argentinos queda muy en claro que nunca llegará a la presidencia, y que, de presentarse como candidato, experimentaría un papelón histórico, insiste en descargar sus dardos contra el gobernador, ordenando incluso a los intendentes y legisladores que le responden para que “les hagan las cosas difíciles”.

En las últimas semanas el avispero provincial no dejó de conmoverse, entre las agresiones de Máximo y sus referentes, y el Andrés “Cuervo” Larroque, Jorge Ferraresi y Mario Secco, posicionándose explícitamente del lado de Kicillof. Cristina, en tanto, mantiene su silencio público al respecto, pero avala en privado las pretensiones de su hijo.

Los cruces han llegado a un nivel de intensidad tal que ponen en riesgo la unidad de la bancada de UxP en la Cámara de Diputados de Nación y en la Legislatura provincial. Incluso se habla de la alternativa de conformar un interbloque, con jefatura común pero con la libertad de asumir posiciones diferenciadas en la gestión parlamentaria.

Si hasta ahora esto no se ha producido es, primordialmente, gracias a la mediación de Sergio Massa, y a la estóica sumisión de Kicillof ante los ataques permanentes de Máximo. Pero la ruptura no parece estar lejana y sólo se evitaría si Cristina pone en vereda a su hijo, algo que, por ahora, no parece dispuesta a hacer. (www.REALPOLITIK.com.ar)


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!